>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< Israel empieza a dejar el tapaboca – Fm Ideal 90.1

Israel empieza a dejar el tapaboca

Ya no es obligatorio utilizar el tapabocas en espacios abiertos. Asimismo las clases vuelven a ser presenciales y full time.

En Israel dejó de ser obligatorio el uso de tapabocas en espacios abiertos. Foto: EFE.

Un año después de que se impusiera su uso obligatorio, los israelíes han comenzado a quitarse los tapabocas con cautela al aire libre. Con más de la mitad de la población completamente vacunada, el Gobierno eximió la obligación de su uso a partir de ayer domingo, aunque su utilización seguirá siendo exigida en espacios cerrados.

De este modo, Israel inicia el proceso de volver a la vida de antes de la pandemia. La supresión de la obligatoriedad de las mascarillas coincide con el levantamiento de las últimas restricciones en el sistema educativo: el regreso a clase de todos los alumnos de primaria y la eliminación de los grupos burbuja y aulas desdobladas. El reto que afrontan ahora las autoridades sanitarias es garantizar que los ciudadanos sigan observando las normas de distancia física y protección en los espacios cerrados.

“Todos tenemos que llevar un tapaboca en el bolsillo para usarla cuando sea necesario”, ha alertado el coordinador nacional contra la pandemia, el médico Nachman Ash.

El certificado vacunal o “pase verde” es la principal herramienta con la que cuentan los responsables de la salud pública. Este salvoconducto digital permite a los inmunizados acceder a hoteles, instalaciones deportivas, auditorios culturales o al interior de bares, restaurantes y salas de fiestas. Y viajar sin tener que someterse a cuarentena a países como Grecia o Chipre, que han suscrito los primeros acuerdos turísticos bilaterales, con la condición de presentar un test PCR negativo a su llegada a destino.

Vacunados

El 54% de la población israelí (9,3 millones) ha recibido las dos inyecciones de Pzifer-BioNtech, la única que se ha administrado en el Estado judío. Y cerca de un 10% ha superado la COVID-19 y se encuentran inmunizados. Si se tiene en cuenta que otro 30% (los menores de 16 años), no puede ser aún vacunado, en realidad casi el 85% de los ciudadanos y residentes susceptibles de recibir la inoculación se encuentra ya protegido.

El biólogo del Instituto Weizmann Eran Segal, que analiza en clave informática la evolución de la pandemia en Israel, ha constatado que desde el pico de la tercera ola, registrado a mediados de enero, el número de pacientes que dieron positivo se ha reducido en un 98%.

El Ministerio de Sanidad contabilizó el sábado 82 casos, con una tasa de positividad que se sitúa por debajo del 1% desde comienzos de abril. En este momento solo hay unos dos centenares de hospitalizados en condición crítica y los enfermos activos son poco más de 2.500.

“Hoy me siento libre”, aseguraba Sarah, de 25 años, sentada en un banco de la calle de Ben Yehuda de Jerusalén, un céntrico espacio peatonal. “Siento que las cosas ya van a mejor”, describía sus sentimientos esta empleada de un portal de alquiler de apartamientos turísticos. “Tenemos una ocupación del 70%, con viajeros locales, pero no nos recuperaremos mientras no puedan venir visitantes del extranjero”, añadía expresando la preocupación general del sector del turismo tras más de un año de cierre de fronteras a causa de la COVID-19.

A partir del 23 de mayo está previsto que Israel empiece a aceptar grupos limitados de turistas que puedan acreditar su vacunación y aporten pruebas negativas de infección anteriores al viaje y a su llegada.

En Israel dejó de ser obligatorio el uso de tapabocas en espacios abiertos. Foto: EFE.

Clases

Otro sector que percibe los progresos recientes es el educativo. Tras haber vuelto en febrero de manera gradual a las aulas con restricciones, grupos burbuja y combinando lecciones virtuales y presenciales, unos 2,5 millones de alumnos reanudan esta semana las clases a tiempo completo y sin tener que estar separados en «cápsulas».

Las medidas son tanto para niños de guardería como estudiantes de primaria y secundaria, que a partir de hoy podrán ir a clase entre cinco y seis días por semana, como era habitual antes del virus.

También se levantan las limitaciones que tenían para moverse entre aulas, pero deberán seguir ventilando espacios, mantener la distancia social y usar mascarillas en clase, concretó ayer el Ministerio de Educación en un comunicado.

Cautela

Los pasos son lentos y manteniendo la vigilancia. Israel diagnosticó el viernes siete casos de la cepa del virus detectada inicialmente en India, de la que aún se tiene poco conocimiento. Las autoridades investigan ahora si la mutación es resistente o no la vacuna y el grado de contagio que podría suponer.

Ante todo, Sanidad insta a cumplir las nuevas normas con rigor y a mantener la higiene y la distancia social para evitar infecciones.

En enero, Israel registró su pico de contagios, com más de 10.000 infecciones registradas en 24 horas. Por ese entonces, el país estaba en plena vacunación.

Nachman Ash advirtió que aún no se puede cantar victoria: pese a la gran cantidad de vacunados y los israelíes que superaron el virus, se necesita llegar «al 75% de población inoculada y/o recuperada» para conseguir la anhelada inmunización de rebaño.

«Salí de casa sin la mascarilla puesta, pero al cabo de poco me la volví a poner porque me sentía raro, como si estuviera desnudo», explicó Tuval Wolf, un joven israelí que caminaba por una calle peatonal Jerusalén ayer domingo.

Para otros como Yoav Menuhin, salir al aire libre y «respirar sin el filtro de la mascarilla» fue «liberador» e incluso «emocionante», todo un símbolo de «optimismo» sobre el futuro.ADEMÁS

Alerta por contagios en zonas palestinas

Mientras en Israel ya se circula por las calles sin mascarilla, en la franja de Gaza y en Cisjordania (5,2 millones de habitantes) se han disparado las infecciones. En la franja costera se han podido vacunar unas 40.000 personas. Otras 110.000 en Cisjordania, sin contar a un número similar de trabajadores palestinos que han sido inoculados por la sanidad israelí. Como comunidades aisladas, los contagios en Palestina no se han visto afectados por nuevas variantes del coronavirus contra las que la eficacia de la vacuna de Pfizer está aún por determinar.

Con 23 muertos, la Franja de Gaza registró un récord histórico de fallecimientos diarios por coronavirus ayer domingo.

Desde la declaración de la pandemia en Gaza (dos millones de habitantes) han muerto 761 personas por la enfermedad, según el balance actualizado del Ministerio de Salud palestino. El enclave ha registrado 466 nuevos casos de infección de la enfermedad.

En Cisjordania, el otro territorio bajo control palestino, los fallecidos fueron 11 ayer y los contagios de 486.

En Gaza y Cisjordania se acumulan 82.287 casos de coronavirus desde el origen de la pandemia. Actualmente, más de 20.000 de los casos están activos. El pico de contagios fue en marzo, con 2.300 casos diarios. La vacunación ha sido exigua; solo 0,8% de los palestinos han sido inoculados.

Cuarentena y vacunas, fórmula del éxito

El biólogo molecular Ernesto Riesnik explicó que “los casos en Israel bajaron a casi cero después de la combinación de una cuarentena estricta y una gran campaña vacunación”. En ese sentido, aclaró que “la vacunación empezó al mismo tiempo que la cuarentena estricta de un mes y medio”. Resaltó que las escuelas estuvieron “completamente cerradas por más de un mes”. La cuarentena estricta, que duró desde fines de diciembre y hasta principios de febrero, permitió descomprimir la situación sanitaria mientras se desplegaba la campaña de vacunación.

Playas repletas y sin barbijos en Tel Aviv

En las playas y en las terrazas de los restaurantes de Tel Aviv, los israelíes se disputaban el fin de semana cada palmo de arena y las últimas mesas disponibles. Solo los encargados del alquiler de sombrillas y los camareros portaban mascarilla horas antes de que entrara en vigor la supresión de su uso obligatorio. Israel ha celebrado con un largo puente festivo el 73º aniversario de su declaración de independencia, proclamada meses después de la partición de Palestina. Los más jóvenes caminaban sin mascarilla mientras que las personas de mayor edad llevaban nariz y boca cubiertas. Los expertos se preguntan qué tan cerca está el país de la inmunidad de rebaño y también la vigencia de la efectividad de la vacuna, que Pfizer garantiza al 91% durante los seis primeros meses.

Fuente: Elpaís