Economía uruguaya creció 0,9% en el primer trimestre del año pese al impacto de la sequía

Vistas: 92
0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 52 Segundos

En comparación con los meses de enero-marzo de 2022, el crecimiento fue de 1,2%, según los datos del Banco Central del Uruguay.

La economía uruguaya creció 0,9% en el primer trimestre del año respecto al período inmediato anterior, según el reporte trimestral del Banco Central (BCU), y quitados los efectos de estacionalidad. De esta manera, el Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 1,2% comparado con igual un año atrás, enero-marzo de 2022. Eso se dio pese al impacto negativo de la sequía.

Desde el enfoque de la producción, se destaca el crecimiento de las actividades de Transporte y almacenamiento, Información y Comunicaciones y Comercio, Alojamiento y Suministro de comidas y bebidas, parcialmente contrarrestado por la menor actividad del sector Agropecuario, Pesca y Minería.

En la demanda, aumentó tanto la interna como de la externa.

En lo referente a la demanda interna, creció el Consumo familiar mientras que la inversión se redujo ante una desacumulación de existencias durante el trimestre.

Por su parte, la demanda externa dio crecimiento en el volumen físico de las Exportaciones de 14%, mientras que las Importaciones se incrementaron 12,1%.

Las proyecciones de mayo de consultoras privadas dan un aumento del PIB de 1,45% para este año (mediana de las respuestas de los encuestados por el BCU) y de 2,5% para el año próximo.

Para el segundo semestre del año se espera el impulso de la producción de celulosa en la nueva planta de UPM inaugurada recientemente.

EVOLUCIÓN

La economía uruguaya venía de un período de relativo estancamiento de 2015 a 2019, pese a algunas tasas positivas, y entró en recesión a finales de 2019 lo que se profundizó con la caída brusca en 2020 por la pandemia.

El PIB se contrajo -6,3% en 2020 y luego creció 5,3% en 2021 y 4,9% en 2022, aunque el año pasado tuvo un buen primer semestre y un resultado negativo en la segunda mitad del año. El dato de enero-marzo en el Índice de Volumen Físico desestacionalizado (+0,9%) deja atrás las tasas negativas de julio-setiembre (-0,7%) y octubre-diciembre (-1,3%).

El dato de enero-marzo muestra un quiebre de esa tendencia del segundo semestre de 2022.

Fuente: Subrayado

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *