La ciencia crea el primer animal de laboratorio capaz de tener hijos sin sexo

Vistas: 63
0 0
Tiempo de lectura:2 Minutos, 33 Segundos

La mosca de la fruta de la especie Drosophila melanogaster suele reproducirse sexualmente, pero un equipo coordinado por la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, logró nacimientos virginales o por partenogénesis, el proceso por el que un óvulo se convierte en un embrión sin la fertilización del esperma.

Moscas de la fruta capaces de reproducirse sin necesidad de un macho. Eso es lo que logró un equipo de científicos que descubrió y activó la causa genética del nacimiento virginal en este insecto, una capacidad que luego se transmite de generación en generación.

La mosca de la fruta de la especie Drosophila melanogaster suele reproducirse sexualmente, pero un equipo coordinado por la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, logró nacimientos virginales o por partenogénesis, el proceso por el que un óvulo se convierte en un embrión sin la fertilización del esperma.

La investigación que publicó Current Biology indicó que, esta capacidad, una vez inducida, se transmite de generación en generación. Las crías pueden reproducirse sexualmente si hay machos alrededor y en caso contrario lo hacen de forma asexuada.

La descendencia de un nacimiento asexuado no son clones exactos de la madre porque se produce una leve variación en su ADN, pero son genéticamente muy similares y siempre son hembras.

«Fue muy emocionante ver cómo una mosca virgen producía un embrión capaz de desarrollarse hasta la edad adulta y luego repetir el proceso», explicó la principal autora del estudio.

Las moscas hembras manipuladas genéticamente esperaron a encontrar un macho durante la mitad de su vida, unos 40 días, pero luego al no encontrarlos por estar en cautiverio y aisladas dentro del laboratorio se rindieron y procedieron a tener crías clonadas.

En la segunda generación de moscas, sólo entre el 1 y el 2% tuvo descendencia de esa forma asexuada y ocurrió cuando no había moscas macho alrededor, pero si estos machos existían las moscas se apareaban y reproducían de forma normal.

Antes de llegar a la mosca manipulada, el equipo tuvo que secuenciar los genomas de dos cepas de otra especie de mosca de la fruta. Una de ellas siempre necesita machos para reproducirse y la otra lo hace sin ellos, por nacimientos virginales.

Así, por comparación, pudieron identificar los genes que se activan o desactivan cuando las moscas hembras se reproducen sin necesidad de macho.

El siguiente paso fue alterar los que se creía que eran los genes correspondientes en la mosca de la fruta modelo, y funcionó.

La principal hipótesis de los investigadores es que los animales que se reproducen de forma asexuada lo hacen como una estrategia de supervivencia. De esta forma ayudan a la preservación de la especie.

En la investigación, que duró seis años, se usaron más de 220.000 moscas de la fruta vírgenes y la clave fue trabajar con Drosophila melanogaster, algo que, según los investigadores, habría sido increíblemente difícil en cualquier otro animal.

Ese tipo de mosca es el «organismo modelo» de la investigación genética desde hace más de 100 años y sus genes se conocen muy bien, indicó la Universidad de Cambridge.

Fuente: Teledoce

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *