Fm Ideal 100% Online Diputados se molestaron por no poder preguntar – Fm Ideal 90.1

Diputados se molestaron por no poder preguntar

En el Senado no le habilitaron las consultas al GACH. Los representantes quedaron afuera de la integración de la Comisión de Seguimiento del COVID-19 y reclaman participar.

Parlamento. Foto: Estefanía Leal.

“Nos quedamos con las manos levantadas”, dijo la diputada colorada Nibia Reisch sobre su intento de participar en la Comisión de Seguimiento del COVID-19 en el Senado cuando compareció el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH). No fue la única, varios representantes expresaron su malestar por no poder preguntar.

La semana pasada, en la Comisión de Salud de Diputados se abrió un debate sobre el tema cuando se planteó citar a las autoridades del Ministerio de Salud, al GACH y a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) para hablar de la pandemia. Todos ya concurrieron al Senado por el mismo tema.

“Quiero que conste en la versión taquigráfica mi malestar por lo ocurrido en la reunión de la Comisión de Seguimiento cuando se recibió al GACH”, planteó Reisch, de acuerdo al resumen de la reunión a la que accedió El País. Señaló que cuando recibieron la invitación había quedado claro que tenían la oportunidad no solo de escuchar, sino también de formular preguntas, algo que no pudieron hacer. Contó que cuando se habían agotado las interrogantes de los senadores, tanto ella como los diputados frenteamplistas Luis Gallo (Asamblea Uruguay) y Cristina Lustemberg (PAR) se quedaron “con las manos levantadas”.

“Esto es como cuando te invitan a un cumpleaños, te mandan la tarjeta, llegás y te dicen: ´¿Vos qué hacés acá, que no estás invitado?´. La verdad es que fue, no solo descortés, sino también excluyente, y quiero dejarlo expresamente sentado”, aseguró Reisch

En tanto, Gallo indicó: “Nos comimos cinco horas de reunión y cuando quisimos preguntar, tanto la doctora Nibia Reich como yo, no pudimos hacerlo”. Según dijo, “en esas condiciones es muy difícil poder participar”.

El legislador, consideró que no es lo mismo escuchar que poder intercambiar con las delegaciones.

A su vez, la diputada del FA Cristina Lustemberg reclamó un espacio que habilite el diálogo con las autoridades sanitarias y no solo “escuchar”. La legisladora de Cabildo Abierto Silvana Pérez planteó que la Comisión de Seguimiento esté integrada tanto por los diputados como por los senadores.

El presidente de la Comisión de Salud Alfredo De Mattos (Partido Nacional) dijo a El País que “no hubo mala fe”, pero cuando se armó la Comisión de Seguimiento del COVID-19, “los diputados quedaron afuera” y el problema se generó porque solo se permitían dos horas de reunión en el Senado, dada la situación de la pandemia. Por tal motivo explicó que no hubo tiempo para preguntar. Mattos añadió que las autoridades de la salud quedaron invitadas a la comisión de Diputados, pero el GACH ya avisó que no asistirá porque sería repetir lo mismo.

Sesiones virtuales

En una reglamentación de las reuniones virtuales a estudio de la Cámara de Senadores se establecerá la obligación de mantener encendida “en todo momento” la cámara del dispositivo por medio del cual se ingresa a la reunión y no se permitirá votaciones, solo un espacio de intercambio. La iniciativa de la senadora colorada Carmen Sanguinetti habilita a que los senadores, salvo el presidente de la comisión, puedan participar de forma remota.

Sanguinetti dijo a El País que el Senado venía sesionando por Zoom, aunque hubo una reunión “bastante extraña” de la Comisión de Derechos Humanos el año pasado, donde la senadora del Frente Amplio Amanda Della Ventura presidió de forma virtual y el resto de los senadores participó presencial. “Quedamos como en un limbo en normativa”, opinó.

El proyecto, a estudio de la Comisión de Asuntos Internos, establece que el presidente o quien ocupe su lugar (en su carácter de anfitrión) deberá mantener silenciados los micrófonos de los 14 participantes que no están hablando. Además, dispone que en las reuniones de comisión presencial no se admitirá la participación de cualquier otro senador de forma remota y deja abierta la posibilidad de no grabar en las sesiones declaradas secretas.

Fuente: Elpaís