Fm Ideal 100% Online Desperfecto en una estación de UTE deja un estadio a oscuras y a 8.616 clientes sin energía – Fm Ideal 90.1

Desperfecto en una estación de UTE deja un estadio a oscuras y a 8.616 clientes sin energía

Desde el directorio de la empresa aseguraron que los últimos “15 días fueron boxeo sin guantes” tras las tormentas, la ola de calor y el coronavirus.

Personas trabajando en una conexión eléctrica. Foto: Francisco Flores.

Un breve repaso por algunos de los tuits de los últimos días de UTE da la pauta enseguida de que la empresa estatal ha estado más exigida de lo habitual. Primero fue un temporal al arranque del año, luego vino el incendio más grande que se recuerda -que quemó más de 37.000 hectáreas en Paysandú y Río Negro-, después llegaron las ansiadas lluvias y, con ellas, las inundaciones, y así la central eléctrica tuvo que dar respuesta ante fallos en el servicio que no daban tregua.

“El temporal que afecta buena parte del país produjo a las 16 hs la interrupción de 26.000 servicios”; “se han detectado 123 postes caídos”; “En Montevideo se continúa relevando los perjuicios causados por la intensa lluvia del día de hoy”; “Una falla en la Estación 21 de Mdeo a la hora 12 afectó a 13.144 clientes de La Teja, Nuevo París. Tres Ombúes y Belvedere”… Los tuits, en orden inverso al cronológico, siguen, y la tónica es casi la misma desde que comenzó 2022 hasta ayer.

En el directorio de UTE no dudan: “Han sido 15 días que fueron boxeo sin guantes”, ilustró a El País el director nacionalista Felipe Algorta, que enumeró: “Tormentas, ola de calor, inundaciones, tormentas de nuevo, coronavirus, licencia de la construcción… Todo nos golpeó, por lo que hemos estado a full”.

Enrique Pées, integrante del directorio por Cabildo Abierto, coincide. “Fue un inicio de año con mucho trabajo para todos los funcionarios de UTE, que han tenido que trabajar varias madrugadas con viento y lluvia, y lo mismo ante los temporales e incendios, en donde hemos perdido más de 1.000 postes”, dijo el jerarca. Sumó también la “cantidad de subestaciones de Montevideo inundadas” por las copiosas lluvias de esta semana.

Pero el último evento, que todavía se investiga para conocer en detalle lo que pasó, llamó particularmente la atención de todo el país y a la misma hora, porque todo uruguayo que estuviera despierto y activo a las 22:41 debió percibir una “guiñada” o “parpadeo” de la luz eléctrica de su hogar, con distintas consecuencias según la tarea que se estuviera realizando. Así, quien estaba, por ejemplo, trabajando en una computadora dependiente de su conexión a la corriente pudo perder los avances de su trabajo, y los que dependían de la iluminación de un estadio tuvieron que parar de jugar.

Esto último, en efecto, también fue observado por muchos uruguayos que, a su vez, repararon en la curiosa coincidencia y simultaneidad de los eventos: el partido amistoso que disputaban ayer por la noche en Colonia el Club Atlético Peñarol y el Deportivo Ñublense se interrumpió de pronto cuando el estadio Alberto Suppici se quedó a oscuras, al mismo tiempo que en las casas de quienes miraban el encuentro ocurrió el breve apagón que alteró los televisores. El partido luego se reanudó, pero volvió a quedar sin luz al poco tiempo por defecto de la propia red lumínica.

¿Qué fue lo que ocurrió, de acuerdo a la información primaria?

El primer apagón se debió a la falla en la estación Montevideo B de Melilla, la misma que dejó sin luz cerca de las once de la noche a 8.616 clientes de Colón, Abayubá, Lezica, La Paz, Progreso, Las Piedras y otras zonas de Canelones, sin luz. El desperfecto, tal como fue informado por UTE ayer, ocurrió en un transformador de la estación en cuestión.

Según precisó Pées a El País, la falla en realidad ocurrió en “un elemento que está antes del transformador, y que sirve para medir la tensión que circula”. “Estamos investigando para saber bien qué fue lo que produjo la explosión, y entre otras cosas contamos con cámaras”, dijo el director.

El pestañeo en todo el país se debió a “una disminución transitoria del voltaje durante 200 milisegundos de duración”, explicó por su parte UTE en un comunicado divulgado ayer en la tarde.

El problema se resolvió cerca de dos horas después, aunque en algunos casos el suministro recién se repuso sobre las tres de la mañana, aseguró Pées.

Comienzo de año desafiante: los cortes de luz en pocos días

La acumulación de eventos climáticos adversos en los primeros días de enero ha hecho que los teléfonos de las autoridades de UTE no dejaran de sonar.

El fatídico mal arranque de año comenzó ya el 1° de enero con un temporal al norte del país, cuyo daño generó que 25.000 clientes se vieran afectados sobre las 20 horas de ese día.

El 3 de enero se inició el incendio de proporciones históricas en los departamentos de Paysandú y Río Negro, que generó varios daños, naturalmente, en los tendidos eléctricos de la zona, cuando UTE todavía no había restablecido la totalidad de los servicios interrumpidos por el temporal. También ese día se reportó, en Montevideo, una falla en la estación 21 de la capital.

El 14 de enero, día en que se batió el récord de consumo eléctrico, hubo un incendio en Solymar que generó la interrupción del servicio de 61.621 clientes de la zona. El 15 hubo un nuevo temporal en el centro, sur y este del país, lo que dejó sin luz a 26.000 clientes y dos días después ocurrió la histórica lluvia, que también afectó el suministro de energía en varios hogares por las inundaciones.

Pico de consumo por ola de calor

Como factor extra, las altas temperaturas alcanzadas en los últimos días, UTE registró el 14 de enero “el pico máximo histórico de la demanda eléctrica”, al alcanzarse en una jornada los 2.185 megavatios. Esa cifra, como informó la compañía, fue arribada a las 14:35, y se superó así a la marca anterior, registrada durante el invierno de este año.

Fuente: Elpaís