FM Ideal En Vivo El llamado a sala a Cosse como una tragicomedia en tres actos – Fm Ideal 90.1

El llamado a sala a Cosse como una tragicomedia en tres actos

El FA se llevó la pelota, la tecnología venció al hombre y un diálogo de sordos podrían ser los títulos de cada uno de los episodios en la Junta Departamental

Interpelación a Carolina Cosse en la Junta Departamental de Montevideo. Foto: Juan Manuel Ramos

Difícil haya en la historia de la Junta Departamental de Montevideo un llamado a sala tan accidentado como el de la pasada jornada. Pero esto no tiene que ver solo con que la convocatoria a la intendenta Carolina Cosse, que fue propiciada por el Partido Nacional, haya tenido que ser suspendida dos veces: la primera el 11 marzo, por un contacto de la jerarca con un caso positivo de COVID-19; y la segunda una semana después, por sugerencia de la Comisión de Salud, que advirtió sobre el aumento exponencial de casos. Tiene que ver, más bien, con que hubo un sinfín de pasos de comedia, los que se sucedieron desde la hora en que debía comenzar el llamado hasta entrada la noche.

No faltó nada: hubo enojos, pataleos, encaprichamientos, ironías y voces que se perdían en el éter por una serie de problemas técnicos. Hubo, también, algunos chistes velados de chicanas políticas, unos que se lanzaron sin tapujos y otros que se escaparon por incautos micrófonos encendidos. En la interpelación en sí, lo que se puso sobre la mesa fueron las críticas de los blancos a Cosse de hacer “proselitismo” y lanzar una “campaña política hacia 2024” valiéndose del aparato de la intendencia; y de haberse sacado una foto frente a una pintada con la imagen de Tabaré Vázquez en el cementerio de La Teja. Ella contestó con una larga alocución en la que se le escaparon algunas lágrimas al hablar del exmandatario.

Quizá todo se pueda contar como una tragicomedia en tres actos, a los que podríamos titular así: 1) El FA se llevó la pelota. 2) La tecnología venció al hombre. 3) Un diálogo de sordos.

Cosse frente a una pintada con la imagen de Tabaré Vázquez en el cementerio de La Teja. Foto: @cossecarolina

El llamado a sala estaba agendado para las 11. A las 11:30 eran poquísimos los ediles que estaban en la Junta. Los blancos iban llegando a cuentagotas. Un colorado se paseaba como perdido. Y en cuanto a los frenteamplistas, los que estaban eran los que conformaban la presidencia del órgano.

Cuando al fin, ya sobre el mediodía, la presidenta Sandra Nedov dijo que se iba a dar inicio a la sesión, pasó algo extrañísimo. Ya se sabía que Cosse no concurriría, que comparecería de forma remota desde la intendencia. A los blancos esto no les había gustado, pero lo aceptaron. El problema se dio porque, según el FA, este cambio implicaba también que todos los participantes de la sesión -menos la presidencia- se conectaran vía web en sus despachos, o incluso desde sus casas.

Nedov les comunicó esto a los ediles blancos apenas se dispusieron a entrar al recinto. Estos acataron, salieron, se dio inicio a la sesión de forma virtual, pero enseguida pidieron un cuarto intermedio de media hora para negociar lo que ellos entendían era su derecho de permanecer adentro. A esa hora se lo podía ver al edil Javier Barrios Bove, encargado de interpelar a Cosse, con su notebook apoyada sobre el escritorio del portero de la Junta Departamental, y moviéndose de un lado para el otro en una algo desvencijada silla negra. “No nos quieren dejar entrar. Estamos viendo qué hacemos”, expresaba.

Sobre las 13 horas, luego de una reunión de bancada, los blancos decidieron entrar a la sala y colocar las computadoras sobre sus escritorios. “Nos vamos a meter de pesado”, dijo uno de ellos. En esos momentos Nedov declaraba a los canales de televisión que le parecía injusto que ellos pudieran estar ahí, porque ya se había resuelto que la mesa estuviera en el recinto y que desde sus plazas los nacionalistas podrían pedir interrupciones a la presidencia, algo que los que estaban en forma virtual lo tendrían más difícil. Otros ediles frentistas, en tanto, decían que lo que querían evitar era “el circo político”: que “los blancos salgan en las fotos solos en el recinto con una pantalla con la imagen de Cosse”.

Interpelación virtual a Carolina Cosse. Foto: Juan Manuel Ramos

Finalmente Nedov volvió a la sala y, dirigiéndose a los ediles blancos, dijo que había decidido apelar al literal F del artículo 82 del reglamento de la Junta, que le permite suspender la sesión por tiempo indefinido. Pese a esto les dijo que la pausa era momentánea. Es decir, se llevó la pelota y no estaba dispuesta a volver a jugar hasta llegar a un acuerdo. Un edil del FA declaró: “Queremos solucionarlo, pero si no salen del recinto mejor que se preparen para dormir ahí”.

La solución, finalmente, se concretó tras un diálogo entre los oficialistas y el edil opositor Diego Rodríguez. Lo que resolvieron fue que los blancos se quedaban, pero la mesa sesionaría de forma virtual. Arreglado esto, se decidió que todo se retomaría a las 15:15 horas. Pero esto sucedió recién a las 16.

Acto segundo.

Pocos minutos pasaron desde que comenzó la sesión hasta que se volvió a suspender, pero para Barrios Bove eso fue una eternidad. Apenas se acercó al micrófono se escuchó un acople. Luego tuvo que soportar que lo que él decía se emitiera por los parlantes de la Junta al menos unos 10 segundos más tarde. A veces su imagen quedaba congelada en la pantalla. Se sentía, también entrecortada, la voz de la intendenta advirtiendo que no entendía lo que le estaba diciendo.

Barrios Bove decía que Cosse había usado la intendencia para hacer política, repartiendo donaciones del Frente Amplio en el día de su aniversario, y hablaba de proselitismo. “Se intentó plantear una falsa dicotomía diciendo que estábamos en contra de las ollas populares. Eso es rotundamente falso”, continuó. Y luego dijo que iba a pasar un video en el que se podía ver cómo Cosse había utilizado el reparto de estas donaciones para hacer política. Sin embargo, los problemas técnicos impidieron que este pudiera visualizarse.

“Así no se puede”, dijo Barrios Bove. “Es una interpelación de sordos”, agregó el edil Fabián Bravetti. Diego Rodríguez, en tanto, les dijo a sus compañeros: “Nos quieren provocar un desgaste para que no la interpelemos”. Y luego agregó, en tono jocoso: “¿Dónde está el 5G acá? Esta es la herencia maldita”. Se intentó renovar la sesión, se volvió a entrecortar la voz de Barrios Bove, y el chiste fue retomado por el edil Rafael Seijas: “Si no anda es culpa de Cosse”, lanzó, se rió brevemente y enseguida sus compañeros le dijeron que se callara porque tenía el micrófono abierto.

Tras esto, el interpelante pidió un nuevo cuarto intermedio. Se aprobó con 23 votos en 31.

Acto tercero.

Cuando se retomó la sesión Barrios Bove le pasó la palabra a Seijas, que fue el encargado de denunciar que Cosse había hecho proselitismo y a la vez incumplido su rol de preservar los espacios públicos, por haberse sacado fotos en una pintada en uno de los muros del cementerio de La Teja con el rostro del expresidente Vázquez. Dijo Seijas: “Lo que usted hace es propio de un dirigente político y no de la intendenta de todos los montevideanos. En el marco de los festejos del FA usted permitió que su partido político actuara sobre un bien público de todos los montevideanos, como si fuera de su propiedad. Usted pisoteó ese día en beneficio de su partido…”. Y hasta ahí llegó, pues otro edil lo interrumpió y le dijo: “No se escucha nada”. Luego de que los técnicos de la Junta intentaran arreglarlo, se resolvió que Seijas pasara al escritorio de Barrios Bove y usara su micrófono. Allí repitió palabra por palabra.

Más allá de esto, y aunque el sonido era malo y no se podían proyectar imágenes o videos, la sesión siguió más o menos con normalidad de allí en adelante. Cosse, que se presentó en cámara junto a la directora de Desarrollo Social, Mercedes Clara, defendió su gestión y negó que hubiera realizado proselitismo desde su sillón en la intendencia.

Sostuvo que hubo “un contexto” por el cual la comuna decidió repartir las donaciones del FA, y ese tiene que ver con “la crisis asociada a la pandemia”. Luego manifestó que hubo más de 100 iniciativas realizadas desde la comuna para paliar la pobreza, y enumeró todas ellas provocando bostezos en los ediles blancos. Estas iban desde una donación de portland al reparto de donaciones de empresas privadas, o las brindadas por los frenteamplistas. También destacó que acató lo pedido por el Partido Colorado de no incluir en estas últimas cartas de militantes.

En cuanto a lo segundo, la pintada en La Teja, Cosse sostuvo que “no se trata ni de proselitismo ni de publicidad” haberse sacado una foto con la imagen de Vázquez, pues su rostro en el muro del cementerio implicó “un homenaje” y no se hizo con “intenciones políticas”. La intendenta se emocionó recordando al exmandatario al leer un artículo de Marcha. Mientras Cosse hablaba, un edil blanco lanzó: “No puede venir a llorar, hoy sí que nos están tomando el pelo”.

Tras 12 horas, el accidentado intercambio culminó con una declaración de disconformidad de la oposición.

Fuente: Elpaís