>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< El gran problema de Argentina que pone en duda la magnitud de la recuperación económica – Fm Ideal 90.1

El gran problema de Argentina que pone en duda la magnitud de la recuperación económica

El proceso de vacunación contra el nuevo coronavirus viene lento ylos casos de COVID-19 siguen aumentando, un combo contra la recuperación económica.

El gobierno de los Fernández (Alberto y Cristina) enfrente un difícil momento. Foto: AFP

La vacunación contra el COVID-19 avanza a ritmo lento en Argentina. Lejos de cumplirse los anuncios realizados por el presidente Alberto Fernández a fines del año pasado acerca de la llegada de 10 millones de vacunas durante el verano que iba a permitir la inmunización de más del 20% de la población en el primer bimestre, a comienzos de mayo solo el 15,5% había recibido una dosis y apenas el 2,2%, el esquema completo. Esa demora para cumplir con el plan original se vuelve aún más notoria ante la velocidad con la que crecen los contagios. Los casos positivos de coronavirus se triplicaron entre fines de marzo y mediados de abril para luego estancarse en un nivel alto que amenaza con saturar los sistemas de salud.

En ese contexto sanitario, Fernández anunció el viernes pasado nuevas restricciones y la continuidad de otras. Hasta el 21 de mayo, al menos en el área metropolitana de Buenos Aires no se podrá circular entre las 20 horas y las 6 de la mañana del día siguiente, el transporte público solo estará habilitado para los trabajadores de actividades esenciales, los locales comerciales y gastronómicos deberán cerrar a las 19 horas, continuarán sin abrir los shoppings y seguirán suspendidos los viajes grupales de turismo, entre otras medidas.

A diferencia de 2020, cuando las restricciones en la primera etapa alcanzaron a casi todos los sectores -incluidas las fábricas-, el gobierno busca ahora no afectar a la producción y focalizar las medidas en reducir la circulación y la concentración de personas. “En principio, el impacto sobre la economía será menor que el del año pasado porque hay ahora menos sectores alcanzados por las medidas. El golpe estará concentrado sobre todo en los servicios vinculados al entretenimiento, la gastronomía, el turismo y el cuidado personal. Sin embargo, el impacto final dependerá tanto de la intensidad como de la duración que tengan las restricciones”, dijo a El País el economista Martín Vauthier, director de la consultora EcoGo.

De acuerdo al último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) -un promedio de las estimaciones de analistas y consultoras recopiladas por el Banco Central-, el PIB se recuperará 6,7% este año tras la caída del 9,9% registrada en 2020. Sin embargo, la fuerza con la que irrumpió la segunda ola está llevando a revisar las proyecciones. “El aumento de los casos y la lentitud del proceso de vacunación no estaban incluidos en el escenario base de las estimaciones para 2021. En los próximos meses habrá seguramente revisiones a la baja de las proyecciones de crecimiento del PIB”, dijo a El País el economista Gabriel Zelpo, socio de la consultora Seido.

Si bien en los próximos meses la actividad económica en Argentina exhibirá fuertes subas interanuales ya que se comparará con el segundo trimestre del año pasado -el período en que la cuarentena fue más estricta-, esas cifras expresarán más un arrastre estadístico que un crecimiento genuino. “Si la economía se quedara en el mismo nivel de diciembre de 2020, solo con ese arrastre el PIB crecería 6% este año. El nivel de actividad hizo piso en abril del año pasado y, a partir del levantamiento gradual de las restricciones, en todos los meses siguientes hubo crecimiento con respecto al anterior, lo que dejó un fuerte arrastre estadístico para este año”, dijo Vauthier.

En Buenos Aires está prohibido circular por la calle entre las 20 y las 6. Foto: EFE

Ante eso, más que la comparación interanual, para evaluar si efectivamente la recuperación continúa los economistas empiezan a mirar con detenimiento la evolución de la actividad contra el mes previo. En febrero se encendió una luz amarilla: luego de nueve meses consecutivos de alzas, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) retrocedió 1% en términos desestacionalizados frente a enero.

Dólar volátil.

Ese incipiente freno podría consolidarse en los próximos meses según cómo avancen el número de contagios y el proceso de vacunación. De eso también dependerá el recorrido del siempre volátil mercado cambiario en Argentina. Ante el aumento de los contagios y, con eso, la probabilidad de nuevos cierres en la economía, en las últimas tres semanas volvieron las variaciones bruscas en las cotizaciones de los dólares paralelos. El valor del dólar blue saltó de 139 a 162 pesos argentinos, para luego caer a 153. En tanto, la cotización implícita de los dólares financieros que surgen de la compra y venta de bonos pasó de 143 a comienzos de abril a 155 pesos argentinos.

El retorno de la volatilidad cambiaria está atado en buena parte a las expectativas de un incremento del gasto público en los próximos meses para asistir a los segmentos más vulnerables de la población y a los sectores obligados a suspender sus actividades. Con la inclusión de partidas que no estaban incluidas en el Presupuesto, la meta fijada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, de reducir el déficit fiscal primario del equivalente al 6,5% del PIB registrado en 2020 al 4,5% este año está cada vez más en duda.

Sin ahorro fiscal ni acceso a los mercados internacionales de crédito, el mayor gasto deberá ser financiado con algo de deuda en el mercado local y, sobre todo, con más emisión monetaria, lo que echaría más combustible al dólar y a una inflación que viene registrando índices en torno al 4% mensual desde diciembre pasado. Atento a esos riesgos, el ministro Guzmán indicó la semana pasada en una entrevista periodística cuál es la clave que permitiría mejorar las expectativas. “En este momento, la mejor política económica es conseguir vacunas”, dijo.

Sin embargo, ese objetivo no luce sencillo de alcanzar para el gobierno ante los incumplimientos en la entrega de vacunas por parte de la empresa farmacéutica AstraZeneca, a lo que se suma la reciente decisión de India de cancelar el envío de 580.000 vacunas Covishield al que se había comprometido informalmente. Con solo despachos periódicos provenientes de China y Rusia, el gobierno no logra acelerar el proceso de vacunación.

Fuente: Elpaís