Directora de arquitectura del Poder Legislativo descartó «definitivamente» que el Parlamento sufra algún tipo de riesgo estructural

Vistas: 82
0 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 37 Segundos

«Es un edificio muy noble, ha aceptado el advenimiento de muchas vicisitudes en cuanto a las necesidades y se ha adaptado a esa necesidades», subrayó la directora de arquitectura del Poder Legislativo, Carlomagno.

La directora de arquitectura del Poder Legislativo, Gisela Carlomagno, descartó «definitivamente» que el Palacio Legislativo sufra algún tipo de riesgo estructural que pueda llegar a impedir su funcionamiento, como alertó el diputado nacionalista Juan Martín Rodríguez. Teniendo en cuenta esto, el legislador propuso construir una nueva sede que «permita el funcionamiento diario» del edificio.

Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional de Patrimonio, Willy Rey, no ve con malos ojos la propuesta del diputado nacionalista de construir una nueva sede para el Poder Legislativo en pos de preservar el valor patrimonial de la actual casa de las leyes y de adoptar nuevas funcionalidades tecnológicas a la vida parlamentaria; sin embargo, cree que hay que manejar un “equilibrio” entre las actividades que se dejarían de hacer y las que seguirían teniendo lugar en el Palacio.

Sin embargo, Carlomagno se posicionó en la vereda de enfrente. El edificio -recordó- tiene más de 100 años, si bien se van a celebrar en el 2025, la construcción empezó en 1908. «Evidentemente tiene las cuestiones que puede tener cualquier edificio o hasta ser humano con esa edad», sostuvo Carlomagno.

Según la profesional, «en este caso no es un mantenimiento preventivo sino que sí hay que actuar». En este sentido, explicó que en el caso del Palacio Legislativo se realiza «un mantenimiento correctivo en muchas ocasiones, pero las disciplinas no son estructurales, son más bien artísticas, de pinturas, estocados, dorados a la hoja».

Eso, a su vez, es paralelo a los trabajos de mantenimientos tales como los acondicionamientos sanitarios, ventilación, aires acondicionados. «Pero eso es un trabajo en conjunto y es un permanente actualizarse», destacó.

Dijo, asimismo, que desde su punto de vista tampoco existe un riesgo a largo plazo. «Es un edificio muy noble, ha aceptado el advenimiento de muchas vicisitudes en cuanto a las necesidades y se ha adaptado a esa necesidades», subrayó. «Se le han incorporado tecnologías que en la actualidad para el buen funcionamiento y, en realidad, ya existe un edificio que viene a contemplar esas cuestiones adicionales que estaba necesitando la actividad parlamentaria», agregó.

«El edificio José Artigas, que ya también tiene sus 30 años, es de apoyo a las actividades legislativas y evidentemente quizás haya que darle mejores usos o gestionar mejor las tareas administrativas y también de apoyo a los parlamentarios antes de pensar en un edificio nuevo», opinó la arquitecta.

Respecto al impacto del tránsito de la zona en el edificio, recordó Carlomagno que en la legislatura pasada se hicieron algunas modificaciones en cuanto a los trazados de la viabilidad que mejoraron sensiblemente la circulación en el entorno de la Avenida de las Leyes tratando de llevar la circulación pesada de los camiones hacia las zonas más alejadas del edifico. «Eso ha sido un importante beneficio», afirmó.

En este momento se está trabajando para acondicionar las fachadas de la construcción; se empezó por la de General Flores. «La polución, los autos, evidentemente que sí, que afectaron muchísimo, es lo que estamos corrigiendo. Y a su vez, el revestimiento es una piedra, un elemento frágil con el tiempo. Y sí hemos detectado algunos desprendimientos, pero son lo que se puede esperar de un edificio con la edad que tiene este», aclaró.

En esta línea, Carlomagno indicó que el Palacio Legislativo «no presenta ningún cuidado o ninguna preocupación a los usuarios». Por el contrario, expresó: «Sí nos genera una preocupación a los técnicos, que de hecho estudiamos las formas de poder consolidar y tener la superficie lo mejor posible».

«Es un edificio que siempre está en obra, como todas las grandes construcciones», justificó. «El edificio no estuvo en ningún momento ni en ruinas ni desastroso, al contrario siempre es un lugar que recoge todas las iniciativas de la gente, en exposiciones de pintura, en eventos», enfatizó.

Por último, se refirió a la circulación de personas a la que está sometida la construcción. Dijo que esto «no afecta, pero sí lo puede hacer el mal uso del edificio». Y cerró: «Si dentro de esas instalaciones provisorias para determinada actividad que se hace no se tiene los cuidados necesarios para facilitar esas instalaciones, evidentemente van a haber afectaciones».

Fuente: Teledoce

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *