>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< Luis Suárez: «Me motiva la crítica, tengo orgullo y quiero demostrar que sigo vigente» – Fm Ideal 90.1

Luis Suárez: «Me motiva la crítica, tengo orgullo y quiero demostrar que sigo vigente»

Luego de anotar su gol 500, el histórico goleador uruguayo admitió que está enfocado en disfrutar el éxito grupal con Atlético de Madrid y en llegar al Mundial de Catar.

Luis Suárez y su cabezazo de gol frente a Deportivo Alavés. Foto: AFP.


Tiene lo que se precisa para ser un gigante: calidad, ambición, perseverancia y rebeldía. A Luis Suárez, el señor de los 500 goles, no hay barrera que lo detenga, ni ningún hecho que le haga olvidarse del pasado.

El estímulo que le entregaba Walter Ferreira en Nacional y en la Selección de Uruguay siempre está presente; su obsesión por seguir dejando una gran huella en el fútbol también.

-¿Qué representa un número tan grande para aquel botija de Salto que soñaba jugar en Primera?

-Es muchísimo. Primero porque nunca te lo imaginás y desde que marcás el primer gol en Nacional, que decís estoy cumpliendo un sueño, y a medida que pasa el tiempo vas haciendo más cosas se te queda tan lejos ese primer gol que hoy en día le das la importancia que tuvo para tus inicios.

-Una vez me dijiste que no hubo persona que te motivara más para lograr registros históricos que Walter Ferreira.

-Walter era de esas personas que siempre me decía que tenía que ser egoísta y pensar en mi carrera, en no quedarme con llegar a Primera, en no detenerme por llegar a Europa. Cuando estábamos en la Selección también me seguía diciendo que siguiera, que no me quedara en el Ajax, que avanzara más. No me olvido más, cuando él sufre su enfermedad y a mí me echan del Mundial me dijo: ‘El año que viene la vas a romper en el Barcelona y vas a ser el goleador. Acordate lo que te digo’. Lamentablemente no pude disfrutarlo con él. En la temporada 2015/2016 es en la que fui goleador del Barcelona, pero sí me acordaba de él porque fue la persona que siempre me alentó a no quedarme, el que me incentivaba para ir por más. Él fue uno de los incentivos que tuve en no quedarme nunca con lo que ya conseguí, sino de ir en búsqueda de más cosas.

El recordado festejo de «Lucho» con Walter Ferreira luego de sus goles a Inglaterra en 2014.

-Hay gente que le quita valor a los goles que hiciste en Holanda. ¿Qué opinás? ¿Qué fueron?

-¿La verdad? Es raro, porque al fin y al cabo hay gente que no le da mucho mérito a esos goles que hice en Holanda, pero yo le doy mucho valor. Eso me hizo crecer como jugador, me hizo crecer y mejorar cosas que yo no creía que pudiera llegar a conseguir. Ser atrevido de patear tiros libres, porque empecé ahí, y así fui ganando en confianza. Igual que a pegarle de zurda, porque aprendí y mejoré en el Ajax. Eso tiene un mérito muy grande. Fue una escuela de aprendizaje muy grande y que le da enorme valor a los 111 goles que hice en el Ajax. Holanda me sirvió para mejorar, para hacerme jugador a nivel europeo. A los cuatro años y medio que estuve en Holanda los tomé como una enseñanza y siempre dije que la mejor decisión que tomé fue irme al Groningen para entrar en Europa. Para aprender. Fue la escuela del fútbol para entrar a Europa y luego llegar a la élite. Eso fue lo mejor que hice.

David Luiz y Luis Suárez en un partido entre Benfica y Ajax en el 2009. Foto: AFP

-¿Qué te motiva para seguir convirtiendo?

-Hay muchísima gente o jugadores que las críticas lo afectan, pero a mí no. Me motivan. Me tocó vivir eso en el Ajax o en el Liverpool, donde en casi todos los estadios me silbaban porque me tiraba mucho. En Inglaterra viví momentos increíbles porque me silbaban en todos los estadios, si no era por el racismo era por otra cosa y eso más me motivaba. Después, este último período lo he vivido tranquilo, sí con dolor por todo lo que se decía de mí, pero con la sensación de querer demostrar que estaba vigente y con el orgullo que tengo -como todo uruguayo, porque así soy de chico- y con ganas de querer demostrar que sigo estando para jugar en la élite y por eso soy agradecido al Atlético.

-¿Sos el peor enemigo del que te menosprecia?

-Así como me quiero hacer fuerte ante las críticas o creo que los halagos a veces te dañan o te debilitan, no me gusta que me cataloguen de ciertas cosas porque te puede hacer pensar de diferente manera. Sí soy un rebelde cuando las cosas van mal.

-¿Hasta el último partido el festejo de los tres dedos y nunca más algo especial?

-No se puede borrar eso nunca, porque es lo más importante para mí. Mi familia es mi motivación diaria y en cada día que voy a jugar. Ellos han sufrido todos los momentos malos conmigo, ahora estamos en un momento divino. No se me ocurrió hasta ahora un festejo especial ni particular. Me acuerdo que sí hice una dedicatoria especial cuando llegué a los 100 goles en el Ajax, pero era un juvenil que estaba muy pendiente. Hoy es distinto.

Luis Suárez y su clásico festejo de gol dedicado a la familia. Foto: Reuters.

-El año pasado me dijiste que tu deseo es llegar a Catar. ¿Tu actual momento te confirma que vas a llegar?

-Hoy en día mantengo esta mentalidad de querer seguir demostrando que estoy bien, y espero seguir así porque mi deseo y mi ilusión es llegar al próximo Mundial con Uruguay, pero jugando y no siendo un compromiso o una molestia. Si siento que puedo aportar algo, perfecto; y si no es así, no estaré. Hoy en día me siento con muchísimas ganas y de acá a que llegue el Mundial no se sabe, pero espero seguir con las mismas ganas y la misma ilusión que tengo de seguir jugando al fútbol.

Luis Suárez es el máximo goleador histórico de la Celeste con 63 goles. Foto: Gerardo Pérez

-Estás peleando el “Pichichi” con Messi, pero de rivales. ¿Es especial? ¿Te ves ganándole?

-Es muy temprano, por más que uno de los dos está primero y el otro a un gol. Es difícil comparar o ponerte a proyectar qué puede pasar de acá al final de temporada, porque en los delanteros hay rachas. Lo que sí hemos hablado con él y nos hemos hecho bromas es que ojalá algún día lo ganemos juntos, por la relación que tenemos. Pero eso lo hablábamos cuando estábamos juntos en el Barcelona.

Suàrez y Messi forjaron mucho màs que una amistad. Foto: Archivo.

-¿Tu obsesión por el gol es interminable?

-No la voy a perder nunca. Eso es lo que me motiva, convivo con eso, me siento mejor anímicamente. Las ganas de hacer goles no me las va a cambiar nadie, pero hoy en día estoy más por la de disfrutar a nivel grupal, porque estoy en un equipo al que se le hace difícil conseguir cosas por la liga en la que se encuentra, pero con la ambición y las ganas que tienen los compañeros de querer pelear por lo máximo.

-¿Sos el símbolo del equipo?

-No. Adentro de la cancha hablaré mucho, pero afuera no soy de decirles cómo tienen que hacer las cosas ni a los jóvenes ni a los que no son tanto. Sí quiero que ellos vean que vine acá, sin importar del lugar que llegué ni lo que he logrado o ganado, para ser uno más. Que también me gusta que me corrijan, que el entrenador me corrija cosas tácticas que no estaba acostumbrado, que lo acepto sin problemas, y que vean que vine a ser uno más, con ganas de aportar lo que pueda aportar, ya sean goles, asistencias, trabajo o lo que sea para que el equipo gane. Eso es lo que me hace sentir importante, no por lo que yo pueda hablar más en el vestuario.

Luis Suárez es el dueño del gol en Atlético de Madrid. Foto: EFE.

-¿Esta liga es especial?

-Sería una satisfacción a nivel personal seguir ganando cosas y para el club, después de tantos años, creo que de 6 ligas y de estar compitiendo contra el Real Madrid y Barcelona, sería muy importante. Y eso es lo que más satisfacción me daría, pero siempre con la tranquilidad de que todavía faltan muchísimos partidos. Esto es muy largo, tenemos que tratar de seguir por esta línea y no desaprovechar esta linda oportunidad que podemos tener.

-Dijiste que querés trabajar con los jóvenes. ¿Vas a ser el hombre de las formativas en Nacional?

-(Risas). Es difícil saber lo que voy a hacer de acá a algunos años, pero sí, tanto en Nacional como en cualquier equipo, mientras pueda sentirme útil y pueda servirle a los jóvenes, más que nada que sepan darle valor a las cosas que le pueda dar un club o tratar de enseñar, para ver que no es fácil llegar a Primera o a Europa o lo difícil que es mantenerse. Espero poder transferirlo en el futuro.

-¿Y volver a Uruguay?

-Es difícil. Me voy haciendo mayor, mis hijos también, están queriendo tomar decisiones. Esa decisión llegará en su momento. De ahora al futuro cercano lo que quiero es seguir disfrutando la Liga española y al Atlético.

Fuente: Elpaís