FM Ideal En Vivo Negativos pero no fatalistas: así perciben los uruguayos al cambio climático – Fm Ideal 90.1

Negativos pero no fatalistas: así perciben los uruguayos al cambio climático

La población uruguaya está preocupada por lo que considera que es una amenaza para el país y para el planeta

Eventos extremos como inundaciones y sequías son más habituales en las últimas décadas.

La percepción de los uruguayos respecto al cambio climático es negativa pero no necesariamente fatalista y, en general, se responsabiliza a la actividad humana del fenómeno, al tiempo que consideran que individualmente contribuyen a minimizar los impactos.

Así pueden resumirse las conclusiones del informe Diagnóstico de Percepción Social de Impacto y Respuestas al Cambio Climático en Uruguay que fue desarrollado Opción Consultores y promovido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Dirección Nacional de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente, en colaboración con el Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático, en el marco de la iniciativa Promesa Climática.

Es la primera vez que se realiza un estudio de esta temática en el país, por lo que se espera que los resultados sean la base para futuras investigaciones comparativas, así como un insumo para la Estrategia Nacional Climática a largo plazo y para orientar las políticas públicas de cambio climático.

¿Qué tanto está interesada la sociedad uruguaya sobre el cambio climático? Un 76% declara mucho o bastante interés en la temática. El porcentaje es alto y es llamativo si se lo compara con el que sigue: solo el 42% de los uruguayos reconoce estar muy o bastante informado sobre la materia. Esto se traduce en un conocimiento moderado.

Cuatro de cada 10 personas dicen no conocer medidas para minimizar los impactos negativos del cambio climático y más de cinco de cada 10 no recuerda medidas gubernamentales al respecto. Por otra parte, se percibe que hay poca información específica en la prensa. Por ejemplo, se dice que hay falta de información para comprender mejor la intersección entre salud y cambio climático, con la excepción de las afecciones de la piel producidas por los rayos solares y el agujero de la capa de ozono.

No obstante, casi toda la población reconoce que este es un problema mundial de mucha o bastante importancia (94%). Hay, incluso, un 36% que ve al cambio climático como la mayor amenaza mundial por sobre otros riesgos como la pobreza, el desempleo, las crisis sanitarias o las guerras.
Específico para el país, seis de cada 10 encuestados dice que es un tema muy importante para Uruguay.

Al observar los impactos negativos del fenómeno, se menciona al deterioro de recursos naturales como el agua o el aire (52%) como el principal daño, seguido por la extinción de diversas especies de flora y fauna (23%) y por el perjuicio de la salud humana (16%).

Si bien la carga en general es negativa, la mirada no es “necesariamente fatalista”, según apuntaron desde el PNUD.

Esto se debe a que, si bien el 54% de los uruguayos encuestados respondió que espera que la situación climática esté peor en las próximas tres décadas, lo que puede parece a priori un pensamiento pesimista, casi el mismo porcentaje (51%) entiende que no es un fenómeno fuera de control de las personas, empresas y gobiernos.

A diferencia de otros países, la población uruguaya no está polarizada sobre la causa del cambio climático (tampoco lo está sobre su existencia).

Siete de cada 10 uruguayos afirma que la actividad humana es la principal causa del fenómeno. Además, se reconoce responsabilidades compartidas entre ciudadanos y empresas bastante parejas en cuanto a los principales generadores de la variabilidad climática.

Al indagar sobre los sectores de actividad empresarial que más contribuyen al cambio climático, domina la industria (56%); a este le siguen el transporte (19%) y el agro (12%).

El informe arroja que, aunque la actividad productiva es asociada fuertemente con el cambio climático, ocho de cada 10 uruguayos consideran que sería posible generar crecimiento económico combatiendo simultáneamente el fenómeno mundial. Por lo tanto, no se percibe que este sea “un precio a pagar” en aras de una economía más saludable para el país.

Dentro de las actividades personales, el consumo excesivo de bienes se observa como el factor de mayor impacto, seguido de la generación de basura y del uso excesivo de automóviles.

Mujeres: más dispuestas a mitigar daños.

Los uruguayos aseguran conocer medidas para minimizar los impactos negativos del cambio climático. Al ser consultados al respecto, mencionan la reducción del consumo de productos nocivos para el ambiente (24%), actividades vinculadas al reciclaje o reutilización de productos (19%) y la disposición adecuada de los residuos (20%).
¿Pero ellos practican alguna de estas acciones? Al separar por género, las mujeres tienen mayor propensión a desarrollar acciones amigables con el ambiente. El porcentaje de mujeres que separan los residuos de plástico, que llevan sus propias bolsas al supermercado y que buscan productos ecológicos al comprar alimentos para evitar el impacto de las bolsas de plástico es 11, ocho y siete puntos superior al de los varones, respectivamente.

Fuente: Elpaís