>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< Cayó el mafioso Rocco Morabito; fue detenido en un hotel del norte de Brasil – Fm Ideal 90.1

Cayó el mafioso Rocco Morabito; fue detenido en un hotel del norte de Brasil

El capo de la mafia italiana, que fue detenido este lunes en el estado de Paraíba, se había escapado de la ex Cárcel Central el 24 de junio de 2019 junto con otros tres delincuentes.

Rocco Morabito cuando fue detenido en un hotel de Montevideo en 2017. Foto: AFP

Luego de permanecer casi dos años prófugo, el mafioso italiano Rocco Morabito fue capturado este lunes en Brasil.

Morabito, uno de los jefes de la Ndrangheta, la mafia calabresa, se había escapado el 23 de junio de 2019 la ex Cárcel Central, ubicada en el Centro de Montevideo.

El delincuente italiano, que estaba recluido a la espera de su extradición a Italia, había logrado fugarse junto a otros tres reclusos.

El delincuente huyó por las azoteas del edificio aledaño a la cárcel y eligió escapar en horas de la noche, cuando no estaba operativo el sistema de videovigilancia interno. Morabito trepó los muros la ex Cárcel Central y apareció en el apartamento de una vecina. Salió de allí, se tomó un taxi, viajó a Minas, volvió a Montevideo y se le perdió el rastro.

Los otros que se escaparon esa noche fueron Leonardo Abel Sinopoli Azcoaga, Matías Sebastián Acosta González y Bruno Ezequiel Díaz. Uno de ellos tenía una causa abierta por homicidio, otro por falsificación de documentos y otro por delitos de estafa y fraude. Todos esperaban la extrradición en la cárcel para ser juzgados en los países donde eran investigados. Todos estos delincuentes, excepto Morabito, fueron recapturados por la Policía de Uruguay.

Según indicaron fuentes policiales a El País, Morabito fue capturado por la Policía brasileña en un hotel ubicado en João Pessoa, capital del Estado de Paraíba, al norte del país norteño. Ahora el delincuente permanecerá en prisión y luego deberá ser extraditado a Italia, donde originalmente era requerido por la Justicia.

En su momento, cámaras de vigilancia del Ministerio del Interior permitieron conocer los pasos que siguieron Morabito, Acosta y Díaz -solo registraron a tres de los cuatro hombres- tras fugarse de la cárcel. Gracias a dichas filmaciones se pudo determinar que los delincuentes primero se trasladaron en un taxímetro a la pizzería Eatalian Style, ubicada en Punta Carretas, y que desde ahí se fueron en el auto de un hombre de ciudadanía rusa -socio de Morabito- hasta Lavalleja. El italiano y el ruso volvieron esa misma noche a Montevideo y Morabito pernoctó en el garaje de la pizzería.

Más tarde, dos personas fueron detenidas y procesadas por encubrimiento al comprobarse que fueron las encargadas de alojar en Minas a Acosta y Díaz.

El 7 de junio del año pasado Subrayado de Canal 10 informó que el mafioso estaría en la zona de la triple frontera de Brasil, Paraguay y Argentina, “donde está protegido por grupos criminales de la zona y se sospecha que también estén involucrados miembros de la policía local”.

Morabito había estado prófugo durante 13 años. Había colocado cientos de kilos de cocaína en Milán, Italia, proveniente de los puertos de Brasil. Se supo buscado y se radicó en Punta del Este. Allí se instaló junto a su familia.

Fue una circunstancia familiar la que lo obligó a pasar la noche en un hotel de Montevideo y allí fue capturado inicialmente. Al momento de su detención, en el año 2017, se le incautó dinero, cheques por US$ 100.000, documentos de identidad falsos, así como varias armas y vehículos de lujo.

Por la fuga desde la ex Cárcel Central, investigación encabezada por el fiscal Ricardo Lackner, no se han determinado responsabilidades. En setiembre y noviembre de 2020, el representante del Ministerio Público citó a los policías que estuvieron de guardia la noche de la fuga, pero no logró avanzar en el esclarecimiento del caso.

Al principio de la investigación los celulares de los policías que estaban en la noche que Morabito y los otros reclusos se fugaron fueron incautados, y hasta fines del año pasado no habían sido devueltos.

Fuente: Elpaís