La Justicia condenó a cinco años y medio de prisión a un policía que mató por la espalda a un joven de 20 años en Malvín Norte

Vistas: 57
0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 53 Segundos

El policía que esperó el juicio en libertad, puede apelar y no irá preso hasta que la sentencia quede firme.

Este lunes el juez Alejandro Asteggiante condenó a un policía a cinco años y seis meses de prisión tras matar a un joven de 20 años disparándole por la espalda en julio de 2020 en Malvín Norte, según informó El Observador y confirmó Telemundo en base a la sentencia judicial. La Justicia estableció que la versión que dio sobre los hechos resultó inverosímil.

Según el documento, en la madrugada del 7 de julio dos efectivos policiales -entre los que se encuentra el hoy condenado- custodiaban una casa ubicada en Antonio Bachini y Nariño. Debido a las bajas temperaturas los funcionarios se resguardaron en el auto de uno de ellos.

Esa misma madrugada cuatro jóvenes habían organizado una salida con un grupo de chicas, entre ellos se encontraba la víctima, Guillermo Marenales. Cuando iban hacia el lugar de encuentro, este último se acercó al vehículo en el que estaban los agentes buscando un lugar para orinar, pero al ver que el auto estaba ocupado, siguió su camino.

Fue ahí que uno de los policías salió del vehículo, y tras una breve discusión sacó el arma. Marenales se dio vuelta y salió corriendo pero el policía disparó y le dio en la espalda. El herido corrió una cuadra pero se quedó en unos arbustos, mientras sus amigos huían de los efectivos que seguían disparando.

Las cámaras del Ministerio del Interior y de particulares no solo registraron los hechos, sino también a los dos efectivos buscando recoger casquillos que habían quedado en el lugar. La defensa de los policías señaló que Marenales estaba armado y que murió por otros enfrentamientos que hubo en la zona.

Esa versión «resulta inverosímil», expresó el juez Asteggiante, y condenó al policía a cinco años y seis meses de prisión, por homicidio a título de dolo eventual. Esto significa que aunque no quisiera matar, debió prever que ese podría ser el resultado de dispararle por la espalda.

La Fiscalía había pedido seis años, pero el juez valoró que no tenía antecedentes penales. El policía que esperó el juicio en libertad, puede apelar y no irá preso hasta que la sentencia quede firme.

Fuente. Teledoce

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *