Fm Ideal 100% Online Preocupa más el ausentismo de personal en el CTI por covid-19 que el aumento de pacientes – Fm Ideal 90.1

Preocupa más el ausentismo de personal en el CTI por covid-19 que el aumento de pacientes

Internados se duplicaron en 7 días, pero el intensivista Arturo Briva sostienen que es “totalmente manejable” y “la verdadera crisis sanitaria ahora está ligada a los recursos humanos”.

Coronavirus. Foto: Mateo Vazquez

El número de pacientes internados en CTI con covid-19 se duplicó en una semana y, según los datos de ayer, hoy hay 56 personas con un hisopado positivo que están en terapia intensiva. El aumento no es sorprendente para los especialistas, porque a pesar de que el tercer nivel de atención no está recibiendo el mismo tipo de impacto que el primero, sí es esperable que la cantidad de ingresos refleje lo que se ve en los casos diarios.

El reflejo, sin embargo, muestra un desacople y a esto se refirió el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, esta semana. El motivo es los altos porcentajes de inmunización que alcanzó Uruguay. “La repercusión en el nivel terciario es mínima, pueden subir hasta 80 o 90 seguramente (los internados), pero la gran diferencia es que teniendo el doble de casos (que durante la primera ola) tenemos un quinto (de pacientes) en CTI”, explicó Salinas.

Los números que tienen hoy los centros de terapia intensiva son “totalmente manejables” y “la verdadera crisis sanitaria ahora está ligada a los recursos humanos”, según relató el intensivista Arturo Briva. “Si la tasa de crecimiento de los pacientes covid en CTI sigue a esta velocidad, probablemente presione a la asistencia, sobre todo porque hay niveles de ausentismo que simplemente no se pueden aceptar”, sostuvo.

Según datos de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) a los que accedió El País, en promedio, el 10% del personal en cada unidad RAP (Red de Atención Primaria) actualmente está certificado por enfermedad y se está ausentando de su trabajo. Las RAP son las que concentran la mayor demanda del primer nivel de atención del sector público y, debido al ausentismo, muchas están funcionando “a destiempo”, según una fuente de ASSE consultada.

En el caso de los CTI, tanto de centros públicos como privados, el último informe elaborado por la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI) establece que el ausentismo está entre el 10% y el 15%. “Por ahora el problema de las certificaciones no es grave en el sentido de que no ha afectado la asistencia, pero esto nunca había pasado, tampoco durante la ola de casos anterior”, sostuvo el presidente de SUMI, Julio Pontet. Según el experto, lo que está sucediendo es una “sobrecarga en la actividad, pero el funcionamiento se mantiene intacto” y “el aumento de los pacientes es “un pequeño derrame del tipo de circulación comunitaria que está teniendo virus”. Pontet agregó: “El CTI tiene una característica y es que no cierra como cualquier comercio, funciona permanentemente 24×7, entonces la gestión para las faltas que se produzcan es fundamental”.

En este sentido y debido al impacto indirecto que la cantidad de contagios diarios tiene en el personal de salud de todos los niveles, el intensivista y expresidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), Gustavo Grecco, dijo que la política del gobierno de no hacer nada más que fomentar la vacunación como una medida concreta “es un error”, porque “si bien la virulencia de esta variante es menor, el impacto sobre el sistema de salud sí es importante”.

Delta y ómicron.

Durante los primeros meses de pandemia, cuando aún no había un porcentaje suficiente de población vacunada, los especialistas en medicina intensiva calculaban que cerca del 1,5% de los casos nuevos terminaría en CTI. Hoy ese porcentaje es el 0,2%.

“Ahora estamos lejísimos de estar saturados o incluso complicados. Aunque en este semestre de relativa paz después de la gran ola nunca dejamos de tener pacientes covid, el problema mayor hoy está en el primer nivel de atención y no en el tercero”, explicó Grecco.

Por su parte, el presidente de la SUMI dijo que el escenario en el que se encuentran los CTI hoy se explica por la situación epidemiológica en cuanto a la circulación de variantes, porque “la Delta lleva a más pacientes a terapia intensiva y la ómicron no”, pero al seguir teniendo una circulación de la variante india los médicos aún se preocupan por los ingresos que esta puede producir.

“Si uno buscara culpables entre las variantes para lo que está pasando, podríamos decir que ómicron es la gran culpable de la cantidad de ausentismo y Delta se lleva el mérito de las formas graves”, subrayó Pontet. “Sin embargo, más de la mitad de los pacientes que están en CTI no cuentan con la inmunización básica contra el covid-19 “y eso es lo fundamental”.

Uno de cada tres contagiados tiene entre 20 y 29 años

El Ministerio de Salud Pública (MSP) divulgó ayer un nuevo informe epidemiológico semanal y, según los datos, durante la primera semana de 2022 se modificó la proporción de contagios por franja etaria y ahora un tercio de los casos nuevos tienen entre 20 y 29 años.

Hasta la semana previa, los contagios en esa franja etaria significaban el 27%, pero ahora hubo un aumento notorio y los jóvenes son el 33,4%, lo que también los coloca como la población más contagiada. Con respecto a la proporción de niños de entre cero y nueve años que dieron positivo durante esta semana, estos ahora pasaron a ser el 3,9% de los casos, y se marca así un descenso importante con respecto a lo que ocurría en octubre, por ejemplo, cuando llegaron a explicar el 24% de los contagios. Debido a ese aumento en la población de niños positivos fue que Uruguay aprobó la inmunización contra el covid-19 para los menores de entre cinco y 11 años que comenzó a instrumentarse ayer.

Con respecto al aumento de contagiados en la franja de 20 a 29 años, el ministro Daniel Salinas explicó en conferencia de prensa esta semana que los menores de 40 años y los mayores de 85 son los que menos se adhirieron a la vacunación con la tercera dosis de refuerzo y llamó a que “todos lo vuelvan a considerar” para “favorecer la mayor protección” colectiva.

Fuente: Elpaís