>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< Prevén saturación en los CTI de Artigas, Rivera y Cerro Largo – Fm Ideal 90.1

Prevén saturación en los CTI de Artigas, Rivera y Cerro Largo

Las salas de CTI de algunos centros de salud ya comienzan a quedarse sin cupos. Es el caso del Hospital Español (un centro destinado al COVID-19) que ayer a la noche no tenía camas de CTI libres.

El gobierno busca añadir más plazas en los hospitales de todo el país ante los primeros indicios de saturación del sistema. Foto: Francisco Flores

Las proyecciones de los intensivistas indican que serán los CTI del noreste del país los primeros en presentar signos de saturación por la alta demanda de camas de pacientes infectados con COVID-19.

Mientras tanto, en Montevideo, de a ratos, las salas de CTI de algunos centros de salud ya comienzan a quedarse sin cupos. Es el caso del Hospital Español (un centro destinado al COVID-19) que ayer a la noche no tenía camas de CTI libres. Lo mismo le ocurrió este sábado, cuando sus 27 plazas estaban ocupadas por pacientes infectados con la enfermedad.

Para el presidente de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI), Julio Pontet, “el noreste está complicado” y ejemplificó con los casos de Artigas, Rivera y Cerro Largo. El intensivista sostiene que, de mantenerse el ritmo de los contagios, es posible que los CTI de estos departamentos sean los primeros en tener que utilizar los criterios del Ministerio de Salud Pública (MSP) para determinar qué paciente accede y cuál no a cuidados intensivos.

En Artigas, ya “es común” que las autoridades tengan que trasladar pacientes a Salto. Es que Gremeda, una mutualista local, cuenta con siete camas de CTI, dos de las cuales suele prestar a pacientes de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

La situación no es muy distinta en Rivera, en donde el hospital departamental hace 48 horas que no tiene más camas disponibles, según informaron tres fuentes que trabajan en la salud a El País. La solución que encuentran por el momento las autoridades es derivar pacientes no infectados con el virus al Hospital de Tacuarembó. De todas maneras, ayer a la noche, quedaban camas disponibles en Casmer y Comeri, las dos mutualistas locales.

En Cerro Largo, otro de los departamentos en los que los intensivistas consideran que podría darse una inminente saturación del sistema, había ayer nueve pacientes de un total de 11 camas dispuestas en el CTI. Allí en breve se incorporarán tres camas más.

La solución que encuentra el gobierno a esta situación es la incorporación de nuevas camas, tanto en el interior como en Montevideo. La otra alternativa es la de derivar pacientes de un departamento a otro.

Pontet señaló a El País que “la idea es que las instituciones grandes hagan coordinaciones porque ASSE tiene 12 CTI dispersos en el Uruguay”.

A la emergencia.

Mientras tanto, el directorio de ASSE definía ayer qué hacer en el Hospital Español, que se quedó sin lugar para recibir nuevos pacientes en el CTI por segunda vez en una semana.

En el organismo entienden que esta situación se generó “en parte” por los atrasos que hay en obtener los resultados de los hisopados. Por eso, estiman que con la nueva disposición del gobierno de implementar test de antígenos en vez de PCR, se agilizarán los diagnósticos y con ello ya no se sobrecargarán los CTI, pues los casos podrán ser tratados antes de que empeoren.

En tanto, para poder incrementar la cantidad de camas de CTI, las autoridades de ASSE ya decidieron que cerrarán la emergencia del Español para convertirla en un nuevo centro de cuidados intensivos, una posibilidad que ya se venía manejando desde hace un tiempo.

“Esto tiene que ser lo antes posible, ya no tenemos camas libres para los pacientes, pero para ello hay que hacer modificaciones y adecuar el área”, comentó una fuente de la salud a El País.

Se están capacitando 300 médicos y 900 enfermeros para los CTI del país. Foto: AFP (Archivo)

Otra fuente, en tanto, opinó al respecto: “Estamos trabajando a sector CTI lleno hace ya unos días. Se descomprime alguna cama por un fallecimiento o traslado excepcional… Esto es a cama caliente, viene un ingreso enseguida que queda un lugar libre”, indicó.

En ASSE, si bien aseguran que en pocos días se estrenará el segundo centro COVID en el Instituto Nacional de Ortopedia y Traumatología (INOT), ya piensan en un plan C: montar una nueva área de CTI con camas en el sanatorio del Banco de Seguros del Estado (BSE).

Si bien el directorio de ASSE llegó a pensar en habilitar camas de CTI para pacientes COVID en el Sanatorio Canzani, esta iniciativa quedó descartada cuando las autoridades identificaron que esta opción insumiría más trabajo por las condiciones en las que se encuentra este centro de salud.

De acuerdo a los datos de la SUMI de ayer, el índice de camas COVID ocupadas por infectados trepó a 39,4%, 48 horas antes ese guarismo se ubicaba en 36%, por encima del umbral de 35% que, de acuerdo a la referencia del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), marca el ingreso a la zona roja.

Hay 331 personas infectadas en CTI, ocupando una de las 860 camas que hay en todo el sistema de salud. Solo ayer hubo 29 ingresos, 12 altas y nueve fallecimientos.

Detectan P1 en pacientes en CTI

De acuerdo a “estimaciones” de la SUMI, entre el 15% y 30% de los pacientes en CTI en la zona sur del país tienen la variante P1 de Manaos, Brasil. Pontet dijo al respecto que “hay estimaciones de que podría tener una penetrancia en el sur, en el área metropolitana de 15% a 30%” y que es “mucho más alta” en Rivera. Fuentes de la salud consultadas señalaron que de acuerdo a información a la que accedieron sobre la secuenciación del virus, en el departamento del norte la cifra crece a 95%. El País intentó comunicarse sin éxito con las autoridades del Instituto Pasteur para conocer los resultados de la secuenciación del genoma del virus en los CTI.

Fuente: Elpaís