Fm Ideal 100% Online Elecciones en Chile con efecto regional – Fm Ideal 90.1

Elecciones en Chile con efecto regional

El resultado tendrá impacto a nivel de las alianzas políticas que se desarrollan en América Latina.

Preparativos para el balotaje en Chile. Foto: AFP.

La segunda vuelta de las presidenciales en Chile de mañana, domingo 19, cierra el ciclo electoral más intenso que ha vivido el país en mucho tiempo. A lo largo de este año en Chile se ha elegido la totalidad de los cargos políticos: legisladores de las dos cámaras, gobernadores, consejeros regionales, alcaldes y ahora al presidente de la República.

Estas elecciones tienen la particularidad de que las fuerzas políticas que han conducido a Chile desde el retorno de la democracia en 1990 a la fecha, han sido excluidas de la segunda vuelta. No hay ninguna fuerza que reivindique la obra del actual gobierno de Sebastián Piñera. Y los dos candidatos, José Antonio Kast (derecha) y Gabriel Boric (izquierda) representan dos modelos radicalmente diferentes, lo que evidencia la polarización, sobre todo de las elites políticas.

Las últimas encuestas muestran la dificultad de predecir el resultado electoral. Se habla de “un resultado incierto y probablemente muy estrecho”, aunque en estos días el espaldarazo a Boric por parte de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, podría haber inclinado la balanza a favor de este candidato. De todas formas, eso está por verse en las urnas.

¿Por qué existe un panorama incierto?

Fundamentalmente por tres razones: el abstencionismo fue alto en la primera vuelta (53%) y es difícil predecir cuántas personas de ese grupo votarán en el balotaje y a quién; por otro lado, es muy probable que los votantes de Franco Parisi, quien quedó en tercer lugar en la primera vuelta, no se dirijan todos -o en su gran mayoría- a uno de los candidatos de la segunda vuelta, sino que se repartan entre ellos; y un tercer factor es que podría surgir un imprevisto similar al ocurrido en Estados Unidos cuando resultó electo Donald Trump en 2016: la gente no decía que votaría por él, pero así lo hizo.

En esa línea, es posible que Kast haya ganado más seguidores de lo que hasta ahora se haya podido detectar.

Impacto en la región.

El resultado de las elecciones en Chile son relevantes en América Latina, porque pesarán en las alianzas políticas de la región. No hay que olvidar que el año próximo se realizarán las elecciones presidenciales en Brasil y es probable que Luiz Inácio Lula da Silva vuelva al poder.

“A nivel global y regional es importante lo que pase en Chile, porque podría haber una vuelta al autoritarismo, como hubo en Brasil con Bolsonaro, o en Estados Unidos con Trump, si se sigue la nueva modalidad de que los autoritarismos ya no llegan con golpes de Estado, sino también por la vía electoral. Si Chile cae en regímenes híbridos autoritarios, sería una alerta para otros países, donde podría ocurrir algo similar. Tampoco la ultra-derecha de Kast tiene una preferencia por el multilateralismo o la cooperación regional, lo que podrá impactar a otros países”, analiza para El País Pamela Figueroa, politóloga de la Universidad de Santiago de Chile.

No todos están de acuerdo con su visión. Según Manfred Svensson, profesor de la Universidad de los Andes e investigador del Instituto de Estudios de la Sociedad de Chile, “existe una tendencia a interpretar a Kast bajo la luz de Trump, Bolsonaro o Milei, pero hay que ser cautelosos porque estamos ante la presencia de un conservador pragmático, por lo que elementos muy distintos a los que se perfilan hoy en día podrían caracterizar a su gobierno. Además, Boric giró su visión radical hacia una socialdemocracia y tampoco se sabe si seguirá así, o es una pantalla”.

Roberto Cabrera, MBA en análisis político y consultor chileno, pone el foco en otro aspecto: “Boric se ubica en una renovación generacional de la izquierda, muy diferente al Frente Amplio de Uruguay que estuvo quince años en el gobierno y cuenta con experiencia en la gestión. La izquierda de Boric tiene poca experiencia institucional, lo que se sentirá de resultar electo, pero es una fuerza que está creciendo mucho y seguirá en esa línea”.

No obstante, a su entender, son las nuevas derechas las fuerzas que más se impulsarán en el futuro. “Bolsonaro en Brasil, Bukele en El Salvador, Vox en España y Cabildo Abierto de Uruguay son nuevas derechas que reivindican viejas ideas, pero con ofertas competitivas. Antes, en Chile, defender el legado del pinochetismo tenía un costo social, pero ahora la fuerza de Kast reivindica el legado de Pinochet y el votante ha demostrado que no le tiene miedo a esa opción”, dice.

“La nueva derecha se vende como una fuerza no política, critica a los políticos como si ella no lo fuera, y ese discurso es el que está calando”, añade.

Partidos tradicionales.

¿Cuál es la razón por la que los partidos tradicionales quedaron excluidos de la segunda vuelta electoral?

Figueroa responde: “Desde hace unos diez años Chile vive una crisis de partidos, debido a estos se volcaron a representar a las élites y se fueron distanciando de la ciudadanía. También hubo hechos de corrupción que aumentaron de manera dramática el descrédito de esos partidos. Después del estallido social de 2019, ha habido un castigo de la ciudadanía a los partidos tradicionales, que se notó en un fuerte cuestionamiento, en un incremento de la demanda por cambios más profundos en la redistribución del poder político y en la lejanía de una parte de la sociedad de la política, que la lleva a la apatía y al abstencionismo electoral”.

Lo que viene

Los analistas consideran que el próximo presidente de Chile, sea Boric o Kast, deberá enfrentar un Congreso con fuerzas políticas en equilibrio, lo que obligará a la moderación de programas extremos y a la necesidad de formar acuerdos.

“La izquierda es una alternativa firme que supo capitalizar el estallido social de 2019, pero sus propuestas económicas carentes de seriedad han generado incertidumbre, y una opción como la de Kast, que no parecía tener la más remota posibilidad hace un año, cobró fuerza en ese contexto”, afirma Svensson.

“Si gana la extrema derecha, la conflictividad social va a aumentar, ya que el programa de Kast está muy enfocado en el orden público. Su posición autoritaria en una sociedad donde existen muchos problemas sociales no resueltos, puede generar mayor conflictividad. Además, su agenda es regresiva en cuanto a los derechos de mujeres, justo cuando la sociedad está movilizando a las mujeres a participar más en el mundo político nacional”, cuestiona Figueroa.

Los analistas coinciden en que, de ganar Boric, podría desencadenarse el fortalecimiento de la derecha de Kast, como reacción.

“La gobernabilidad va a ser complicada para cualquiera de ellos, y es probable que, quien gane ahora, le tenga que entregar la banda presidencial a su adversario actual en las elecciones que siguen a ésta, salvo que se recompongan las fuerzas de centro que ahora quedaron fuera de la competencia”, concluye Cabrera.

La tercera fuerza

El Partido de la Gente, “felices y forrados”

En Chile se dio la irrupción de un nuevo partido en 2021: el Partido de la Gente, fundado y liderado por Franco Parisi, un ingeniero comercial y político que se presentó como candidato presidencial y que no pasó a la segunda vuelta, pero fue la tercera fuerza más votada, detrás de Kast y Boric, en la primera vuelta.

Parisi también fue postuló en 2013 con una candidatura independiente, con la que no pasó a mayores. En esta oportunidad sorprendió su buen resultado a pesar de haber realizado toda su campaña desde Estados Unidos, donde reside, y sin haber participado en ningún debate en Chile.

También llama la atención que lograra una buena posición electoral a pesar de denuncias legales en su contra, varias de ellas sin esclarecerse. En 2013 se le acusó de adeudar 500 millones de pesos chilenos (590.636 dólares) a trabajadores de colegios de los que había sido representante legal. En 2014, el Servicio Electoral de Chile (Servel) rechazó su rendición de gastos de campaña por encontrar irregularidades. En 2016 se conoció una denuncia de acoso sexual reiterado en su contra en relación a una estudiante en Texas Tech University, donde ejercía como profesor visitante. Y en septiembre de este año, los medios revelaron que Parisi tenía una deuda importante por concepto de pensión alimenticia a favor de sus dos hijos, lo que le trajo duras críticas del mundo político, en especial por haberse presentado como candidato en esa situación.

Posteriormente, Parisi aseguró que había solicitado asilo político en Estados Unidos por supuesta persecución política. Pero su solicitud de asilo político no fue demostrada.

El analista chileno Roberto Cabrera dijo a El País que la “candidatura de Parisi tuvo muchos votos porque venía trabajando en una plataforma de asesoría previsional denominada Felices y forrados. Partió desde ahí y la iniciativa se transformó en fuerza política bajo el nombre Partido de la Gente”.

Esa evolución a partido político devino en poco tiempo, y fue una promesa que impactó a la gente, a tal grado de pasar a ser el partido que actualmente tiene más inscriptos, explica el analista. “La dificultad es que no tiene un domicilio político conocido, ni en la izquierda ni en la derecha tradicional, por lo tanto, no está claro cómo los votantes de ese partido van a dirigir sus votos el domingo, y eso puede ser decisivo”, agrega.

Fuente: Elpaís