>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< DGI: la moral tributaria de los uruguayos más los juicios y embargos para asegurar cobro de impuestos – Fm Ideal 90.1

DGI: la moral tributaria de los uruguayos más los juicios y embargos para asegurar cobro de impuestos

“Uno de nuestros principales objetivos es detectar el incumplimiento en su etapa primitiva y no esperar a ir a una empresa para detectarlo», dijo la directora general de Rentas, Margarita Faral.

DGI: además de cobrar los impuestos, inicia juicios o toma medidas cautelares cuando detecta el no pago de los tributos. Foto: Darwin Borrelli

El rey de Francia Luis XIV -conocido como el “Rey Sol”- acuñó una frase que define a la actitud de las personas con los tributos. El monarca dijo: hay dos actos sublimes que un ciudadano puede hacer por la patria: morir por ella y contribuir a financiarla; “he visto a muchos ciudadanos ir cantando a morir por la patria, pero nunca vi a nadie ir cantando a pagar los impuestos”.

Ahora, más de 300 años después, ¿Qué tan cierto es eso en Uruguay? ¿Cómo es la moral tributaria de los uruguayos? ¿Qué tanto condenan la evasión de impuestos? ¿Qué piensan acerca de la Dirección General Impositiva (DGI)? ¿Cómo se castiga a los que no pagan impuestos?

Para evaluar estos aspectos, “hace más de 15 años que la DGI utiliza herramientas de monitoreo y encuestas”, señaló en entrevista con El País, la directora general de Rentas, Margarita Faral.

“En las encuestas de opinión pública, que tienen cierta regularidad, teníamos en febrero de 2020 un 40% de evaluación positiva, que en enero de 2021 es de 50%, llegando a estar en octubre con un 58% de aprobación, cifras que desde 2011 no se veían en la DGI”, contó Faral.

A su vez, en esas encuestas se mide la percepción de la población sobre la probabilidad de sanción de la DGI. “En enero un 77% de los uruguayos pensaba que es muy probable o algo probable que haya una sanción de la DGI” ante la evasión de impuestos y además “un 63% no justifica la evasión. Son números importantes sobre lo que el ciudadano piensa de la DGI”, señaló la directora general de Rentas.

Por su parte, la DGI realiza una encuesta de satisfacción solamente a contribuyentes, una vez al año. La última arrojó que “un 79% están satisfechos o muy satisfechos con la consulta o trámite que hicieron vía web. Lo hicimos el año pasado porque estábamos preocupados si este servicio que dábamos de atención no presencial era efectivo y quedamos muy contentos”, indicó Faral.

La directora general de Rentas, Margarita Faral, ingresó a la DGI en 1982. Foto: El País.

Además hay otra encuesta con mayor profundidad, que no se realiza mes a mes como ocurre con la de opinión pública, que es la de cultura tributaria. “Tenemos uno de los niveles más altos de moral tributaria en América Latina”, afirmó Faral. Señaló que según esta encuesta, “un 94% de los uruguayos cree que pagar los impuestos es una obligación, un 88% piensa que evadir es incorrecto y un 89% piensa que es incorrecto que no den la factura cuando se compra algo”.

Por otro lado, Faral explicó que “hay un índice de clima fiscal, que pocas administraciones tributarias lo tienen, que mide funcionamiento de la DGI, la probabilidad de sanción, la actitud de cumplimiento, la relación de intercambio entre la administración y los contribuyentes, la carga tributaria, índices de comportamiento económico y de gestión de gobierno”.

“Esto se mide desde 2016 y estamos en los niveles más altos de clima fiscal positivo. Lo hemos comentado en la interna como logro. En enero estábamos en un 55%, en octubre fue 56%, son valores muy estables en este período. Se lo hemos dicho a todos los directores para que lo transmitan a los funcionarios. Esto funciona por el apoyo de todos los funcionarios, porque día a día están trabajando en pos de lo que les indicamos”, expresó Faral.

Según la directora de Rentas, “es algo a valorar el arraigo que tiene la cultura tributaria en los uruguayos. Es a donde apostamos. Si los uruguayos tienen una moral tributaria tan alta y están dispuestos a pagar impuestos, nosotros tenemos que facilitarles la tarea a todos esos uruguayos que piensan que pagar impuestos es importante”.

Por otro lado, “es de justicia por el que paga, que el que no paga sea castigado y vamos a aplicar el rigor máximo que corresponda a los incumplidores. Vamos a hacer lo imposible para encontrarlos y aplicar el rigor máximo. Pero a su vez, y me parece importante, lo que queremos enfatizar es que tenemos que facilitarle la tarea al que quiere pagar”, aseguró Faral.

¿Qué hace la DGI con aquellos que incumplen sus obligaciones tributarias?

“La DGI además de cobrar los impuestos, inicia juicios o toma medidas cautelares en los casos que detecta incumplimientos”, respondió Faral.

¿Pero qué números maneja el organismo? “En este momento tenemos alrededor de 2.700 juicios activos” para cobrar impuestos impagos, señaló la directora general de Rentas.

No obstante, además de los juicios activos, “tenemos más de 800 embargos” por no pago de impuestos. Estos se solicitan a la Justicia “cuando detectamos ingresos en deudores”.

Por último, en los establecimientos que no pagan sus impuestos “tenemos intervenciones de caja, son 120”, dijo la directora general de Rentas. Esta es una medida que sirve a la DGI para cobrar los tributos, cuando el establecimiento está funcionando y facturando.

Pago de impuestos en la DGI. Foto: Fernando Ponzetto

Además, “este año vamos a tener dos remates de bienes: uno que ya está pronto, pero con el tema de la feria judicial está pendiente, es un inmueble en Ciudad de la Costa y el otro es un inmueble en Montevideo que está ubicado en avenida Joaquín Suárez y bulevar General José Artigas. Esa es la etapa final de apremio en el cobro coactivo” de tributos, aseguró Faral.

“Trabajamos en el cobro coactivo para culminar el proceso de la recaudación de impuestos”, agregó.

Facilitar y recordar

En la entrevista con El País, Faral señaló que la visión del organismo “es poder facilitarles a los contribuyentes el pago y el cumplimiento de las obligaciones tributarias. Tenemos que focalizar todo nuestro trabajo en los contribuyentes que quieren pagar sus impuestos, reducir el costo de cumplimiento, facilitarles la tarea, sin olvidarnos que tenemos que asegurar la recaudación del Estado. Esto no quiere decir que no apliquemos con rigor la norma y tratemos de detectar los casos de incumplimiento y llevar a cabo inspecciones. Uno de nuestros principales objetivos es detectar el incumplimiento en su etapa primitiva y no esperar a ir a una empresa para detectarlo. Recordarle al contribuyente primero que debió pagar el impuesto”.

Fuente: Elpaís