>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< UE aísla a Bielorrusia por desvío de avión y el arresto de opositor – Fm Ideal 90.1

UE aísla a Bielorrusia por desvío de avión y el arresto de opositor

La Unión Europea (UE) decidió ayer lunes cerrar el espacio aéreo del bloque a aeronaves de Bielorrusia, como sanción por el escándalo internacional.

Bielorrusos atan aviones de papel a un cordón durante una manifestación en Polonia frente a la oficina de la Comisión Europea en Varsovia. Foto: AFP

El régimen de Alexander Lukashenko en Bielorrusia quedó aislado en Europa, excepto por el apoyo que sigue recibiendo de Rusia. La Unión Europea (UE) decidió ayer lunes cerrar el espacio aéreo del bloque a aeronaves de Bielorrusia, como sanción por el escándalo internacional provocado ante el aterrizaje forzoso en Minsk de un avión civil en el que viajaba el joven periodista opositor Román Protasévich, que luego fue detenido.

Además, los líderes de los 27 países de la UE acordaron en la cumbre de ayer en Bruselas solicitar a las empresa aéreas europeas que eviten sobrevolar el espacio aéreo bielorruso, aumentando así el aislamiento de ese país.

La UE también exigió la liberación inmediata del opositor.

A su llegada ayer a la cumbre de la UE en Bruselas, muchos de los Jefes de Estado y de Gobierno se expresaron a favor de adoptar sanciones contra Bielorrusia.

“Creo que el tiempo de la retórica y las palabras pasó, se terminó. Necesitamos acciones claras para cambiar el patrón de comportamiento de este régimen muy peligroso”, dijo ayer a su llegada a la reunión el presidente de Lituania, Gitanas Nauseda.

Bielorrusia es una antigua república soviética, situada entre Rusia y la UE y dirigida desde 1994 por Lukashenko.

Ante esta crisis, el dictador bielorruso recibió el apoyo de su principal aliado, Rusia, cuyo ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, consideró que había actuado de forma “razonable”.

El vuelo de Ryanair procedente de Atenas y con destino a Vilna, la capital de Lituania, fue forzado a aterrizar el domingo cuando se hallaba en el espacio aéreo bielorruso, por una supuesta amenaza de bomba que resultó ser falsa.

Escoltado por un avión de combate bielorruso, el aparato aterrizó en la capital bielorrusa Minsk, donde Protasévich, de 26 años -quien residía entre Polonia y Lituania-, fue detenido junto con su pareja, Sofía Sapega.

En Bruselas, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que se trató de un “altamente inaceptable secuestro de un avión de Ryanair por parte de las autoridades de Bielorrusia, y añadió que Lukashenko “y su régimen deben entender que habrá severas consecuencias”.

Las explicaciones bielorrusas no convencieron a nadie en Europa.

Von der Leyen, calificó el incidente de “indignante e ilegal”, Polonia denunció “un acto de terrorismo de Estado” y Francia pidió una “respuesta fuerte y unida”.

Ursula Von der Leyen señaló que Bruselas mantiene “congelados” 3.000 millones de euros a Bielorrusia “hasta que sea democrático”.

Los líderes de la UE también se comprometieron a ampliar la lista de sanciones a Bielorrusia, que actualmente contiene a 88 personas y 77 entidades, entre ellas el propio Lukashenko.

La canciller alemán, Angela Merkel, dijo que las explicaciones bielorrusas eran “completamente inverosímiles”.

Periodista y disidente bielorruso Ramán Pratasevich. Foto: AFP

Irlanda, donde está basada la compañía Ryanair, denunció un acto de “piratería” estatal por parte de Bielorrusia.

A su vez la OTAN exigió una investigación sobre el “grave y peligroso incidente”, mientras que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, lo calificó de “impactante” por poner en peligro “la vida de más de 120 pasajeros, entre ellos ciudadanos estadounidenses”.

Tanto Estados Unidos como la UE exigieron la liberación de Protasévich, que Bielorrusia había añadido a su lista de “personas implicadas en actividades terroristas”.

La UE ya adoptó sanciones contra el gobierno de Luka-shenko por la brutal represión de las manifestaciones de la oposición tras su polémica reelección para un sexto mandato en agosto del año pasado.

La líder opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya, quien vive en el exilio en Lituania, afirmó que “es absolutamente obvio que se trata de una operación de los servicios secretos para capturar el avión” y arrestar a Protasévich.

Aerolíneas europeas dejan de volar el espacio bielorruso

La aerolínea holandesa KLM decidió no volar sobre el espacio aéreo de Bielorrusia tras una apelación del primer ministro en funciones, Mark Rutte, debido al desvío y aterrizaje forzoso en Minsk de un vuelo de Ryanair en el que viajaba el periodista bielorruso Román Protasévich, arrestado en el aeropuerto.

Esta es una de las nuevas sanciones que los líderes de la Unión Europea aprobaron ayer lunes contra Bielorrusia en una cumbre en Bruselas.

La alemana Lufthansa también anunció la suspensión de sus operaciones en el espacio aéreo bielorruso.

“Vista la dinámica de la situación actual, suspendemos por el momento las operaciones en el espacio aéreo bielorruso”, indicó el grupo en un comunicado.

Por su parte, el gobierno británico suspendió el permiso de vuelo de la compañía nacional bielorrusa Belavia y sugirió que Rusia tuvo que dar su consentimiento para que Bielorrusia desviara el avión de Ryanair para detener al opositor.

“Los detalles que tenemos no son claros al respecto, pero es muy difícil creer que este tipo de acción haya podido tener lugar sin, al menos, la aquiescencia de las autoridades de Moscú”, principal apoyo al régimen del bielorruso Alexander Lukashenko, afirmó el ministro británico de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, ante el Parlamento de Londres.

La compañía escandinava SAS y la compañía regional Air Baltic, con sede en Letonia, también anunciaron la suspensión de sus vuelos sobre el espacio bielorruso.

El primer mensaje de video desde la cárcel.

El opositor Román Protasévich, detenido en Minsk el domingo después de que el avión de línea en el que viajaba se viera obligado a aterrizar, afirmó ayer lunes que está colaborando con las autoridades bielorrusas, en un video difundido por la televisión pública.

“Las personas se están comportando conmigo de manera totalmente adecuada y total respeto de la ley. Continúo colaborando con los investigadores y empecé a confesar sobre la organización de manifestaciones masivas”, dijo en este video, en el que está sentado frente a una mesa y se dirige a la cámara.

Aparece fatigado, agitando sus manos, frente a un paquete de cigarrillos y cerillas sobre la mesa.

En la grabación sin fecha, el joven periodista de 26 años afirma que está en la cárcel N° 1, situada en el centro de Minsk. Pero la pieza donde está filmado no da indicios de dónde se localiza.

La prensa opositora afirmó que Román Protasévich tenía signos en el rostro de que habría sido maltratado.

“Así es como se ve Román bajo presión física y moral”, escribe en Twitter la figura de la oposición en exilio, Svetlana Tijanóvskaia, que denuncia un video difundido por las “cadenas de propaganda del régimen”.

En el pasado, las autoridades bielorrusas ya fueron acusadas de difundir confesiones de detenidos obtenidas bajo coacción.

En agosto pasado, Svetlana Tijanóvskaia llamó en un video difundido por la prensa estatal a no manifestar, cuando Bielorrusia estaba en pleno movimiento histórico de protestas contra la reelección de Alexandre Lukashenko.

Protasévich es el exredactor en jefe del influyente medio opositor Telegram Nexta, la principal fuente de información de las protestas antigubernamentales que estallaron tras las fraudulentas elecciones presidenciales de agosto de 2020.

La madre del joven informó a varios medios de que había recibido una llamada de que su hijo había sido hospitalizado debido a un problema cardíaco y que su estado era crítico.

“Román tiene problemas de corazón, por lo que no lo enviaron al Ejército. En una ocasión estuvo en estado de preinfarto. Si le hicieron algo, eso pudo provocar un ataque al corazón”, comentó al canal Belsat.

El KGB incluyó a Protasévich en noviembre de 2020 en la lista de terroristas después de que la Justicia presentara contra él cargos por atentar contra el orden público.

Fuente: Elpaís