FM Ideal En Vivo Ladrón fue el autor del atentado contra la Fiscalía de Bella Unión – Fm Ideal 90.1

Ladrón fue el autor del atentado contra la Fiscalía de Bella Unión

El delincuente intentó ingresar por la puerta principal. Al no poder forzarla, rompió una ventana y tiró la bomba dentro del recinto. El fuego quemó unas cortinas e inutilizó el sistema de alarmas.

Daños ocasionados por una bomba Molotov en la Fiscalía de Bella Unión. Foto: El País

En un hecho inédito en la historia judicial del país, en la madrugada de ayer se realizó un atentado contra la Fiscalía de Bella Unión. Eran las 3 horas de la víspera cuando un individuo intentó ingresar por la puerta principal a la sede. Al no poder hacerlo, rompió una ventana y arrojó una bomba molotov hacia el interior, según informó el fiscal de Corte, Jorge Díaz, en una conferencia de prensa a la que fue acompañado por el fiscal adjunto de Corte, Juan Gómez.

Tras el estallido de la bomba, se inició un foco ígneo. Los ruidos generados por el estruendo alertaron a un policía que vivía a poca distancia. El agente, ayudado por un vecino, apagó el fuego que, a esa altura, ya había quemado las cortinas y destruido el sistema de alarmas de la fiscalía.

“Si no fuera por el policía y el vecino, los daños serían mayores. Habría destruido computadoras y mobiliarios”, precisó Díaz. Y agregó: “No tenemos que lamentar daños”.

No obstante, Díaz dejó entrever que el incidente fue un ataque a la institucionalidad de la Fiscalía. “Se pasó una raya”, expresó. Y poco después, advirtió: “Es un cruce de caminos”.

Recordó que desde hace tiempo predica sobre la falta de seguridad en las sedes fiscales y en cuanto a la desprotección de los funcionarios.

“Hemos reclamado (al sistema político) un mayor presupuesto para dotar de más seguridad a las Fiscalías y funcionarios”, insistió Díaz. El fiscal de Corte no dio detalles de la investigación, y solo manifestó que las cámaras de un vecino registraron al individuo al realizar el atentado y huir del lugar.

“Se está trabajando en la identificación de la persona que realizó el ataque”, señaló el fiscal de Corte, y luego agregó que la Policía artiguense manejaba una línea de investigación que incluía a varias personas.

Desde la hora del ataque, la Policía puso todos sus esfuerzos en ubicar al individuo que tiró la bomba molotov. En la mañana de ayer, en las oficinas de la Policía Científica de Bella Unión había un inusual frenesí por encontrar una pista que permitiera desentrañar lo sucedido. En un primer momento, los investigadores policiales presumieron que el origen del atentado tenía como trasfondo el tráfico de estupefacientes.

El origen del problema habría surgido a principios de este mes, cuando la Policía realizó un sorpresivo operativo contra varias “bocas de drogas” ubicadas en barrios periféricos de la ciudad de Bella Unión.

Es que en ese entonces las pérdidas generadas a los traficantes fueron cuantiosas, según afirmaron fuentes del caso. Una sola “boca de drogas” puede recaudar hasta $ 500.000 en un solo día de un fin de semana, agregaron. Sin embargo, con el correr de las horas la hipótesis narco se cayó. Y en horas de la noche Policía Científica ya había logrado identificar al autor del atentado.

Según dijo a El País una fuente judicial, se trata de un individuo con antecedentes penales, que carece de vínculos con bandas de narcotraficantes conocidas en el lugar.

La fuente reconoció que es posible que el individuo sea un consumidor y hasta podría haber vendido estupefacientes. Sin embargo, agregó, el atentado no tiene vinculación con los operativos contras las bocas realizados en los últimos días.

Es que esta persona había cometido días atrás un hurto en una institución oficial y dejado sus huellas, y por eso sobre él pesaba una citación de la Fiscalía.

En lugar de concurrir a la sede, al individuo se le ocurrió incendiarla, según contó la fuente judicial.

Punto estratégico.

Bella Unión es considerada una ciudad relativamente tranquila. Sin embargo, la muerte de un conocido traficante de la zona dejó acéfala a una organización narco que opera desde hace más de 20 años en la zona. Con la ausencia del jefe, el grupo de delincuentes se dividió en dos que pugnan por la mayor parte del territorio. Por eso en lo primero que pensaron los investigadores fue en una venganza por parte de narcotraficantes.

Bella Unión se encuentra en un punto estratégico, en la desembocadura del Río Cuareim con el Río Uruguay, en la frontera de Uruguay con Brasil y Argentina, formando así una triple frontera. Las organizaciones de narcotraficantes suelen utilizar “mulas” para traer cocaína desde Monte Caseros (Argentina). También usan lanchas que llegan hasta Bella Unión.

Los investigadores consideran que los traficantes de Bella Unión también están vinculados con cargamentos de cocaína que avionetas tiraron en campos de Artigas recientemente. El capataz de una estancia cobraba US$ 10.000 por cada envío. Colocaba aros con nylon amarillo para que los pilotos pudieran ver la zona. En un operativo policial, el capataz fue detenido junto con otros dos peones.

Los ataques a un fiscal y a un juez

El último atentado contra un operador judicial ocurrió en 1993. El 8 de junio de ese año, desconocidos dispararon contra la ventana del despacho del juez penal Rolando Vomero, ubicado en la ciudad de Pando.

Vomero investigaba la desaparición del químico chileno Eugenio Berríos, quien trabajó para el dictador Augusto Pinochet. Berríos fue secuestrado en Parque del Plata en noviembre de 1992 y tres años después sus restos aparecieron en una playa de El Pinar. La Justicia chilena comprobó la participación de servicios de inteligencia militares de Uruguay y Chile en el caso. Tres oficiales castrenses uruguayos fueron procesados y condenados en Chile.

Un segundo atentado hacia un operador judicial uruguayo ocurrió el 31 de diciembre de 1993. La casa del fiscal penal Luis Barbagelata sufrió daños luego que estallara una bomba. En el lugar dejaron un panfleto de la “Guardia de Artigas”. El panfleto decía que la acción se había realizado: “Contra la Justicia corrupta. Contra la seguridad pública. Por el almacenero procesado en defensa propia. Por los procesados por expresar la verdad”.

Fuente: Elpais