Fm Ideal 100% Online Camino a la COP26: La acción para combatir el cambio climático, un compromiso de todos – Fm Ideal 90.1

Camino a la COP26: La acción para combatir el cambio climático, un compromiso de todos

Cada Estado debe aumentar su ambición de reducir las emisiones globales y mejorar sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional y Estrategias a Largo Plazo, dice la carta firmada por embajadores.

Contaminación y emisiones de CO2. Foto: Pixabay

En agosto, los científicos del mundo concluyeron que se necesita tomar acción inmediata. La evidencia es clara, el cambio climático está provocando desastres climáticos como los que vimos últimamente, pone en riesgo la vida de seres humanos y de muchas especies. Si bien este tipo de desastres siempre existieron, probado es que actualmente ocurren más frecuentemente y con mayor magnitud.

La ciencia también nos dice que es posible una sociedad sin emisiones de carbono, con nuevos empleos verdes y crecimiento que limite el calentamiento a 1,5°C. En este sentido, poner precio al carbono, de una forma u otra, es fundamental, porque desencadena los cambios requeridos. Pero además de detener las emisiones, debemos absorber el CO2 existente. Así pues, los bosques, en particular de árboles nativos, son clave para proteger la biodiversidad y regular los ecosistemas, absorbiendo grandes cantidades de carbono.

Hace seis años, en París, la comunidad internacional acordó fijar una meta ambiciosa: limitar el calentamiento global a entre 1,5 y 2,0°C. Contener el aumento de temperatura significa limitar la alteración del clima y reducir los desastres naturales. Sin embargo, los expertos señalan que, con el compromiso actual, la temperatura global aumentaría en 2,7°C para 2100, una perspectiva desalentadora.

En noviembre se realizará en Glasgow, Escocia, bajo Presidencia del Reino Unido e de Italia -Estado Miembro de la Unión Europea- la Conferencia Anual de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP26. Ya no hay tiempo de negociaciones, es el momento de la acción climática. Cada Estado debe aumentar su ambición de reducir las emisiones globales y mejorar sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional y Estrategias a Largo Plazo.

La Unión Europea y sus Estados Miembros son fuertes impulsores del Acuerdo de París. Demostramos que es factible desvincular el crecimiento de las emisiones de CO2. Desde 1990, nuestro PBI creció más del 60% y las emisiones netas de gases de efecto invernadero se redujeron una cuarta parte. Este año lanzamos un paquete legislativo para lograr una reducción del 55% en las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y conseguir la neutralidad climática en 2050. Este Pacto Verde Europeo es el plan de neutralidad climática más ambicioso del mundo. Esta transición de cómo generamos y usamos la energía, construimos y calentamos nuestros hogares, nos desplazamos, y usamos la tierra, está diseñada de una manera justa, asegurando que nadie quede atrás.

Pero la Unión Europea no puede luchar sola, emitimos solo el 8% de las emisiones globales de carbono. Otros socios deben unirse al camino hacia la neutralidad climática. Cuando nos comprometimos con la neutralidad climática, pocos creían que Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y China nos seguirían. Continuaremos empujando este progreso.

Junto con los Estados Miembros, estamos entre los mayores proveedores de financiación climática mundial: 22.000 millones de Euros (2019), un tercio del esfuerzo total de los países desarrollados. Estamos comprometidos a aumentar esta cantidad en los próximos años. Necesitamos que otros países desarrollados hagan más para cumplir con el compromiso de proporcionar USD 100.000 millones anuales para la acción climática en países en desarrollo. Deberían adoptarse políticas públicas que promuevan la movilización de capital privado.

No actuamos solo con dinero, incluimos compromisos ambientales en nuestros acuerdos comerciales con países terceros y brindamos protección a defensores ambientalistas en el mundo. La Unión Europea tiene un liderazgo mundial en la acción climática.

En Uruguay, la Unión Europea y sus Estados Miembros intercambian experiencias y buenas prácticas ambientales con las autoridades, la sociedad civil y empresas. Trabajamos con gobierno y autoridades locales definiendo una estrategia de cambio climático a largo plazo, de movilidad urbana y de adaptación de zonas costeras. Apoyamos a pequeños productores ganaderos a aumentar su resiliencia a los efectos del cambio climático, a reducir su emisión de gases de efecto invernadero y a incrementar su productividad. Para fortalecer la biodiversidad del país nos implicamos en la creación de un corredor biológico entre las áreas protegidas de Farrapos-Queguay. Queremos apoyar más a Uruguay en el futuro, en temas como ganadería y agricultura sostenible, economía circular, hidrógeno verde y movilidad sostenible.

La pandemia nos ha recordado el vínculo entre la degradación ambiental y los impactos en la salud humana. Lamentablemente, para la crisis ambiental y climática a la que nos enfrentamos no habrá vacuna. Pero si todos trabajamos juntos – como pasó con el COVID-19 – podemos superar el problema.

La protección del medio ambiente está justificada desde el punto de vista económico: defenderlo es una buena inversión, porque hace que las empresas sean más innovadoras y competitivas, que creen empleos. En la Unión Europea, un número cada vez mayor de consumidores está dispuesto a comprar productos respetuosos con el medio ambiente, aunque pueda implicar pagar más por ellos.

Un cambio sistémico, lejos de los combustibles fósiles mejorará nuestra salud, nuestros hogares, nuestros cultivos, nuestra agua, nuestros trabajos y nuestras economías. Esto requerirá el apoyo de los líderes mundiales y la presión de los ciudadanos. Cada acción cuenta: qué comemos, cómo votamos, cómo viajamos. ¡Está en nuestras manos definir cuán dañino será el cambio climático! Si todos los países se comprometen a hacer más, podemos mantener la crisis climática bajo control, debemos cerrar la brecha entre el financiamiento y la ambición. ¡No podemos permitirnos no actuar!

Paolo Berizzi, Embajador de la Unión Europea en Uruguay

Eugen Wollfarth, Embajador de Alemania en Uruguay

José Javier Gómez-Llera, Embajador de España en Uruguay

Jean-Paul Seytre, Embajador de Francia en Uruguay

Georgios Aravositas, Embajador de Grecia en Uruguay

Giovanni Iannuzzi, Embajador de Italia en Uruguay

João Pedro Antunes, Embajador de Portugal en Uruguay

Ana Voicu, Embajadora de Rumania en Uruguay

Fuete: Elpaís