Fm Ideal 100% Online Retiro de los pilotes de Gas Sayago costará entre 3 y 8 millones de dólares – Fm Ideal 90.1

Retiro de los pilotes de Gas Sayago costará entre 3 y 8 millones de dólares

En el directorio de UTE se analizan dos opciones para el retiro de los 71 pilotes de la fallida y millonaria obra de la regasificadora.

Muchos de los 71 pilotes han caído como consecuencia de las mareas y los temporales. Foto: Archivo El País

Los 71 pilotes de la fallida obra de la regasificadora de Gas Sayago afean el paisaje marítimo del barrio Santa Catalina, obstaculizan la navegación en la zona, afectan el medio ambiente y, además, su retiro provocará un millonario gasto al Estado.

UTE y Ancapaccionistas de Gas Sayago, saben que tarde o temprano deberán adoptar una decisión sobre los pilotes.

En el Directorio de UTE se manejan dos opciones: cortarlos o extraerlos. La primera opción tiene un costo de US$ 3 millones, y la cifra varía según la altura de los cortes; la segunda es de US$ 8 millones, según señaló a El País una fuente del organismo.

La solución al problema de los pilotes obligará al directorio de UTE a negociar con la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama).

Este organismo se opone a cualquier medida que no sea la extracción de los pilotes, lo que implica el peor escenario económico para el ente.

El directorio de UTE todavía no tomó resolución sobre el asunto. Esperará a que el Poder Ejecutivo defina cómo se liquidará la empresa para no entrar en gastos innecesarios. Pero sí ya sabe que está obligado a dejar ese espacio de agua del Río de la Plata como se encontraba antes del inicio de la obra de regasificadora iniciada durante el gobierno de José Mujica (2010-2015). La empresa Gas Sayago S.A. fue creada en 2011 y tenía como objetivo asumir la construcción de la terminal de regasificación.

La discusión pública sobre la eliminación de los pilotes se inició en el segundo semestre de 2019. El 15 de noviembre de ese año, la Administración Nacional de Puertos intimó a Gas Sayago a que demuela estos 71 pilotes, parte de los 650 que se iban a colocar para la construcción del puerto de la Regasificadora de Gas Sayago y todas las “construcciones existentes” de la fracasada obra.

En un telegrama enviado ese día, la ANP advirtió a Gas Sayago que, en un plazo de 10 días, debía cumplir con las obligaciones establecidas en la concesión de la zona marítima bajo apercibimiento de rescindir el contrato sin derecho a indemnización.

Los 71 tubos tienen 50 metros de largo y 40 centímetros de diámetro. Están enterrados en el fondo marino a 30 metros de profundidad. Esta es la razón por la que su extracción es tan cara.

Más gastos.

En este momento, Gas Sayago está en proceso de liquidación. Un informe en cuanto a la situación económica y financiera de la sociedad anónima, el que fue elaborado por los liquidadores y dirigido al directorio de UTE, señala que el ente debe perdonar la deuda de $ 163 millones que mantiene dicha empresa. Ese dinero surge de los créditos originados en la prestación de servicios de Conex (una consultora del ente energético), consumo de energía eléctrica y asistencias financieras.

Gas Sayago. Foto: Archivo El País

El informe, fechado el 8 de octubre de 2020, también le adelanta a UTE que deberá destinar US$ 8 millones para el retiro de los pilotes hincados en el Río de la Plata por “el pasivo ambiental” que tiene la empresa Gas Sayago.

Otro informe, redactado por los liquidadores y enviado a principios de noviembre de 2020 a la presidenta de UTE, Silvia Emaldi, afirma que las pérdidas que generará la empresa serán de US$ 17 millones entre 2020 y octubre de 2021.

Los juicios.

Dentro de esas pérdidas no están incluidas las demandas millonarias que arrastra Gas Sayago.

Un grupo de trabajo, integrado por los gerentes de Planificación, Jurídica, Dirección Operativa y Servicios Corporativos de UTE, realizó en 2019 una radiografía de los juicios en proceso que enfrenta Gas Sayago. El informe advierte que la empresa enfrenta demandas laborales y civiles abiertas por US$ 87 millones.

Dicha empresa es defendida en esas instancias por el estudio “Posadas, Posadas y Vecino”.

Fuente: Elpaís