>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< ¿Qué dijo uno de los principales bancos en América Latina sobre la economía uruguaya, el dólar y más? – Fm Ideal 90.1

¿Qué dijo uno de los principales bancos en América Latina sobre la economía uruguaya, el dólar y más?

Los analistas económicos de BBVA Research ajustaron a la baja sus proyecciones de crecimiento del PIB uruguayo para 2021 debido al recrudecimiento de la pandemia del COVID-19.

Los analistas de BBVA Research explicaron que la actividad económica uruguaya crecerá menos de lo pensado en 2021. Foto: Estefanía Leal

Uno de los bancos más grandes en América Latina presentó su informe semestral sobre Uruguay. ¿Qué dijo sobre la situación económica, los efectos del COVID-19, el dólar y más?

La clave para la recuperación económica global este año estará marcada por la velocidad en el proceso de vacunación contra el COVID-19, por las medidas que implementen los países para mitigar los efectos de la crisis y por la renovación de los paquetes de estímulos fiscales y monetarios. Aún con un nivel de contagios por coronavirus elevado a nivel mundial, las restricciones a la movilidad de los países han sido menores en comparación con el inicio de la pandemia debido a un aprendizaje en la prevención y al proceso de vacunación.

Así lo afirmó Marcos Dal Bianco, economista jefe de BBVA Research Uruguay y Argentina quien señaló que “la buena noticia” es que la pandemia “impacta cada vez menos en la economía, aún cuando el virus sigue afectando” porque “a medida que pasa el tiempo el mundo pone menos restricciones a la movilidad y eso hace que la actividad se resienta menos”.

Ayer, en el marco de la presentación virtual del informe Situación Uruguay Primer Semestre 2021 elaborado por BBVA Research, Dal Bianco manifestó que si bien el escenario económico global “es aún incierto”, esperan que en 2022 “el COVID-19 forme parte del pasado”. En este sentido, estiman un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial de 5,9% este año, traccionado por un buen desempeño de Estados Unidos y China.

No obstante, los analistas de BBVA Research afirmaron que en Uruguay el agravamiento de la situación sanitaria “está castigando a la actividad económica” y ajustaron a la baja sus proyecciones de crecimiento del PIB para este año que pasó de una estimación inicial de 4% a 2,7%.

De acuerdo con la economista senior de BBVA Research, Adriana Haring, la economía uruguaya cerró el año pasado con una caída interanual de 5,9% del PIB y señaló que si bien la actividad se recuperó en el tercer y cuarto trimestre del 2020, ese “crecimiento no fue suficiente para compensar la fuerte caída” registrada en el segundo trimestre en el inicio de la pandemia.

BBVA Uruguay. Foto: Archivo El País.

En relación al ajuste a la baja de las estimaciones para Uruguay, Haring explicó que esperaban “un crecimiento bastante más alto para este año” porque confiaban en que “el rebote (de la actividad económica) iba a ser mayor” pero el recrudecimiento de la situación sanitaria en el país fue determinante para modificar las proyecciones.

“Este nuevo escenario considera la contención de la pandemia mientras se avanza en la vacunación y se hizo pensando en que se alcance la inmunidad de rebaño hacia el tercer trimestre de este año”, explicó la economista.

En relación al impulso de crecimiento esperado, según los analistas de BBVA Research estará dado por la inversión, además de que confían en que se recupere parte del consumo. “Esperamos que en 2022 podamos hablar de la pandemia en pasado” indicó Haring quien además señaló que para el año que viene la proyección es que el PIB crezca 3,5% “recuperando parte del rebote que este año no se dio”, explicó.

Sobre el mercado laboral, Haring destacó que “venía bastante golpeado” previo a la pandemia y que el menor nivel de actividad económica producto de la crisis impactó en la tasa de desempleo. Proyectan que “se mantendrá elevada” en 9,7% este año.

De acuerdo con la economista, una de las principales afectaciones de la crisis se vio reflejada en una menor recaudación debido a las restricciones a la movilidad que llevaron a que tuviera una caída de 2,4% al inicio de la pandemia.

En relación al consumo, ante el cierre transitorio de comercios e industrias se registró una caída de 6,9% en 2020 pero desde BBVA esperan una recuperación este año que alcanzaría el 1,7%.

En tanto, el informe señaló que prevén un déficit fiscal de 5,4% del PIB este año (5,7% excluyendo el “efecto cincuentones”) debido a “una apenas moderada mejora en la recaudación fiscal” y a que la profundización de la crisis sanitaria “llevó a incrementar el Fondo Coronavirus de US$ 540 a US$ 900 millones”. Para 2022 estiman que “casi no haya gastos” vinculados a la pandemia por lo que “se retomaría la consolidación fiscal” y se alcanzaría un déficit de 3% del PIB.

Por último, la inflación se ubicaría en 7,2% este año, lo que según BBVA Research implicaría una “baja considerable” en relación a 2020 cuando fue 9,4%.

El “interesante” desacople del BCU

El economista principal de BBVA Research para Uruguay y Argentina, Juan Manuel Manías, destacó que si bien el peso uruguayo “no es ajeno” al contexto internacional tuvo una “baja volatilidad” frente a países similares en términos comerciales o por cercanía regional. En este sentido, Manías indicó que el Banco Central (BCU) continúa en la postura de “dejar flotar el peso” pero explicó que para contener la volatilidad el regulador habilitó la integración de las Letras de Regulación Monetaria (LRM) a través de los dólares en lugar de intervenir directamente en el mercado de cambios.

“Esta integracion hizo, de una manera interesante, un desacople entre la política monetaria y el mercado de cambios”, explicó Manías. En relación a esa postura del BCU y a la debilidad esperada del dólar, BBVA prevé que el tipo de cambio alcance a $ 46 por dólar en diciembre.

De acuerdo con el economista, la integración en dólares de las LRM “deja abundante liquidez que genera un posible foco de riesgo sobre el tipo de cambio, lo que genera un desafío para las autoridades”. No obstante, Manías dijo que “se vieron buenas señales desde los agentes y el mercado a la política monetaria” del BCU. En septiembre el regulador cambió el instrumento de política monetaria y comenzó a usar de nuevo la tasa de interés que fijó en 4,5%. Según Manías “el mercado leyó ese compromiso y lo fue validando a través de una baja de tasas de interés”. De acuerdo con Manías, el BCU “mantendrá el tono expansivo de la política monetaria hasta validar señales de recuperación económica hacia el tercer trimestre”.

Fuente: Elpaís