Fm Ideal 100% Online IMM dejó sin ejecutar partida de alimentación para población más vulnerable en pandemia – Fm Ideal 90.1

IMM dejó sin ejecutar partida de alimentación para población más vulnerable en pandemia

El 80% de un total de $10 millones disponibles desde 2020 quedó sin instrumentarse.

Intendencia de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto.

En pleno inicio de la pandemia, la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) dejó sin ejecutar el 80% de una partida que tenía asignada para alimentación de la población más vulnerable. Los $ 8.022.000 inutilizados representan US$ 184.000 al tipo de cambio promedio de mayo de 2020, el mes en que la Junta Departamental aprobó la erogación durante la administración de Christian Di Candia.

La partida total, que fue cedida por la Junta de su presupuesto, era de $ 10 millones y el convenio obligó a la IMM a la compra de 10.000 tickets alimentación de $ 1.000 cada uno. Según el texto aprobado en mayo de 2020, deberían entregarse “a las personas de los sectores más vulnerados con las que la intendencia tiene relación directa, ya sea porque son beneficiarias de programas sociales o porque sus actividades las vinculan con la comuna”.

Tanto jerarcas de la anterior administración como ediles frenteamplistas consultados por El País explicaron que los inconvenientes en la implementación se dieron porque la referencia a tickets alimentación como un tipo específico de beneficio fue algo que no pudieron operativizar. Sin embargo, en el oficialismo departamental, incluida la actual administración, evitaron responder acerca de más detalles sobre las causas que dejaron los fondos sin ejecutar y de cómo una parte sí logró utilizarse.

La situación quedó expuesta la semana pasada luego de que la Junta Departamental votara el jueves 16 cambios en el destino de la partida sin ejecutar. Mediante una redacción más amplia, el nuevo texto incluyó modificaciones que desde la IMM esperan ahora los habilite a ejecutar los recursos, en esta oportunidad como parte del Plan ABC, el buque insignia de la intendenta Carolina Cosse.

El exdirector de Desarrollo Económico, Óscar Curutchet, dijo que en su momento la IMM conformó una comisión para implementar el convenio. La idea era instrumentarlo mediante un convenio con el Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas del Uruguay (Cambadu) y ejecutar los tickets a través de una aplicación de Antel. Sin embargo, manifestó que el tema luego quedó en la transición de los dos gobiernos. El País consultó al departamento de Comunicación de la intendenta Cosse pero no obtuvo respuesta.

Carolina Cosse en el día del comité de base. Foto: Valeria Gil

En tanto, el coordinador de bancada del Frente Amplio en la Junta Departamental, Martín Nessi, afirmó que hubo un “problema de instrumentación en el período anterior”. “Se había planteado que esto se usara mediante ticket alimentación y se pudiera hacer llegar a los usuarios de esa forma. Pero fue complejo el procedimiento”, dijo.

Cuando comenzó la pandemia, la IMM optó en principio por una ayuda alimentaria comprendida por dos partidas de 10 mil canastas, que pesaban 24 kilos y generaban problemas para trasladarlas por parte de los beneficiarios. En una segunda instancia, se pensó en acuerdo con la Junta Departamental en instrumentar el beneficio mediante vales. Así, la resolución especificó que debían ser tickets alimentación y no otorgó otra alternativa, lo que según los consultados complicó la implementación que quedó a cargo de la IMM.

“Entendimos que el sistema de canastas no era el mejor. El convenio se hacía para que si un usuario del ticket iba a un almacén afiliado a Cambadu, lo pudiera descontar con un sistema en el que colaboraba Antel. Eso fue lo último que hablé del tema y quedó en la transición”, afirmó Curutchet. Consultado el exsecretario general Fernando Nopitsch, dijo no estar al tanto de los detalles que complicaron la instrumentación.

Fuentes de Antel señalaron que hubo una implementación inicial mediante la aplicación TuApp pero que no se logró masificar su alcance por parte de la comuna, y eso llevó a la empresa a devolver el dinero sobrante.

En tanto, la IMM firmó con Cambadu un convenio recién en junio de 2021, aunque su alcance fue distinto al pautado de manera inicial (ver recuadro).

El edil nacionalista Javier Barrios Bove dijo que a la bancada opositora tampoco le informaron los motivos sobre por qué ese dinero quedó sin ejecutar. “Hay gente que necesita un apoyo alimentario y estamos de acuerdo que la Junta colabore. Pero llama la atención que en ese momento de más necesidad no se haya ejecutado”, dijo Barrios Bove a El País. “Teniendo la plata, teniendo el convenio, tendrían que haber preguntado (a la Junta) si lo podían ejecutar de otra forma”, agregó.

Más de un año y medio después de la aprobación inicial, la Junta Departamental de Montevideo votó la semana pasada habilitar a la IMM para volver a ejecutar los $ 8.022.000 “con destino a programas del eje alimentación del Plan ABC”. La Junta cedió además un adicional de $ 6.000.000, por lo que el nuevo monto a ejecutar asciende a $ 14.022.000.

El legislativo incluyó un apartado que obliga a rendir cuentas del destino de lo ejecutado. “Lo que hicimos en este periodo fue plantear un mecanismo distinto de que esto fuera directo al plan ABC alimentación. La intendencia tiene que ir rindiendo cuentas de en qué se va invirtiendo el dinero”, dijo Nessi.

La IMM espera ahora aplicarlo bajo el marco de un programa más amplio, y auguran que su implementación sí será viable.

Intendencia de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto

Origen de los fondos. 

La partida de $ 10 millones que la Junta Departamental cedió a la IMM es parte de los recursos que el gobierno departamental transfiere al legislativo para su presupuesto. En mayo de 2020 los ediles autorizaron a la administración a retener ese dinero de la partida anual correspondiente.

La opción de recurrir en 2020 a los tickets fue un acuerdo de la IMM con los ediles del Frente Amplio. La expresidenta de la Junta Departamental, Adriana Barros, dijo que la idea fue instrumentar los tickets a través de diferentes aplicaciones “para que la gente tuviera la libertad de comprar los artículos que necesitara, sabiendo que la tecnología permite restringir el alcohol y el tabaco”. Barros, sin embargo, manifestó su sorpresa sobre que el dinero no haya sido ejecutado.

El tema tuvo debate en el oficialismo de Montevideo. En la interna algunos ediles señalaron que sin embargo las canastas permitían comprar alimentos al por mayor, más baratos, y que al final de cuentas el sistema de tickets terminaba siendo más caro para los beneficiarios. “Se generó todo un problema y no se pudo aplicar como se hubiese querido”, dijo uno de los consultados.

Con la resolución votada en la Junta el 16 de diciembre de 2021, el legislativo volvió a autorizar a la IMM a retener otros $ 6 millones, los que ahora también serán utilizados en el marco del Plan ABC.

Apoyo a ollas y usuarios de policlínicas

Si bien los fondos cedidos por la Junta a la intendencia no se ejecutaron en su gran mayoría, desde la administración remarcan que hubo otras ayudas en lo que va de la pandemia, ya sea mediante canastas, el plan ABC y el aporte a ollas populares. A través de un convenio con Cambadu firmado el 4 de junio de 2021, el gobierno departamental comprometió una ayuda económica de $ 2.800 para 450 usuarios de policlínicas de la comuna que sean madres, padres, tutores o curadores de niños menores de 3 años que presenten desnutrición o retraso de crecimiento, y para mujeres embarazadas y en lactancia que evidencien malnutrición por déficit. El monto total a ejecutar equivale a $ 15.120.000 y tiene validez para la compra de productos en comercios afiliados a Cambadu. El directivo de la gremial, Antonio Ameijenda, que se trataba de una experiencia inicial que luego buscará extender. En cuanto a ollas populares, la IMM informó el 17 de diciembre en su sitio web que en Montevideo funcionan 400 ollas y merenderos populares, de los que 388 reciben apoyo del gobierno departamental. La distribución de la administración de Cosse comenzó en diciembre del año pasado con 88 ollas y luego fue ampliada.

Fuente: Elpaís