>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< Beatriz Argimón: «Tenemos que ir a una democracia paritaria» – Fm Ideal 90.1

Beatriz Argimón: «Tenemos que ir a una democracia paritaria»

La vicepresidenta sostuvo que los mensajes críticos del Frente Amplio no se ajustan a la realidad y son contradictorios con la actitud que están tomando en el Parlamento.

Beatriz Argimón, vicepresidenta de Uruguay. Foto: Estefanía Leal

La presidenta de la Asamblea General defendió la estrategia del gobierno para combatir la pandemia y sostuvo que los mensajes críticos del Frente Amplio no se ajustan a la realidad y son contradictorios con la actitud que están tomando en el Parlamento. Beatriz Argimón dijo en entrevista con El País que espera que el Partido Nacional defina su nuevo directorio, el cual aspira integrar, y aseguró que no ve un claro sucesor de Luis Lacalle Pou para 2024.

-¿Se está pudiendo blindar abril?

-El presidente de la República habló directamente a la ciudadanía, cuando comenzó la pandemia, sobre la libertad responsable. La ciudadanía lo comprendió. Ha pasado ya un tiempo. Hoy nos encontramos de una forma bien distinta con una primera ola fuerte donde todos estamos sufriendo los impactos de pérdidas. Además del desgaste de quienes están en la primera línea de combate a nivel de salud. El llamado de blindar abril viene acorde a los tiempos: hay que extremar los cuidados. Creo que el gobierno -que ha tomado por supuesto como pilar fundamental a los científicos, pero también ha seguido la realidad en un contexto más amplio- tomó las medidas que entendió que eran necesarias para blindar abril.

-¿Son suficientes las medidas para que la gente entienda el mensaje?

-El gobierno hace su parte y yo creo que los mensajes son claros y contundentes. Se ha dicho cómo proceder en estos momentos, con medidas de cómo comportarnos, pero también medidas que acompañan desde lo social y lo económico.

-El Frente Amplio dice que se requieren medidas más fuertes. ¿Qué comentario le surge de ese reclamo?

-Con todo su derecho al principio de la pandemia el Frente habló de las cuarentenas obligatorias. Este año se mostró más exigente en reducir la movilidad, en los aglomerados, y sin embargo no votó el proyecto que precisamente tenía que ver con no aglomerarse. Entonces, la verdad… Creo que son mensajes periódicos que la oposición emite y que hasta ahora no han tenido mucho que ver con la realidad.

-¿Ve colaboración desde el Frente?

-No veo eso de tener aspectos en común por encima de las diferencias.

-Las posiciones distantes entre blancos y frenteamplistas, ¿son muestra de una grieta?

-Yo escuché hablar de gobierno ausente, y me pregunto: ¿cuál es el gobierno ausente? ¿El que aumentó las camas de los CTI hasta llegar a 300 y lo sigue haciendo? ¿El gobierno que creó un fondo COVID para que solidariamente los funcionarios públicos con determinado salario contribuyeran? ¿El que duplicó las asignaciones familiares? ¿De qué ausente me hablan? ¿Del que se aseguró las vacunas? Dicen que falta diálogo… con todas las reuniones con sindicatos, y diversas organizaciones con las que se dialoga.

-Lucia Topolansky dice que el diálogo en el Parlamento es casi inexistente.

-Yo no tengo la misma visión. Acá hay un presidente que se comunica con toda la sociedad. Tenemos una alta productividad legislativa por el diálogo entre todos los partidos. Pero respondiendo a su pregunta de la brecha: yo creo que lo que hay es polarización. Un alto nivel de polarización que viene permeando y que sin lugar a duda se ve en las redes, de donde la gente se aleja porque siente que ya no es un lugar donde pueda expresarse. No creo en la grita. La grieta es algo mucho más profundo.

-¿Cree que es un escenario adelantado de campaña electoral?

-La polarización no solo pasa en Uruguay. Hay un fenómeno de polarización que está presente en la sociedad uruguaya y es mundial. Más que una campaña adelantada yo entiendo que tiene que ver con que todavía no hubo un después de 15 años de gobiernos del Frente. A la actual oposición le ha llevado más tiempo adaptarse en su rol opositor.

-¿A usted también le “cuesta entender quién es el Frente y cuál es el Frente”?

-En su bancada y otros ámbitos se vienen perfilando nuevos liderazgos sectoriales. Eso hace que haya miradas diferentes. Siento que hay un proceso de transformación por el que todos los partidos pasamos.

-Lo pregunto por la expresión de Lacalle Pou en un medio argentino.

-Puede ser básicamente que a veces notamos que una cosa es la estructura institucional y otra cosa son los pesos políticos. Acá en el Parlamento el interlocutor directo es el coordinador de bancada, que cambia cada año. Fue Charles Carrera y ahora es Oscar Andrade.

Beatriz Argimón, vicepresidenta de Uruguay. Foto: Estefanía Leal

-¿El relacionamiento es bueno?

-Sí, nos reunimos todas las semanas. Es un relacionamiento correcto y fluido. Acá estamos en un momento en el que incluso se llegó a cuestionar el proceso de vacunación.

-Al menos al comienzo fue complejo.

-Pero no daba para cuestionar seriamente un plan de vacunación que está absolutamente aceitado. ¿Cuál es el tema? ¿Comprar una tanda y no asegurarnos la segunda dosis, como ha pasado en otros países? Nos aseguramos el stock suficiente, y ahí otra vez: pudo más el comportamiento de la ciudadanía que los agoreros de desastres.

-Por lo que usted dice, el mensaje del Frente no está teniendo eco.

-En estos tiempos hay mensajes que notoriamente tienen cara y expresión, y después hay mensajes a través de las redes que muchas veces no sabés de quién vienen y su procedencia. Vuelvo a decir: cada vez más me encuentro gente que se va de ese mundo porque entiende que no es un mundo respetuoso. Ojo con pensar que la vida pasa por las redes sociales.

-¿Usted tampoco valoró en algún momento la idea de “toque de queda” para controlar la pandemia?

-Volvemos a lo del Frente no votando la ley para dispersar aglomeraciones, pero por otro lado pidiendo el toque de queda. A lo largo y ancho del mundo, países que ya han establecido cuarentenas obligatorias muy exigentes o toques de queda, están verificando movimientos ciudadanos muy fuertes que ya no soportan más confinamientos. Se vuelven episodios violentos que, la verdad, nosotros queremos evitar. Ya bastante carga tiene la sociedad de angustia e incertidumbre, como para todavía esa obligatoriedad de encierro.

-¿Tiene que “abrir la billetera” el gobierno para atender a la gente afectada por la pandemia?

-Es otro planteo que escuchamos y es bueno contextualizar. Este gobierno asume con una deuda muy importante y con el pronunciamiento de que no vamos a generar nuevos impuestos permanentes. Si hay algo que me parece que nunca se destaca es que tenemos una ministra de Economía que cuando es un tema de salud, no ha escatimado en los gastos.

-Pero con el nuevo escenario, ¿se tienen que destinar más recursos de lo previsto?

-Ya están previstas las medidas teniendo en cuenta lo que significó todo esto para el sector turístico, lo que significó esto para las pequeñas y medianas empresas, y para todas aquellas actividades que han sufrido. Se van a seguir adoptando medidas acompañando la realidad social.

-Hay 100 mil nuevos pobres. ¿Hay algo puntual para ese sector?

-Era una preocupación que teníamos antes de asumir, porque esos 100 mil nuevos pobres venían de una situación muy frágil en los últimos años. Obviamente no solo nos preocupan esos 100 mil compatriotas, sino también las situaciones que se han agregado a lo largo de la pandemia.

-¿El directorio blanco debe animarse a criticar al gobierno?

-El presidente repitió en la campaña que quería un directorio que si lo tenía que criticar, lo hiciera. Me parece que más que críticas al gobierno, el directorio del partido tiene que estar al tanto de lo que hace un gobierno, mantener informados a sus correligionarios, pero también fortalecer la estructura. Muchas veces el gobierno se come al partido, es un dicho más que trillado. No es ese el camino que el Partido Nacional tiene que recorrer. Al contrario, es inverso: el Partido Nacional debe fortalecer la estructura y abrirse. Tiene que estar más presente que nunca. Aspiro a que en breve se instale el directorio.

-¿Lo piensa integrar?

-Yo aspiro a integrarlo.

-¿Dónde se ubica dentro del Partido Nacional?

-¿Desde qué punto de vista?

-Desde el que elija para ubicarse.

-Yo dentro del Partido Nacional, al lado del doctor Lacalle Pou.

-Y esta nueva corriente que armó, “Futuro Nacional”, ¿qué objetivo tiene?

-Tiene que ver con una cantidad de gente joven que quiere construir y seguir ese estilo dinámico y moderno que en los últimos años han tenido el directorio nacionalista y el gobierno de Lacalle Pou, y con seguir apostando a una apertura estructural.

Beatriz Argimón y Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé.

-Los blancos suelen resumirse entre herreristas y wilsonistas. ¿Puede ser esta una tercera vía?

-Puede ser una tercera vía. Sin lugar a dudas tiene un espectro más abarcativo. Otro punto que me interesa, por el que desde mi lugar voy a pelear, es por más mujeres en ámbitos de decisión.

-En el gabinete hay pocas mujeres.

-Esto les va a encantar a mis líderes: creo que tenemos que ir hacia una democracia paritaria de una vez por todas. Hay un proyecto de ley y voy a acompañarlo.

-¿Cuándo es tiempo de empezar a mirar al 2024?

-Si no hubiéramos tenido pandemia, como somos los blancos que permanentemente estamos mirando escenarios políticos… Pero ahora sí que no están dadas las condiciones para nada.

-¿Está dispuesta a ser candidata en 2024 si se lo piden?

-En principio no me lo planteo. No es un tema que hoy, la verdad, tenga previsto. Hay mucho gurú que se pone en un lugar de interpretación y ya empieza a ver candidaturas, y la verdad es que yo pienso que va a cambiar todo tanto, que en los próximos tiempos la gente joven va a tener que asumir la responsabilidad mucho antes de lo que le tocó a nuestra generación. La necesidad es de una profunda renovación de cuadros. Hay grupos de jóvenes muy fermentales a los que yo estoy dispuesta a que se les abra lugar en el partido.

-¿Hay hoy un líder que se visualice para sustituir a Lacalle Pou en 2024?

-No, no. Creo que Luis no solo tiene lo que es natural, sino que parte de su preparación tuvo mucho que ver con el momento de asumir esa responsabilidad. Hoy por hoy yo todavía no veo a nadie.

Eutanasia, coalición y cabildo

-El Parlamento tiene el proyecto de eutanasia a discusión. ¿Cuál es su posición?

-Históricamente he estado en contra de la eutanasia. Por supuesto que voy a participar de todo el tema porque me parece interesante, y no me cierro a los debates.

-¿Cómo ve las posiciones que ha tomado Cabildo Abierto, por ejemplo, con la ley forestal votando con el Frente Amplio?

-Pese a los matices, en el primer año de la coalición trabajamos bien. Este año ya hay otro nivel parlamentario, con otros ejes temáticos. Los combustibles, la forestación, la ley de medios. Allí hay posicionamientos de los partidos de la coalición que no siempre están en sintonía con el resto. No molesta que cada partido tenga su visión y posición. Puede haber miradas distintas y eso no hace más o menos fuerte a la coalición. La hace más realista y flexible, que forzar acuerdos donde no se habían planteado antes.

-Algunos politólogos dicen que la coalición tiene los días contados.

-No, no le veo fecha de vencimiento. No solo no se la veo, sino que creo que hay una voluntad de fortalecerla desde todos los partidos. Y eso hace que cada partido tenga que pensarse; lo tengo muy presente con mi partido político.

Fuente: Elpaís