Fm Ideal 100% Online Parlamento italiano elegirá nuevo presidente; muchos prefieren que Draghi siga como primer ministro – Fm Ideal 90.1

Parlamento italiano elegirá nuevo presidente; muchos prefieren que Draghi siga como primer ministro

A medida que las negociaciones entre bastidores avanzan, pierde impulso la candidatura del exprimer ministro y magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi.

Mario Draghi. Foto: AFP.

El parlamento de Italia inicia este lunes las votaciones para elegir a un nuevo presidente de la República, en las que el actual Primer Ministro, Mario Draghi, figura como uno de los favoritos, lo que puede abrir una fase llena de incógnitas políticas.

A medida que las negociaciones entre bastidores avanzan, pierde impulso la candidatura del exprimer ministro y magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi, quien lanzó una original campaña seduciendo por teléfono a los parlamentarios indecisos con chistes y promesas.

“IL Cavaliere”, de 85 años, que sueña desde hace décadas ocupar ese prestigioso cargo, anunció que el domingo anunciará si se retira o no de la carrera a la presidencia, ya que los votos de toda la derecha no le son suficientes.

El magnate ha pasado toda la semana buscando el apoyo de cerca de 60 electores que le garanticen la victoria y evitar la humillación de una derrota.

Berlusconi fue tres veces primer ministro, pero también condenado por evasión fiscal recibiría sólo los votos de la derecha y no son suficientes. Por lo que sus aliados están pensando en un candidato alternativo. Es la primera vez en la historia de la República de Italia que un político hace campaña para ser elegido presidente.

Lo cierto es que el próximo lunes el Parlamento, en sesión conjunta -630 diputados, 321 senadores y 58 delegados regionales-, empezará a buscar al sucesor de Sergio Mattarella en el Palacio del Quirinal para los próximos siete años. Y salvo sorpresas, no será fácil.

Los nombres sobre la mesa son el actual primer ministro, Mario Draghi (expresidente del Banco Central Europeo); su ministra de Justicia, Marta Cartabia (es la primera mujer que presidió el Tribunal Constitucional Italiano); la presidenta del Senado, Elisabetta Alberti Casellati; el democristiano Pier Ferdinando Casini o la exalcaldesa de Milán Letizia Moratti.

Moratti podría ser la alternativa a Berlusconi; tiene 72 años, es de Forza Italia y consejera de Bienestar de la Región de Lombardía; una mujer moderada de centro-derecha que podría ser un nombre capaz de atraer a gran parte del arco parlamentario, según analistas.

Pero también Marcello Pera, uno de los referentes intelectuales de los conservadores italianos; y en el M5S, principal fuerza del hemiciclo, piensan en los juristas Gustavo Zagrebelsky o Paolo Maddalena.

En definitiva, la temperatura política en Italia va en ascenso ya que está llamada a elegir a hombre o mujer que deberá supervisar y moderar el juego democrático en el próximo septenio.

Uno de los temas más debatidos ha sido qué hacer con los cerca de 35 parlamentarios actualmente positivos y a quienes la ley les impide viajar a Roma y votar.

El Gobierno aprobó el pasado viernes un decreto que, como excepción, autoriza a los contagiados o a los aislados de forma preventiva a viajar a la capital en su vehículo o en su ambulancia para acudir al Parlamento y votar “el tiempo estrictamente necesario.

El proceso.

Más de mil “grandes electores”, entre diputados, senadores y representantes de 20 regiones, deberán elegir al nuevo presidente. En las tres primeras rondas de votación es necesaria una mayoría de dos tercios, pero a partir de la cuarta ronda de votaciones es suficiente una mayoría simple.

La votación se realiza mediante voto secreto y suele durar varios días. En el pasado las sorpresas no han faltado, tanto que las elecciones para presidente en Italia suelen ser comparadas a los cónclaves para la elección del papa.

Debido a las medidas de seguridad por el covid, cada ronda durará solo un día.

Si bien las funciones del presidente son esencialmente honorarias en Italia ya que se rige por el sistema parlamentario, para el delicado cargo, con el poder de disolver el Parlamento, se suele escoger a una personalidad de renombre, con notables capacidades de mediación y que esté por encima de los partidos.

Terremoto político.

“Esta es una elección clave y complicada, porque los partidos políticos están divididos y debilitados”, explicó Giovanni Orsina, director de la Escuela de Estudios Luiss de Roma.

El periódico IL Corriere della Sera advirtió el pasado jueves que el resultado podría “golpear como un terremoto al gobierno”, mientras Italia lucha contra una nueva ola de contagios de coronavirus y está iniciando la recuperación económica después de la brutal recesión registrada en el 2020 por el encierro.

Favorito.

Draghi, de 74 años, es para muchos el hombre ideal para ese cargo. Eje clave de la amplia coalición que va de la derecha a la izquierda, lo que le garantizó obtener colosales fondos de la Unión Europea, el economista ha dado al país un prestigio internacional que se creía perdido.

Pero remplazar a Draghi no resulta fácil y muchos preferirían que permanezca en el cargo de Primer Ministro hasta las próximas elecciones legislativas en 2023, de manera que garantice la puesta en marcha de las reformas exigidas por la Unión Europea lanzadas hace un año y evitar una crisis de gobierno y elecciones anticipadas.

Otros expertos consideran que Draghi en el cargo de presidente puede garantizar una mayor estabilidad política y mantener las buenas relaciones con la Unión Europea, sobre todo en el caso de que la coalición de derecha, que incluye a la ultraderecha, gane las elecciones legislativas del 2023.

“Este es un año preelectoral. Incluso para Draghi, como Primer Ministro, le será difícil controlar la situación política”, ya que el enfrentamiento entre los varios sectores durante la campaña será fuerte, estima Orsina.

La prensa italiana lleva semanas lanzando nombres de candidatos para suceder a Sergio Mattarella en el palacio del Quirinale, sede de la presidencia. (Con información de EFE y AFP)

Medidas más estrictas contra los antivacunas

Italia volvió a limitar ayer las actividades para los antivacunas con un decreto ley en el que figuran los pocos servicios y establecimientos de bienes esenciales a los que se puede acceder sin el certificado sanitario básico, que se logra con la vacuna.

Las medidas entrarán en vigor el próximo 1 de febrero, el mismo día en que la duración del pase verde también cambiará de 9 a 6 meses.

Italia también introdujo la exigencia de la vacuna para los mayores de 50 años, lo que entrará en vigor a partir del 15 de febrero. El certificado reforzado es obligatorio para el transporte desde el pasado 10 de enero.

Fuente: Elpaís