FM Ideal En Vivo Carlos Reutemann, la carrera deportiva y política del ídolo y referente peronista – Fm Ideal 90.1

Carlos Reutemann, la carrera deportiva y política del ídolo y referente peronista

El expiloto de Fórmula Uno, gobernador de la provincia de Santa Fe y senador argentino, murió ayer a los 79 años de edad.

Carlos Reutemann cuando era gobernador de la provincia de Santa Fe. Foto: AFP

Carlos Reutemann murió ayer miércoles a los 79 años en Santa Fe. Dos veces gobernador de la provincia, ocupaba una banca como senador nacional. Fue corredor de Fórmula Uno y uno de los grandes ídolos del automovilismo.

Reutemann quedará en la historia política argentina por haber desechado la oportunidad de ser el presidente. El suyo fue el primer nombre en el que pensó Eduardo Duhalde cuando buscaba un sucesor. Muchos recordarán el enigmático argumento del santafesino para rechazar la oferta: “Vi algo que no me gustó”. Nunca se supo a qué se refirió ni si fue el miedo escénico lo que lo hizo volver al llano. Pero todo encajaba para que el peronismo se uniera detrás de su candidatura y de un descontado triunfo electoral.

Duhalde intentó con Juan Manuel De la Sota, que tampoco aceptó el convite. Entonces, el telón se abrió y apareció en escena Néstor Kirchner.

La noticia de la muerte de Reutemann fue anunciada por su hija Cora. “Papá se fue en paz y dignidad después de luchar como un campeón con un corazón noble y fuerte que lo acompañó hasta el final”, escribió en Twitter. Su padre llevaba más de un mes internado. Había ingresado con un cuadro de anemia. Antes, había sido trasladado a Rosario, donde se lo trató por un sangrado digestivo, que incluso lo llevó a estar en terapia intensiva durante varios días. Tenía antecedentes de enfermedades digestivas y en 2017 había sido operado en Nueva York por una deficiencia biliar.

Reutemann fue piloto de Fórmula 1 desde 1972 hasta 1982. Compitió para los equipos Brabham, Ferrari, Lotus y Williams. En su carrera en la máxima categoría del automovilismo obtuvo 12 victorias, 45 podios y seis pole positions en 144 carreras puntuables, además de dos triunfos en carreras fuera de campeonato. En 1981, habiendo superado a su compañero de equipo y primer piloto de Williams, Alan Jones, finalizó segundo en el Campeonato de Pilotos a solo un punto del campeón, Nelson Piquet.

El santafesino se retiró de la Fórmula 1 en 1982. En 1990 recibió el Premio Konex de Platino como el mejor automovilista de la década en Argentina.

Inició su actividad política en el Partido Justicialista y fue elegido gobernador de Santa Fe para el período 1991-1995. Fue Carlos Menem quien lo convocó y le ofreció el cargo, en el verano de 1991.

Carlos Reutemann levantando un premio de Fórmula Uno. Foto: Archivo El País.

Al finalizar su gestión en la primera magistratura de la provincia fue electo senador de la Nación por primera vez, por el período 1995-2001, pero en 1999 dejó su banca tras haber triunfado en las elecciones provinciales para volver a ser gobernador de Santa Fe. Cumplió su segundo mandato constitucional entre 1999 y 2003.

En abril de 2003 debió enfrentar la trágica inundación del río Salado, que cubrió un tercio de la capital de Santa Fe y causó 23 muertos reconocidos por el gobierno (los vecinos denunciaron 114). La tragedia dejó además 130.000 damnificados y un perjuicio económico de más de 3200 millones de dólares.

El 7 de septiembre de 2003 fue nuevamente electo para ocupar un lugar en la Cámara Alta y asumió el 10 de diciembre de ese año con mandato hasta el 10 de diciembre de 2009.

El 17 de julio de 2008, cuando se votó el proyecto de retenciones móviles agrarias que fue desempatado por el entonces vicepresidente, Julio Cobos, Reutemann presentó un proyecto alternativo con dictamen de minoría de la Comisión de Agricultura y Ganadería. Su proyecto no fue tratado, pero su voto no acompañó al proyecto presentado por el gobierno de la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Alianza con Macri.

En las elecciones legislativas del 28 de junio de 2009, fue elegido nuevamente como senador nacional por la provincia de Santa Fe, con mandato hasta 2015. A principios de ese año, formó una alianza con Propuesta Republicana, apoyando la candidatura de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales. Ese mismo año fue reelecto senador por Cambiemos con mandato hasta 2021. Luego conformó el Bloque Parlamentario Unipersonal “Santa Fe Federal”.

Hijo de Enrique Reutemann y Flora Molina, “Lole” había nacido el 12 de abril de 1942. Fue padre de Cora y Mariana, ambas de su primer matrimonio con “Mimicha” Bobbio. Estaba casado en segundas nupcias con Verónica Ghio.

En los últimos años vivió en su campo de Llambí Campbell, 50 kilómetros al Norte de la capital de Santa Fe, y su actividad se redujo casi exclusivamente a la atención de los temas políticos y la administración de su campo sojero.

La lapicera que le dio Perón

Un gran año en su carrera como piloto de Fórmula Uno fue el de 1974, al imponerse con el equipo Brabham en los grandes premios de Sudáfrica, Austria y Estados Unidos.

Pero también tuvo la mayor frustración. Cuando lideraba la prueba en el autódromo de Buenos Aires, en la última vuelta, a pocos metros de la meta, se quedó sin combustible en el auto.

En esa recordada jornada en el Autódromo de Buenos Aires, sucedió otro hecho que marcó a Carlos Reutemann. Él recordaría la fecha como “triste en el aspecto automovilístico” por no haber ganado ese gran premio en su país, pero muy importante para su futuro.

“Aquel enero del ’74, yo estaba en mi box, el entonces presidente Juan Domingo Perón me manda a llamar. Voy caminando hacia la tribuna donde él estaba y, cuando llego, me abraza y me dice: ‘Bueno, pibe, te felicito’. Me acuerdo patente que se toca el saco y me dice: ‘Mirá, no tengo nada para darte’. Saca una lapicera y me dice: ‘Es lo único que te puedo dar, es un obsequio para vos, para que vos tengas’”, relató Lole, recuerda ayer la crónica de La Nación.

Seis meses después, Perón murió. Y cuándo Reutemann asumió su primera gobernación en Santa Fe, firmó el acta respectiva con aquella lapicera que le regaló Perón.

Fuente: Elpaís