Fm Ideal 100% Online Secundaria investigará faltas de docente; justificó 250 horas por actividad sindical en dos años – Fm Ideal 90.1

Secundaria investigará faltas de docente; justificó 250 horas por actividad sindical en dos años

Secundaria abrirá una investigación por el caso de Marcel Slamovitz, que presentó certificados para justificar 250 horas de clase basado en un artículo del estatuto docente que no le correspondía.

El sindicalista Marcel Slamovitz presentó certificados del gremio para justificar inasistencias. Foto: Francisco Flores

A las 140 horas de inasistencias que el profesor y vicepresidente de FenapesMarcel Slamovitz, justificó en 2017 por su actividad sindical -lo que fue publicado este domingo por El País-, se agregan otras 110 correspondientes a 2016, según un expediente que está en manos de Secundaria y que dará pie a la investigación del caso.

Fue la entonces directora del liceo N° 1 de San José, Miriam Arnejo, la que pidió asesoramiento al Consejo de Educación Secundaria (CES) ante la situación de Slamovitz. Esto dio pie a que se abriera en 2017 este expediente. Pero el problema de las faltas del líder sindical no era cosa nueva, a la jerarca del centro de estudio ya no le cerraba en 2016 la cantidad de inasistencias que el dirigente pretendía justificar.

Para cada una de esas 250 horas que Slamovitz tuvo en dos años, llevó al centro educativo certificados de Fenapes que acreditaban que había participado en “actividades sindicales”. Todo esto sin contar las horas (15 semanales) que le correspondieron en 2016 por licencia gremial, las cuales fueron incrementadas en 2017 (20 semanales).

Lo sucedido ya en 2016 motivó que la ahora exdirectora, en una carta a la inspectora de Institutos y Liceos (con fecha 3 de noviembre de ese año), solicitara orientación y asesoramiento respecto al caso Slamovitz. “No puedo incurrir en omisión, pero tampoco quiero cometer una injusticia, por eso pido que tengan la gentileza de orientar mi proceder”, señalaba Arnejo.

Sin embargo, en 2016, la dirección del liceo N° 1 de San José avaló -tal como solicitaba Fenapes- las faltas de Slamovitz. Consultada por El País, Arnejo dijo: “Hablando mal y pronto, justifiqué porque me desayuné tarde de la situación”.

Y añadió: “Uno hace confianza en los compañeros de trabajo. No importa si están sindicalizados o no. El hombre (Slamovitz) me presentaba el formulario pidiendo por un convenio (de los sindicalistas y secundaria) y yo justificaba. Pero llegó un momento, en el año 2017, que yo dije voy a buscar el convenio a ver dónde está y no lo encontré nunca”.

La exdirectora del liceo de San José afirmó que los padres “vivían llamando por teléfono” y “los chiquilines reclamaban porque no tenían clase” de Historia, la materia que dicta Slamovitz.

Según Arnejo, Slamovitz “no es la única persona que usufructuaba licencia con ese formulario” en el liceo N° 1 de San José. “Otros compañeros sindicalizados también lo usaban. Es como que tenían una libreta de bonos y todos se beneficiaban con eso. Presentaban y una justificaba y de repente un día había cinco o seis grupos sin profesor”, recordó.

La exdirectora dijo que el expediente que abrió Secundaria “es muy desprolijo” y tiene anotaciones a lápiz -donde se pide que se justifiquen las inasistencias de Slamovitz– “que no se pueden realizar”. “La ordenanza 10 lo dice claramente: ni se firma, ni se registra en lápiz de carbón”, aseguró.

En el expediente, que se abrió un tiempo después de la denuncia, en 2017, y al que tuvo acceso El País, queda claro que Secundaria justificó inasistencias y archivó el caso, pese a que un informe de Jurídica consideró que no existían “fundamentos” para tomar tal acción.

La actual directora de Secundaria, Jenifer Cherro, dijo a El País que tomó conocimiento de esta situación “a través de la prensa” y que abrirá una investigación por el tema de las inasistencias de Slamovitz.

Cherro dijo que el pasado miércoles 14 estando en el Parlamento -en ocasión de haber sido citada por la Comisión de Educación- el diputado colorado Felipe Schipani le informó que solicitó el expediente y que cursó un pedido de informes referido al caso de Slamovitz.

“Remití el pedido al Codicen para cumplir con lo que el diputado estaba solicitando y se le envió formalmente una copia del expediente”, añadió la jerarca de la educación.

“Como funcionaria pública lo que me corresponde ahora es investigar la situación porque la amerita. Lo que está claro es que no voy a caer en omisión”, afirmó Cherro.

La actual directora de Secundaria justificó la investigación en que “es una información de dominio público, sobre la cual el propio Parlamento está pidiendo explicaciones”.

Planteo político.

Por su parte, Schipani dijo a El País que el pedido de Slamovitz para justificar 110 horas de clase no dictadas en 2016, además de las 140 de 2017, “confirma la gravedad de la situación”.

“Tenía 20 horas semanales para actividad sindical, lo que te da 700 horas al año para dedicarse a lo gremial y pese a ello parece que no fueran suficientes y se tuvo que recurrir a estos mecanismos para obtener más horas”, indicó. Según añadió esto demuestra “el desparpajo con el que se actuaba”.

El legislador planteará en los próximos días a la bancada colorada analizar los pasos a seguir a nivel del Parlamento porque la situación “es muy grave”.

Un “radical” al que le quisieron sacar poder.

Hace ya muchos años que Fenapes se nutre de las mismas caras, dirigentes que elección tras elección cambian sus cargos pero siempre mantienen alguna silla dentro de la directiva. Durante la última década, Marcel Slamovitz fue uno de los sindicalistas que más notoriedad ganó en el gremio. El corolario de esto fue que en 2018 fue elegido presidente y en 2020 vicepresidente. Estos cargos, si bien son importantes, a veces no son más que testimoniales, puesto que las decisiones se toman de forma colectiva y que hay algunos dirigentes que concentran más poder, aunque a veces no estén en la cima de la pirámide. Es el caso del actual presidente, José Olivera (considerado un moderado), que años atrás, siendo encargado de asuntos internacionales de Fenapes, tenía vital protagonismo a la hora de decidir paros o de trazar estrategias para negociar con las autoridades educativas.

Fenapes. Foto: Archivo El País

Slamovitz es profesor de Historia y tuvo un pasado como periodista. Está a la izquierda de la izquierda frenteamplista, de hecho fue uno de los dirigentes más combativos sobre todo en el último tramo del Frente Amplio. “Me tienen como del ala radical y está muy bien que así sea, porque es así. Hace años que no soy frenteamplista; lo fui, como lo fue todo el mundo. Tampoco soy trotskista, nada de eso. Creo en la democracia sindical, en el anarco-sindicalismo de origen”, declaró Slamovitz a El País en 2018.

Para él los cambios se logran a fuerza de paros y ocupaciones. Lo piensa así ahora y lo pensaba durante el gobierno del FA. En 2016 él había obtenido los votos para ser el líder de Fenapes, pero una alianza de frenteamplistas moderados y comunistas le impidió llegar a la presidencia o a la secretaría general del Comité Ejecutivo del gremio. En 2018, cuando volvió a ganar, no tuvieron más remedio que ponerlo como presidente, entre otras cosas por la negativa de Olivera de aceptar en ese entonces el cargo.

Cherro contra “actitud omisa”

Una auxiliar de servicio y 14 docentes se sacaron fotos dentro del liceo N° 1 de San José con cartelería contra la campaña “Vivir sin miedo”. La exdirectora de la institución, Miriam Arnejo, denunció en octubre de 2019 el hecho a Secundaria. Las autoridades del momento archivaron la investigación, pero la nueva administración reabrió el caso y sumarió a los funcionarios. En el Parlamento, la actual directora de Secundaria, Jenifer Cherro, criticó la actitud “omisa” de las anteriores autoridades.

Fuente: Elpaís