Fm Ideal 100% Online Nicolás Maidana, el preparador físico uruguayo que se destaca en el Udinese – Fm Ideal 90.1

Nicolás Maidana, el preparador físico uruguayo que se destaca en el Udinese

En 10 años pasó de ser sereno de un club deportivo a trabajar en el Calcio; hoy se codea con los mejores profesionales del mundo.

Nicolás Maidana en uno de los entrenamientos con Udinese, en Italia.

No es lo más común ver a preparadores físicos emigrar a Europa como lo hacen los futbolistas. Pero Nicolás Maidana lo logró. A sus 33 años, después de trabajar por un tiempo largo en Nacional, fue contratado por Udinese, de la Serie A de Italia.

“Hace dos años y medio que venía trabajando para plataformas españolas de formación y capacitación acerca de educación física. Ahí se dio que trabajan ciertos colegas con peso y de trayectoria en este rubro. He dado alguna charla que generó impacto y fue a raíz de eso que un integrante del Watford, que es el otro equipo que pertenece a la familia del Udinese, me recomendó y me llamaron para consultarme si me gustaría trabajar con el primer equipo del Udinese. Así fue cómo llegué”, contó Maidana a Ovación desde Londres, donde está de vacaciones junto a su esposa y otros familiares que viven allí, y lugar en el que está aprovechando para ir a ver partidos de la Premier League.

“Fue tremendo el impacto que tuvo en mí, en mi familia, en mis amigos. Teniendo en claro dos cosas, que la vida son momentos, que hay trenes que pasan una sola vez en la vida, como fue este, pero también con total humildad y con los pies sobre la tierra, teniendo bien claro quién soy, de dónde vengo y eso mirando para atrás me hizo tener cierto orgullo por mí pensando en el esfuerzo de años atrás”, agregó con nostalgia y comentó: “Hace 10 años atrás yo trabajaba de sereno en Defensor Sporting para pagarme la carrera en la ACJ porque no me la podía pagar; y 12 años atrás trabajaba de vestuarista, trabajé en un call center y en el kiosco con mi viejo. Cuando me surgió esto me vino una alegría inmensa, pero también fue una satisfacción por todo el esfuerzo que hice años atrás que no significa que ahora no me tenga que romper el lomo, todo lo contrario. Después el fútbol es una montaña rusa, hoy estás tocando el cielo con las manos y mañana estás buscando laburo. Es así”.

Sobre las cosas que lo sorprendieron de Udinese y del Calcio, Maidana explicó que “este club es referencia en Italia y en Europa por infraestructura, por la red de scouting de jugadores que tiene, y eso me llamó la atención. Acá trabajás con una cantidad de personas muy grande. Una cosa que cambia salado es la dinámica, porque acá todas las personas que trabajan lo hacen full time para el mismo club, y de repente en Uruguay esto no sucede, hay profesionales que tienen que dejar su laburo e irse corriendo para otro, pasa en Primera División. Eso es un cambio, la gente está 24/7 para el club. En lo físico los chasis y los motores de los jugadores son otra cosa, pero es una ecuación fácil: cuánta más plata tenés, más equipos podés comprar, más personas trabajan para vos y es más fácil tener lo mejor”.

Metas. “Busco disfrutar de los momentos y seguir aprendiendo. Trato de disfrutar cada instante, pero sin descansarme”.

SU ROL. “Estoy como preparador físico asistente, me encargo de todo lo que me diga el preparador físico principal, estoy como asistente de campo. Aunque vivimos una situación como la que le pasará al profe Ortega ahora con Uruguay, porque Antonio Bovenzi es profe también de la selección de Costa de Marfil y cuando él se va quedo como responsable del equipo por una semana o 10 días. La verdad que la llevo bien”, señaló Nicolás, que no tiene problemas con el idioma porque ya le gustaba mucho de joven el italiano, y era su materia preferida en el liceo. “Es un vestuario donde curiosamente hay pocos jugadores italianos. Hay holandeses, alemanas, nigerianos, daneses, argentinos, españoles y bosnios. Hace poco tiempo entrené a un turco del Watford y nos manejamos con el inglés. Una de las cosas que me gusta de esta experiencia es que más allá de todo lo profesional, es una ganancia a nivel personal tremenda”, dijo.

DIFERENCIAS. Siempre se habla de la gran distancia que hay en la forma de entrenar a diario en los equipos de Uruguay con los de Europa. Maidana hizo una reflexión al respecto: “Hay temas que van más allá de la plata y más allá de la infraestructura, que arranca por la organización. En lo que es organización estamos muy lejos. Antes de que viajara a Italia yo ya sabía el fixture, cuándo había parate, cuándo no, el tiempo de descanso; todas esas cosas son ventajas. Nosotros en Udinese tuvimos siete semanas de pretemporada. Yo escuchaba lo de los clásicos de verano en Uruguay y me preguntaba cómo hacen, cómo hacen Nacional y Peñarol para preparar un campeonato y hacer una buena pretemporada cuando tenés tres semanas para entrenar, venís de vacaciones y ponés tres clásicos en una semana. Son cosas que te chocan. Y esto es solo organización: va a estar mucho más preparado el equipo al que le das seis o siete semanas para entrenarse que al que le das tres y encima con partidos en el medio. A nivel de entrenamiento es relativo. En Uruguay he trabajado con DT que trabajan con una intensidad tremenda y no están en Europa, eso depende un poco del entrenador y de la cultura. Hay falsas creencias como la que dice que en Europa se entrena solo con pelota y es mentira; en Europa tenés que correr, tenés que meter pata, tenés que estar fuerte, estar robusto”.

Maidana añadió que “vos ves los valores de sprint que se producen en las mejores ligas del mundo, como en el Calcio, la Premier o España, y son números que son más rotundos en comparación a los que tenemos nosotros, pero eso no es porque los profes en Europa son mejores a los de América, eso se da por un tema que sí va con lo económico. Si yo tengo billetera y puedo comprar un jugador que es una bestia en todo sentido, la intensidad va a ser otra”.

Y concluyó que “hay otro aspecto clave que es la individualización. Acá en Udinese es clave, es jugador por jugador, qué es lo que necesita, qué hay que darle o sacarle. En Uruguay pasa en menor medida, porque para vos poder individualizar tenés que tener un staff grande y gente que esté full time y de repente, en muchos lugares pasa, que un preparador físico quiera individualizar todo al 10% porque de un club se tiene que ir volando a una escuela o un liceo a dar clases, o a un gimnasio. No es lo mismo estar vos enfocado 100% en tu laburo que repartir tu tiempo. Son cosas que lógicamente influyen”.

GUSTOS. “Cuando jugamos, esto es por plata, y querés ganar. Al que tenés enfrente es tu enemigo. Luego, cuando termina es otra cosa”, dice quién es fan de Julio Ribas, un técnico del cual ha tomado algunas cosas y con el que habla cada tanto. “Me crucé con Zlatan el otro día, es un salado; de jugar con él en el play a tenerlo ahí. Con Cristiano sí, que es mi máximo ídolo, terminó el partido, lo esperé, lo saludé y me saqué una foto con él, ¿cuándo me volveré a cruzar con Ronaldo en mi vida? ¡Nunca! Además se dio que ese partido lo logramos empatar. Le puedo decir a mis hijos el día de mañana que jugué contra Cristiano Ronaldo y que no me ganó, ja”.

Nicolás Maidana con Cristiano Ronaldo.

Maidana también siguió la carrera del profe Óscar Ortega y es fan de su trabajo: “Es un loco que lo veo y me encanta, tiene pasión, conocimiento, un tipo que hace 30 años está al más alto nivel. También me encanta, y tuve el privilegio de trabajar con el profe Esteban Gesto, flor de profesional y alguien que hasta mi padre me hablaba de él. Santiago Alfaro es uno de mis grandes referentes, es un hermano de la vida. Ahora tengo la suerte de estar trabajando con otro monstruo como Antonio, que es un tipo que hace 25 años trabaja en la Serie A”.

Fuente: Ovaciondigital