>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< Sindicato advierte por falta de auxiliares en las escuelas públicas – Fm Ideal 90.1

Sindicato advierte por falta de auxiliares en las escuelas públicas

“A diferencia de los docentes, que tienen su suplente, los auxiliares de servicio no lo tienen y eso está generando un estrés en el sistema», explica dirigente sindical.

Limpieza de escuelas por la pandemia del coronavirus. Foto: Leonardo Mainé

La Federación Uruguaya de Magisterio advirtió por la falta de más de 400 auxiliares de servicio en las escuelas públicas del país. En el último año, comunicó el sindicato, hubo jubilaciones, fallecimientos y renuncias cuyas vacantes no fueron completadas. Y la emergencia sanitaria agravó la situación: ya sea por trabajadores que están certificados por sus comorbilidades (población de riesgo del COVID-19) o por cuarentenas.

“A diferencia de los docentes, que cuando faltan tienen su suplente, los auxiliares de servicio no lo tienen y eso está generando un estrés en el sistema: menos personas para cocinar, para dejar la escuela en condiciones dignas y, sobre todo, para limpiar en profundidad co-mo exige el protocolo sanitario”, explicó Fernando Prego, dirigente de la Asociación de Funcionarios de Primaria.

En Primaria hay unos 7.000 funcionarios no docentes, de los cuales unos 6.000 son auxiliares de servicio. Sus tareas básicas son la cocina y la limpieza, aunque en educación especial también tiene que cambiar los pañales, asisten a las maestras de educación inicial y en las escuelas rurales hacen las veces de personal de mantenimiento. Estos funcionarios, según Prego, “han sido los grandes olvidados de Primaria”.

Según el sindicalista, hace “tan solo una década”, estos trabajadores dependían de la contratación y paga de las comisiones de fomento. Luego dependían de las comisiones, aunque la paga provenía de Primaria. Y en la última década se fue regularizando sus contratación para una mayor estabilidad jurídica, el goce de los derechos laborales y para que la directora de la escuela no tuviese que ser la garantía de la contratación. “El olvido ahora es que están faltando y se necesitan manos”, concluye Prego.

Fuente: Elpaís