Fm Ideal 100% Online Mudanza al exterior: ¿qué pasa con lo ahorrado en la AFAP? – Fm Ideal 90.1

Mudanza al exterior: ¿qué pasa con lo ahorrado en la AFAP?

El dinero acumulado no puede retirarse porque su fin es la futura jubilación pero la cuenta individual sigue activa.

Valija aeropuerto viajar. Foto: Pixabay.

A la hora de decidir emigrar uno de los aspectos a tener en cuenta es la jubilación: ¿qué pasa con lo que ahorré hasta el momento? ¿Pierdo todo lo acumulado? ¿Puedo retirar ese dinero? ¿Cómo funciona el régimen mixto en Uruguay?

Lo primero a considerar es que por ley, el saldo de la cuenta de ahorro en la AFAP tiene como único objetivo el pago de jubilaciones y prestaciones, por lo que la normativa no habilita a que el dinero acumulado se destine a otros propósitos que no sean el ahorro previsional, por ende, no es posible retirar esos fondos. El dinero tampoco puede ser retirado por los familiares de la persona que decide emigrar pero su cuenta seguirá capitalizándose hasta que el trabajador se jubile.

Actualmente, en Uruguay el descuento por aportes jubilatorios es del 15% del salario y hay trabajadores que ya sea por su edad o por su nivel de ingreso deben aportar a una AFAP. La ley define que las personas obligadas a afiliarse a una Afap son aquellas cuyo salario nominal supere el umbral de $ 67.564 y que son menores de 40 años al 1° de abril de 1996 o que, sin importar su edad, ingresaron al mercado laboral formal después de esa fecha.

Las personas cuyo salario nominal sea inferior solo aportan al Banco de Previsión Social (BPS), no obstante, todos los trabajadores registrados en dicho organismo pueden afiliarse a una AFAP, estén o no, obligados a hacerlo.

Si un trabajador uruguayo que está afiliado a una AFAP decide irse a vivir al exterior, debe considerar que su cuenta de ahorro seguirá activa hasta que se jubile. Desde República AFAP explican que debido a las inversiones que realiza la administradora, la cuenta de la persona seguirá generando rentabilidad y el saldo ya acumulado seguirá creciendo. “Lo que sucede es que al no ingresar aportes nuevos a la cuenta, esta no crece tan rápido como es esperado”, indican.

Asimismo, se debe considerar que el dinero acumulado “no puede retirarse de la cuenta individual porque la finalidad del ahorro es la futura jubilación”. No obstante, la persona “seguirá manteniendo siempre la propiedad sobre el dinero ahorrado”. En este sentido, desde la AFAP explican que aunque la aportación se interrumpa, el afiliado no pierde el derecho sobre el dinero que se siga acumulando por las inversiones del dinero ya volcado a la administradora.

Persona utiliza una calculadora. Foto: Archivo

Desde Unión Capital AFAP señalan que si el afiliado se va al exterior, la cuenta permanece activa y explican que no cobran comisión por la administración de ese dinero durante el tiempo que la persona permanezca fuera del país.

¿Qué pasa entonces con la jubilación futura de esas personas? El gobierno uruguayo tiene diferentes convenios internacionales con otros países en términos de seguridad social, que permiten el reconocimiento de años de servicio en otro país. Inclusive, en algunos casos está previsto el giro de lo aportado de un sistema a otro.

Desde el BPS señalan que los convenios entre Uruguay y otros países permiten que las personas que residan en el exterior y que hayan tenido actividad laboral en Uruguay, así como a personas que residen en Uruguay y que hayan tenido actividad laboral y/o residencia en el exterior, puedan acceder a algunos de los beneficios de la seguridad social.

Es decir que los años trabajados en el exterior se reconocerán en Uruguay y viceversa, siempre y cuando exista un convenio entre ambos países.

Según datos de BPS (actualizados a 2019), Uruguay tiene convenios firmados con Alemania, Argentina, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Holanda, Israel, Italia, Luxemburgo, Paraguay, Perú, Portugal, Suiza y Venezuela.

Tanto el reconocimiento de años de trabajo, como el giro de aportes se tramitarán al momento de que la persona configure su causal jubilatoria.

“Los años que (la persona) esté fuera del país podrán ser contabilizados para configurar causal jubilatoria, si trabaja en un país con el que Uruguay tenga firmado un convenio internacional de seguridad social en el que se reconocen años de trabajo desarrollados en ambos países. Si esto es así, podrá sumar los años de trabajo no simultáneos a efectos de poder jubilarse en Uruguay o en el exterior”, explican desde República AFAP.

En Uruguay, las causales jubilatorias actualmente (se prevén cambios) son: causal común, se exigen 60 años de edad y 30 años de servicios; causal por edad avanzada, se exigen 70 años de edad y 15 años de servicio o 69 años edad y 17 de servicios (o 68 años y 19 de servicios y así sucesivamente hasta los 65 años y 25 de servicios); causal por jubilación anticipada, es decir que los afiliados que cumplan 65 años pueden jubilarse por el tramo de la AFAP y no se necesita tener un mínimo de años aportados.

Las mujeres que se jubilen a través de las causales común, edad avanzada e incapacidad física, a partir del 1° de febrero de 2009 computan un “año adicional de servicios por cada hijo natural nacido vivo o adoptado (siendo menor o mayor discapacitado) con un máximo de cinco”, indica el BPS en su web.

Se debe tener en cuenta que el sistema previsional uruguayo está en revisión. El gobierno creó la Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) a través de la Ley de Urgente Consideración (LUC) para que haga un diagnóstico del régimen actual (se presentó en marzo de 2021) y entregue un informe con recomendaciones (lo que hizo este viernes).

Obligaciones de las AFAP hacia los afiliados

La ley 16.713 de seguridad social establece que la AFAP debe enviar de manera periódica, al menos cada seis meses, información al afiliado sobre el saldo de su cuenta de ahorro individual en Unidades Reajustables (UR).

También tiene que informar sobre los movimientos: tipos, fechas, importes y el valor de la UR en cada uno. Asimismo, dice que, “cuando el movimiento se refiera a los débitos, se deberá discriminar en su importe el costo de la comisión, la prima del seguro por invalidez y fallecimiento y otros conceptos autorizados”.

A su vez, debe dar datos sobre la rentabilidad de la empresa, y la rentabilidad promedio y comisión promedio del régimen.

Elegir de manera libre una única empresa

“Todo afiliado que se incorpore al régimen de ahorro deberá elegir libremente” una AFAP. El trámite se hace de manera directa en la empresa, la cual después debe notificar al Banco de Previsión Social (BPS), indica la ley 16.713.

A su vez, dice que la libertad de elección “no podrá ser afectada por ningún mecanismo ni acuerdo, quedando prohibido condicionar el otorgamiento de beneficios o premios, a la afiliación o cambio del trabajador a una determinada administradora”.

También establece que el afiliado deberá incorporarse a una única AFAP sin importar si presta servicios para varios empleadores o realiza de manera simultánea tareas como trabajador dependiente y no dependiente.

Las AFAP, por su parte, “deberán aceptar la incorporación de todo afiliado” y no pueden realizar “discriminación” salvo contempladas” en la ley.

¿Cómo es el sistema mixto y cómo impacta el envejecimiento de la población?

El sistema es mixto “porque los beneficios provienen de dos fuentes. Una parte está a cargo del BPS mediante el método financiero de reparto. Otra parte está a cargo del Banco de Seguros del Estado mediante el ahorro personal que les transfiere las AFAP en el momento de la jubilación”, indica la CESS en su página web.

Por otra parte, explica cuál es la relación entre el envejecimiento de la población y el régimen jubilatorio. “Depende del método de financiamiento. En los sistemas de reparto la población en edad de trabajar ocupada financia a la población jubilada. El envejecimiento demográfico implica cada vez menos trabajadores para financiar con sus aportes a cada vez más personas mayores. La presión tributaria sobre esa menor población trabajadora será mayor”, dice.

“En los sistemas de ahorro individual el envejecimiento incide de diferente manera. En la medida en que las jubilaciones se financian con los aportes realizados y los retornos obtenidos, el aumento del número de jubilados en relación a los activos no supone una mayor carga sobre los activos. Pero si la gente vive cada vez más años en promedio y aspira a jubilarse a la misma edad, la jubilación recibida cada mes cae porque se debe financiar más años de retiro con igual saldo acumulado de ahorro”, agrega.

Fuente: Elpaís