Fm Ideal 100% Online La suba de precios tuvo una aceleración “esperable”, ¿y ahora cómo va a seguir en el resto del año? – Fm Ideal 90.1

La suba de precios tuvo una aceleración “esperable”, ¿y ahora cómo va a seguir en el resto del año?

La inflación tendencial alcanzó el máximo nivel desde febrero de 2021, según el gerente en CPA Ferrere, Nicolás Cichevsk.

Banco Central del Uruguay. Foto: Estefanía Leal.

La inflación acumulada en los 12 meses a enero, se aceleró a 8,15% desde el 7,9% en que cerró 2021 y manteniéndose por fuera de la meta del gobierno (3%-7%) ¿Qué se puede esperar de ahora en adelante?

Según los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios del Consumo subió 1,78% en enero, situándose levemente por encima de las proyecciones relevadas por el Banco Central (BCU) en su Encuesta de Expectativas de Inflación de 1,69%. Fue la mayor alza de precios mensual en 21 meses.

El gerente en CPA Ferrere, Nicolás Cichevski dijo a El País que “la inflación tendencial, que excluye alimentos frescos, energía y combustibles alcanzó el 8,5% (8% en diciembre), el máximo nivel desde febrero de 2021”.

A su vez, añadió que “los factores detrás del aumento estuvieron vinculados al componente transable (manufacturas, alimentos procesados, pasajes, entre otros), que son comercializados con el resto del mundo y su variación en los últimos 12 meses pasó de 10,2% en diciembre a 10,7% en enero. A su vez, las frutas y verduras, cuyos precios se redujeron a lo largo de casi todo 2021, aumentaron un 6% en enero”.

“Por último, los precios administrados, que típicamente son revisados en enero, tuvieron un ajuste algo por debajo del mes de enero 2021 (no hubo aumentos en Antel ni combustibles en este último mes) y moderaron su suba anual a 8,9% (desde 9,2% en diciembre). Es importante mencionar que las cifras de enero no incluyen el último ajuste en el precio de los combustibles que tendría una incidencia en el dato anual de entre 0,1 y 0,2 puntos porcentuales”, agregó.

Cichevski explicó que enero es un mes con un dato mensual de inflación “típicamente alto”, que suele incluir ajustes de tarifas, productos regulados como la cuota mutual o el Imesi en el tabaco, e “incluye la reversión del efecto UTE Premia, que explica casi 1 punto porcentual del 1,78% mensual”

.Del mismo modo, el gerente de PwC, Ramón Pampín, afirmó a El País que el aumento se explica en gran parte por incrementos “puntuales y transitorios”, los cuales representan “algo más del 60% de la inflación total de enero. No obstante, creemos que es difícil encausar a la inflación en un proceso desinflacionario que la lleve a ubicarse en el límite superior del rango meta”.

En tanto, la gerente de Consultoría Económica en Grant Thornton, Sofía Harguindeguy, señaló a El País que el aumento era esperable, “sin embargo, el aumento previsto por los precios administrados podría decirse que fue menor al esperado”, ya que fue menor al de los años anteriores.

Asimismo, sostuvo que sus expectativas para diciembre del 2022 permanecen casi incambiadas, y ubican a la inflación en el entorno del 6,6%, lo cual estaría por fuera de la meta del gobierno, que a partir de septiembre es de entre 3% y 6%.

Del mismo modo, la socia de Exante, Florencia Carriquiry, explicó que sus proyecciones contemplan que la inflación “se mantendría en el eje del 8% en los próximos meses, pero que tendría cierta moderación sobre el cierre del año, hacia niveles algo superiores al 6,5%”.

“En esta proyección inciden varias cosas. Una de ellas el contexto de endurecimiento monetario que estamos viendo (y que se profundizaría en los próximos meses). Sin embargo, también resulta clave lo que suceda a nivel del escenario externo, pues también estamos asumiendo una moderación de las presiones externas (con menos suba de precios de commodities) y aumentos de los precios de los combustibles menores a los vistos el año pasado”, agregó.

Por su parte, Cichevski señaló que para el primer semestre de 2022, su previsión es que la inflación anual “tendría un leve aumento adicional, en particular considerando lo que viene sucediendo con el precio internacional del petróleo, y se ubicaría en el entorno de 8,5% a mediados de año, reduciéndose a partir de junio para cerrar 2022 algo por encima del 7%”.

Medida.

El Banco Central (BCU) prevé dos subas de la tasa de referencia (TPM) para febrero y abril, lo cual se podría esperar que impacte en la inflación. Cichevski señaló que la tasa de referencia alcanzaría el 8% (actualmente es 6,5%), “que con expectativas de inflación en torno al 7% ubican a la tasa real por debajo del 2%, (sería) un nivel no necesariamente contractivo”.

En tanto, señaló como “factor muy relevante a la hora de analizar las decisiones del BCU”, lo que sucede con las expectativas de inflación a dos años, “que se estancaron a mediados de 2021 por encima de la meta oficial y en particular aumentaron en los últimos tres meses (de 6,3% a 6,6%), mientras que por su parte, las de los empresarios se mantienen incambiadas hace un año en 8%”.

Sostuvo que para alcanzar la meta se requerirá de una política monetaria más contractiva y que otros aspectos vinculados a las expectativas del mercado, como los acuerdos salariales, pauten con proyecciones de inflación consistentes con dicho rango, “algo que no sucedió en todos los casos”.

En tanto, Pampín sostuvo que “la política monetaria está siendo cada vez menos expansiva pero le faltan incrementos en la TPM para llegar a instancias contractivas. El grado de intensidad con que se actúe sobre subas en la TPM tendrá presiones -a la baja- sobre el tipo de cambio, que siempre es un factor que presiona a la baja a varios precios que componen la canasta del IPC”.

Fuente: Elpaís