>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< Ataque en el Capitolio: falleció un policía y hay otro herido tras ser atropellados – Fm Ideal 90.1

Ataque en el Capitolio: falleció un policía y hay otro herido tras ser atropellados

El atacante, del que no se han dado detalles y murió poco después en un hospital de Washington, fue disparado por las agentes tras salir del vehículo.

Ayer un hombre en un auto atropelló a dos agentes en la entrada norte del edificio. Foto: AFP

Un policía muerto y otro herido dejó el ataque de ayer viernes al Capitolio en Washington, por un hombre que los atropello con su vehículo. El atacante fue abatido apenas salió del coche cuchillo en mano. Por el momento las autoridades no consideran el ataque como un acto de terrorismo.

El ataque se produjo a las 13.02 hora de Washington (14.02 en Uruguay) cuando el hombre atropelló a los dos agentes que custodiaban la barrera norte del Capitolio.

Luego de embestir a los dos policías, salió del vehículo con un cuchillo en la mano y no respondió a las advertencias verbales que le hicieron los agentes en el lugar, tras lo cual le dispararon.

El agente fallecido se llamaba William F. Evans. Llevaba 18 años de servicio.

El atacante fue más tarde identificado por medios locales como Noah Green, de 25 años, presunto simpatizante del grupo Nación del Islam, según The New York Times.

Este ataque “no parece estar relacionado con el terrorismo, pero tenemos que seguir investigando”, indicó Robert Contee, jefe de la policía Metropolitana de Washington.

En el momento del incidente, el presidente Joe Biden y su esposa Jill habían salido de Washington con destino a la residencia oficial de Camp David a pasar el fin de semana. El Congreso, por su parte, se encuentra en receso por las vacaciones de Semana Santa, por lo que los legisladores no se encontraban en su interior, y las instalaciones estaban prácticamente vacías.

La líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, decretó que se coloquen las banderas del Capitolio a media asta en honor al policía muerto en el ataque.

El atentado de ayer se produjo después del violento asalto del edificio del Capitolio el 6 de enero pasado por partidarios del expresidente republicano Donald Trump que querían impedir la certificación del resultado de las elecciones ganadas por Biden.

En ese asalto murieron cinco personas, incluido un agente de la policía del Capitolio.

Desde entonces, los altos mandos de seguridad han advertido que existe la amenaza de grupos de extrema derecha y de seguidores de Trump.

Polémica por seguridad.

Debido al ataque del 6 de enero, Trump fue sometido a un segundo juicio político en el Senado, del que fue absuelto el pasado 13 de febrero, después de haber abandonado ya la Casa Blanca.

El Capitolio de Estados Unidos se encuentra blindado desde el 6 de enero, aunque hace dos semanas se retiraron parcialmente algunas de las vallas de seguridad. Parecía, de hecho, más una base militar que la sede del Legislativo.

El pasado mes la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, remarcó que “la amenaza de extremismo violento doméstico, particularmente de carácter racial y por extremistas antigubernamentales, no comenzó ni culminó el 6 de enero” al señalar que “el actual ambiente de elevada seguridad en la capital es una ilustración ello”.

A comienzos de marzo, la Policía del Capitolio solicitó una extensión de 60 días de los efectivos de la Guardia Nacional desplegados en la capital estadounidense y que en principio tenían previsto retirarse el 12 de marzo, poco después de conocerse un supuesto plan de una milicia de irrumpir en el edificio.

“La Guardia Nacional debería quedarse todo el tiempo que fuese necesario”, afirmó entonces Pelosi.

Sin embargo, en los últimos días algunos republicanos, citando la disminución de la amenaza de violencia en el Capitolio, habían pedido que se redujeran algunas medidas de seguridad en torno al legislativo.

Por ejemplo, el senador republicano Mitch McConnell, de Kentucky, se quejó el mes pasado de que el cordón de vallas y soldados armados estaba “exagerado” y dijo que la atmósfera militarizada le recordaba su “última visita a Kabul” en 2015.

Muchos congresistas comentaron en redes sociales el ataque de ayer viernes, que posiblemente abrirá de nuevo la discusión sobre la seguridad del Capitolio.

En declaraciones a CNN, el demócrata Adriano Espaillat se declaró por ejemplo a favor de extender de nuevo el perímetro de protección alrededor del Congreso, al señalar que la seguridad es lo primero. “No pueden acercarse tanto”, defendió el legislador por Nueva York.

El teniente coronel Chris Mitchell, portavoz del Pentágono, informó que “un poco menos de 2.300” soldados de la Guardia Nacional están asignados actualmente para proteger el Capitolio, en comparación con los casi 26.000 enviados a Washington para ayudar a brindar seguridad durante la toma de posesión del presidente Biden el 20 de enero.

Muchos de esos soldados fueron liberados rápidamente de sus funciones después de la asunción de Biden, pero a principios de marzo, el secretario de Defensa aprobó una solicitud de la Policía del Capitolio para retener una fuerza de más de 2.200 soldados de la Guardia Nacional hasta el 23 de mayo.

El atacante.

El hombre que conducía el vehículo que atropelló ayer a los dos policía en el Capitolio se describió a sí mismo en Facebook como un seguidor de Louis Farrakhan, el líder de la Nación del Islam, que ha promovido repetidamente el antisemitismo, informó anoche el diario The New York Times.

La página de Facebook de Green fue eliminada ayer mismo.

El sospechoso, Noah R. Green, de 25 años, era de Indiana.

En Facebook, Green había publicado discursos y artículos escritos por Farrakhan y Elijah Muhammad, quienes dirigieron la Nación del Islam de 1934 a 1975.

Green publicó en Facebook sobre sus luchas personales, especialmente durante la pandemia del COVID-19.

“Para ser honesto, estos últimos años han sido duros y estos últimos meses han sido más duros”, escribió. “Me han probado con algunas de las pruebas más grandes e inimaginables de mi vida. Actualmente estoy desempleado, después de dejar mi trabajo, en parte debido a mis aflicciones”.

También hizo referencia en Facebook sobre el “fin de los tiempos” y el anticristo. El 17 de marzo, publicó una foto de una donación que había hecho al capítulo de la Nación del Islam en Norfolk, Virginia, junto con un video de un discurso de Farrakhan titulado “La Destrucción Divina de América”. Más tarde ese día, animó a sus amigos a que se unieran a él para estudiar las enseñanzas de Farrakhan y Muhammad, informó el NYT.

La Nación del Islam es un movimiento nacionalista negro que ha abogado por la autosuficiencia afroamericana (Con información de AFP, EFE y The New York Times)

Billy Evans, “un mártir de nuestra democracia”

El policía muerto en el ataque de ayer en el Capitolio se llamaba William ‘Billy’ Evans, un veterano de 18 años de la fuerza.

“Es con profunda tristeza que comparto la noticia del fallecimiento del oficial William ‘Billy’ Evans esta tarde debido a las lesiones que sufrió luego de un ataque en la barrera Norte por un asaltante solitario”, dijo el jefe interino de la policía del Capitolio de Estados Unidos, Yogananda Pittman, en un comunicado.

El oficial Evans comenzó a trabajar para la Policía del Capitolio el 7 de marzo de 2003 y fue miembro de la Unidad de Primeros Auxilios de la División del Capitolio.

La muerte de Evans se produce después de unos meses horribles para la policía del Capitolio. Casi 140 agentes sufrieron heridas durante un asalto mortal al edificio el 6 de enero por una turba pro-Trump . El oficial de policía del Capitolio, Brian Sicknick, murió a causa de las heridas que sufrió durante el asedio. “Este ha sido un momento extremadamente difícil para la Policía del Capitolio de Estados Unidos”, dijo Pittman.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, llamó al oficial Evans un “mártir de nuestra democracia”. “Los miembros del Congreso (…) y de hecho todos los estadounidenses, están unidos en agradecimiento por el coraje de la Policía del Capitolio. Hoy, una vez más, estos héroes arriesgaron sus vidas para proteger nuestro Capitolio y nuestro País, con el mismo extraordinario desinterés y espíritu de servicio que se vio el 6 de enero”.

Biden: “A Jill y a mi se nos rompió el corazón”

El presidente Joe Biden expresó su pesar tras el ataque contra policías que custodiaban el Capitolio. “A Jill y a mí se nos rompió el corazón al enterarnos del violento ataque en un puesto de control de seguridad en el recinto del Capitolio de Estados Unidos, que mató al oficial William Evans de la Policía del Capitolio de Estados Unidos, y dejó a un compañero luchando por su vida”, señaló Biden en un comunicado. Biden se trasladó a la residencia de Camp David por el fin de semana.

Fuente: Elpaís