>>>>>>>FM Ideal 100% ONLINE<<<<<<< Argentina: gobierno y oposición se lanzan más acusaciones – Fm Ideal 90.1

Argentina: gobierno y oposición se lanzan más acusaciones

Buenos Aires judicializa un grave problema sanitario (por la pandemia del COVID-19) al ir a la Corte Suprema, dice el presidente Alberto Fernández.

Buenos Aires fue escenario ayer de nuevas protestas contra el toque de queda. Foto: Reuters

La puja abierta tras el rechazo del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires a la decisión del Ejecutivo de Argentina de suspender las clases presenciales en escuelas de la capital y su periferia aguarda una resolución por parte de la Suprema Corte de Justicia.

El Gobierno capitalino, que encabeza el opositor Horacio Rodríguez Larreta, reiteró ayer que apuesta a una pronta decisión de la Corte Suprema para frenar la aplicación del decreto dictado por el presidente Alberto Fernández, que dispuso suspender desde mañana lunes y hasta el 30 de abril las clases en los colegios de Buenos Aires y su cordón urbano.

“Ya se definió que la corte tiene competencia para la presentación que hicimos y ahora entonces corre una medida cautelar que solicita que de forma inmediata se frenen las decisiones del decreto”, dijo la ministra de Educación de la ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, en declaraciones radiales.

La Suprema Corte no tiene plazos para expedirse.

Acuña indicó que, además del recurso ante la Suprema Corte hecho por el Gobierno capitalino, hay una “infinita cantidad de amparos” presentados en otros tribunales locales por “familias, docentes, instituciones educativas y organizaciones de la sociedad civil”.

“Es verdad que la corte no tiene plazos, pero hay una demanda social muy fuerte de las familias que exigen la presencialidad en las escuelas y eso los jueces lo ven y entienden la gravedad de la situación”, dijo Acuña a radio La Red.

Tras reunirse el viernes con Rodríguez Larreta y ratificar la medida adoptada, Fernández dijo que nadie quiere suspender las clases presenciales pero que “en estos momentos debe prevalecer el criterio epidemiológico y no el educativo”. Argumentó que el reinicio de las clases, el pasado 17 de febrero, llevó a un incremento del 25% en la circulación de personas en el área metropolitana, con más contagios que, alertó, han crecido en forma “exponencial” en chicos de 9 a 19 años.

Este argumento es rechazado por el Gobierno capitalino y Acuña afirmó que las decisiones adoptadas por Fernández no están basadas en evidencias y los datos son incorrectos. Sostuvo que, los docentes, alumnos y sus padres “no utilizan el transporte público” y la cantidad de usuarios no ha aumentado desde el inicio del ciclo escolar. Si bien admitió que los contagios aumentaron en niños y adolescentes, dijo que los positivos crecen “abruptamente” desde los 16 años.

Además de suspender las clases en las escuelas, Fernández amplió el horario de restricciones a la circulación nocturna en Buenos Aires y su periferia por dos semanas.

El Ejecutivo dispuso además que en Buenos Aires y su cordón urbano, la zona más poblada de Argentina y donde mayor cantidad de casos de coronavirus se registran, queden suspendidas las actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas y los servicios gastronómicos en los lugares cerrados, al tiempo que el comercio opera en un horario más acotado.

Ayer sábado, el presidente Fernández tildó de irrazonable el accionar de Rodríguez Larreta y su presentación ante la Corte Suprema, y aseguró: “La mayoría percibe que estamos ante un grave problema sanitario que requiere de un mayor esfuerzo”.

“No me parece razonable judicializar decisiones de política sanitaria en medio de una pandemia. Les estamos exigiendo a los jueces que tomen decisiones que los exceden por el mismo marco objetivo de pandemia”, dijo Fernández en una entrevista a Data Clave.

Considera que “la mayoría percibe que estamos ante un grave problema sanitario que requiere de un mayor esfuerzo de todos y todas”. Por eso, entiende que el acatamiento a las restricciones “fue muy alto”.

“Hemos adoptado estas medidas para toda el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Porque entendemos que por esa vía vamos a poder poner en sintonía al sistema de salud de la ciudad que hoy está al borde de su saturación por la utilización de camas que se usaron en la atención de otras patologías que no son COVID-19. Por eso, les pido que hagamos este esfuerzo por el bien de todos. Quiero garantizarle a quien lo requiera la atención médica que necesite”, dijo.

Protestas y reclamos llegan hasta Olivos

Tras el malestar que provocó en diversos sectores de la sociedad el anuncio del presidente Alberto Fernández de suspender las clases presenciales y prohibir la circulación de 20 a 6 horas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), se realizó ayer por la tarde una marcha impulsada por diversos usuarios descontentos con las decisiones y también por autoridades de la oposición, como la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y otros funcionarios quienes se movilizaron a la residencia de Olivos para mostrar su descontento.

“Haga patria, desobedezca”, “nunca más encierro” y “desobediencia civil ya” fueron alguno de los lemas que se difundieron por las redes sociales, en el marco de la convocatoria del 17A.

Decenas de manifestantes cortaron el paso de la avenida 9 de Julio, quedando solo un carril disponible para circular. “No hay futuro sin educación. Escuelas abiertas ya”, indicó uno de los carteles celestes y blancos que elevaron los manifestantes. “Vakunagate K. De robar vacunas no se vuelve”, decía al dorso el mismo cartel.

En medio de las tensiones entre Fernández y Rodríguez Larreta por la suspensión durante dos semanas de las clases presenciales, un extenso grupo de colegios comunicó que realizará mañana lunes un abrazo en cada uno de sus establecimientos y luego marchará a la quinta presidencial de Olivos en rechazo a la medida dictada por el Ejecutivo, el miércoles por la noche.

La convocatoria comenzará en cada institución, a las 8:00, y quienes participen de ella se dirigirán a la residencia presidencial de Olivos para manifestarse en contra de la suspensión de las clases presenciales en el marco de la pandemia.

Fuente: Elpaís