>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< ¿Hay recuperación del trabajo? Las señales positivas de los datos de empleo – Fm Ideal 90.1

¿Hay recuperación del trabajo? Las señales positivas de los datos de empleo

De acuerdo con los analistas, las de enero reflejaron una mejora respecto a los meses previos aunque advirtieron que todavía es pronto para afirmar que se trata de una recuperación.

Aumentó la cantidad de personas que buscan trabajo. Foto: Estefanía Leal

Durante el mes de enero el mercado laboral registró mejoras en sus principales indicadores tras un incremento en la tasa de empleo. Pese a que el desempleo aumentó en comparación con febrero, esto se explica porque hubo una mayor actividad, es decir más personas buscando trabajo.

De acuerdo con los analistas, las cifras de enero fueron mejores a las esperadas y marcan una mejora del mercado laboral, aunque prevén una lenta recuperación para los próximos meses, condicionada a la evolución de la situación sanitaria, el proceso de vacunación y posibles nuevas medidas de restricción.

Según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de empleo -cantidad de personas empleadas con respecto a la población en edad de trabajar- fue 55,2%, mientras que en diciembre había sido 54,9%. Según los datos procesados por El País, en enero hubo 1.601.352 de personas empleadas, lo que implicó unas 15.840 personas más respecto a diciembre pero 56.481 menos frente al mismo mes del año anterior.

La tasa de actividad -población en edad de trabajar que está ocupada o busca empleo- fue 61,9%. Aumentó 0,6 puntos porcentuales en comparación con diciembre cuando había sido 61,3%. Según los especialistas esa suba en la desocupación se debió a que hubo más personas volcadas al mercado laboral. De acuerdo con el economista Aldo Lema, el número de ocupados “aumentó en 90.000 personas entre enero y el mínimo de abril” y el incremento asciende a 97.000 personas si se excluyen los factores estacionales.

En tanto, la tasa de desempleo -aquellas personas desocupadas respecto de la población económicamente activa- registró una leve suba de 0,2 puntos en enero al ubicarse en 10,7% cuando había sido 10,5% en diciembre. Según explicó a El País Nicolás Cichevski, gerente del Área de Consultoría Económica de Grant Thornton, el aumento en el desempleo se explica porque el incremento en el número de personas que buscan empleo fue mayor a la cantidad de puestos de trabajo creados.

No obstante, de acuerdo con Lema, el mercado laboral “no tuvo un deterioro adicional e incluso en enero mostró una fuerte recuperación” dado que “se crearon 18.000 empleos, pero al desestacionalizar la cifra es más del doble”.

Según sus cálculos, si se corrigen las series por factores estacionales, la caída del desempleo es de 10,6%, “después de varios meses en torno a 11%”, explicó.

Los datos de enero “sorprendieron un poco ya que veníamos de un deterioro en diciembre, a lo que se le sumó el impacto del turismo y del deterioro de la pandemia. En ese sentido, la mejora en los indicadores fue mejor a lo que preveíamos, pero restará confirmar si se trató de un dato mensual atípico o si la tendencia se confirma en febrero”, indicó Cichevski y agregó que el impacto “del recrudecimiento de la pandemia en diciembre fue bastante más limitado” de lo previsto.

“Una hipótesis podría ser que tanto empresas como consumidores supieron adaptarse mejor a las restricciones y minimizaron el impacto en la actividad económica”, reflexionó.

Perspectivas de expertos.

De acuerdo con Florencia Carriquiry, economista y socia de Exante, los pronósticos “apuntan a una muy lenta recuperación del empleo en el transcurso del año” y sin que se logre recuperar los niveles del mercado laboral previos al COVID-19. Además, manifestó que esperan que la tasa de actividad siga en aumento, es decir que siga recuperándose la búsqueda de trabajo, lo que llevaría a que la desocupación permanezca “arriba del 10% durante todo el año”.

El deterioro sanitario implica “una dificultad adicional para la recuperación del mercado de trabajo en estos meses”, dijo Carriquiry, aunque explicó que la magnitud de ese impacto va a depender de las medidas que anuncie el gobierno para frenar el avance de la pandemia.

Por su parte, Ramón Pampín de la Consultoría Económica de PwC, señaló que cuando comience la recuperación en el mercado laboral, esta “va a darse en sectores más afectados por la pandemia, que no necesariamente son lo que mayor demanda relativa de trabajo generan”, mientras que aquellos rubros que sí la generan “pueden tener alguna rigidez en su recuperación dependiendo de la política de ingresos y salarios”, explicó.

Buscar empleo en el portal de Gallito. Foto: Estefanía Leal.

Además, dijo que “se dará un gran impulso en la próxima temporada turística, con la demanda de empleo desde el sector de alojamiento y restaurantes”.

En tanto, Lema consideró que en marzo-abril “probablemente podría haber algún deterioro” del mercado laboral, aunque dijo que la perspectiva de los avances del proceso de vacunación contra el COVID-19 “podrían volver a atenuarlo”.

Más allá de los factores de corto plazo, según Carriquiry, desde el lado de la política económica “serán claves las pautas que se anuncien para la próxima negociación salarial”, las cuales indicó que “deberán ser muy cautelosas”, no solo por el impacto en la inflación sino porque “procurar una recuperación del salario real ‘demasiado’ temprana puede entorpecer la creación de empleos, en un contexto que de por sí no está siendo propicio”, manifestó.

La pandemia: el principal riesgo

Desde CPA Ferrere esperan que se recuperen entre unos 20.000 a 25.000 empleos este año “de los 60.000 perdidos el año pasado y este dato no representa una innovación significativa como para cambiar nuestro diagnóstico”, indicó a El País Giuliano Cantisani, consultor senior del Servicio de análisis y pronósticos económicos de la consultora. A su entender, “el principal riesgo es que el deterioro de la situación sanitaria (y las eventuales mayores restricciones asociadas) conlleven a un enlentecimiento en el ritmo de la recuperación económica”. Según Cichevski, “es de esperar cierto estancamiento para lo que resta del primer semestre y una lenta recuperación a partir del segundo”, a medida que “avance la vacunación y se vayan levantando las restricciones”.

Fuente: Elpaís