Fm Ideal 100% Online Álvaro Gutiérrez y todo lo que vivió en el primer clásico en el Campeón del Siglo – Fm Ideal 90.1

Álvaro Gutiérrez y todo lo que vivió en el primer clásico en el Campeón del Siglo

El técnico también habló del presente y dijo que “este plantel de Nacional ya supo dejar en evidencia la rebeldía que tiene”; además le tiene una fe bárbara a Gonzalo Bergessio.

Álvaro Gutiérrez

El 12 de mayo de 2019 empezó a escribirse una nueva historia entre Nacional y Peñarol. Ese día, se abrieron las puertas del Campeón del Siglo para el primer choque entre las camisetas legendarias en el escenario carbonero. Álvaro Gutiérrez lo recuerda muy bien. Todo. El momento deportivo, el ingreso al vestuario, el desarrollo del cotejo y hasta la decisión que terminó jugando un papel importante para sostener el juego con diez hombres.

El extécnico de Nacional está convencido que el plantel tricolor volverá a mostrar su rebeldía y que Gonzalo Bergessio, como siempre, aparecerá en las difíciles.

-¿Qué es lo que más recordás del primer clásico disputado en el Campeón del Siglo?
-Recuerdo muchas cosas. Lo más fuerte es que por ser el primer clásico en el estadio de Peñarol, que iba a quedar en la historia, había una presión extra a lo que ya significa el clásico. También recuerdo claramente el momento en el que estábamos nosotros, porque habíamos descontado algunos puntos en la tabla y era importante por lo menos no perder para no ceder nuevamente la distancia que habíamos logrado acortar. Además, sabíamos que luego nos quedaba por delante todo el Torneo Clausura y el Intermedio.

-Los dos llegaban después de jugar por la Copa, ¿no?
-Sí, y como nosotros tuvimos la suerte de ya estar clasificados pude poner un equipo alternativo contra Cerro Porteño. Recuerdo que en esos momentos fui muy criticado por eso, pero yo priorizaba lo que habíamos venido a buscar que era la obtención del título del Campeonato Uruguayo. Ellos no pudieron hacerlo porque no estaban clasificados, tuvieron que poner todo el equipo contra Flamengo y creo que al clásico llegamos con esa ventaja de que estábamos mejor físicamente porque estábamos más descansados.

-La expulsión de Bergessio nos obligó a encarar todo el segundo tiempo con 10 jugadores y creo que si nosotros no hubiéramos estado lo descansados que estuvimos no hubiésemos aguantado el resultado. Esas cosas con el tiempo se van olvidando, pero creo que al final había tomado una buena resolución dándole descanso a la mayoría de los jugadores titulares.

En 2019 dirigiendo a Nacional en el Campeón del Siglo. Foto: Nicolás Pereyra

-¿Cómo fue ir al estadio de Peñarol? ¿Hubo algún mensaje especial hacia los jugadores?
-Era el primer clásico que enfrentaba esta directiva, entonces, cuando hablo de la dirigencia también quiero mencionar a todo el funcionamiento de diversas áreas del club. Me acuerdo que Martín Sarthou nos preparó una cosa muy especial a la llegada del vestuario, había fotos de todos los jugadores, estaba todo adornado con los colores de Nacional para hacernos sentir como en casa. Hubo un video motivacional muy bueno y creo que eso funcionó bastante.

-¿Fue tan fuerte?
-Más allá de que en todos los clásicos siempre hay en juego una gran parte emocional, todo lo que hicieron colaboró para que entráramos con más adrenalina.

-¿Y el viaje al escenario aurinegro? Antes de llegar, ¿hubo algo diferente?
-Recuerdo la salida de Los Céspedes. Aunque queda muy cerca si vas por la perimetral creo que dimos una vuelta muy larga ante la eventualidad de que se pudieran realizar algún tipo de emboscada. Pero después la llegada fue muy correcta, muy cordial, la directiva de Peñarol nos estaba esperando para decirnos ‘bienvenidos a nuestra casa’. Era un estadio nuevito, todo ordenadito y creo que el resultado fue bastante bueno para nosotros por cómo se dio el partido.

“Los hinchas de Nacional que fueron al estadio de Peñarol se hicieron sentir”.

-¿Los ayudó a crecer?
-Sí, aguantar con diez hombres nos ayudó a agarrar confianza y después el equipo pudo levantar.

-¿Cómo fue ver a un grupo de hinchas de Nacional y el resto de las tribunas colmadas de aficionados de Peñarol?
-Es cierto que era un grupo reducido de hinchas de Nacional, pero la verdad que se hicieron sentir. Nos transmitieron mucho respaldo. En la cancha son once contra once y…

-¿No llegaba el estruendo o los cánticos?
-Sí, llegaba. Cómo no va a llegar, es más creo que los hinchas que fueron los eligieron por los que gritaban más porque se hacían sentir.

“El vestuario estaba todo adornado con los colores de Nacional y hubo un video motivacional muy bueno”.

-¿Hubo alguna cosa diferente a otro clásico o novedoso?
-Lo novedoso fue tener que ir ahí y conocer su cancha. Pero después en realidad lo más importante para nosotros era lo que estaba en juego, que eran los puntos, porque los necesitábamos. Tuvimos ahí alguna chance con 10 de poder meter algún gol más, como un cabezazo que no pudo meter (Guzmán) Corujo abajo del arco, pero en líneas generales fue un partido muy correcto.

-Viviste todas las experiencias, por eso te pregunto: ¿qué tiene de diferente que el clásico se juegue en el Campeón del Siglo y no se dispute en el Centenario?
-El matiz puede estar en la cantidad de gente que va a un estadio y al otro. El Centenario es más grande, más amplio e igual se siente el respaldo de la gente. Quizás la limitación de presencia de hinchas de Nacional es lo distinto a lo que podría haber sido en el Centenario.

-¿Tiene ventaja deportiva Peñarol?
-Y… bueno… quizás por jugar en su cancha, pero es lo mismo cuando Nacional juega en el Gran Parque Central o por tener más hinchada dentro del estadio, pero en líneas generales es algo normal y por eso cada uno quiere jugar en su estadio.

“Cuando llegamos fue todo muy cordial, la directiva de Peñarol nos dio la bienvenida”.

-La arenga que hacías en el Centenario, ¿se modificó porque se jugaba en el Campeón del Siglo? ¿Dijiste algo así como “hay que ganarles en su cancha”?
-No, fue igual a todas. Te digo más, yo siempre lo remarco, por tratarse de un partido diferente a cualquiera que vayas a jugar, muchas veces las revoluciones están pasadas un poco y hay que bajarlas porque te puede ser contraproducente. Sí mandarlos motivados, pero conscientes de que si nos vamos de fortaleza en alguna jugada podemos perjudicar al equipo.

-¿Por qué los protagonistas se encargan de decir que no hay favoritos?
-Porque se han dado circunstancias donde el que viene bien en el clásico tiene esa responsabilidad y no puede rendir a la altura de lo que estaba ofreciendo y el que viene mal de repente entiende que tiene la posibilidad de revertir la situación con un buen partido. Es como un campeonato aparte donde empezás cero a cero. Además, el nivel de los jugadores es parejo porque los grandes siempre tienen a los mejores del medio e incluso se dan la posibilidad de traer extranjeros de renombres.

“La resolución que tomamos de darle descanso a la mayoría de los titulares nos ayudó a aguantar con 10 hombres”.

-¿Crees que el plantel de Nacional será protagonista por su rebeldía?
-Sí, creo que la rebeldía la han dejado en evidencia en todos los partidos, pero no se dieron las circunstancias como para poder capitalizar eso en el resultado. Sé, también, que Peñarol puede tener la ventaja de proponer la estrategia que quiera porque a Nacional lo que le sirve es el triunfo.

-Te contrata una cadena internacional y te pide que digas quién gana el clásico, ¿qué opinás?
-Es difícil. Los dos equipos se van a ver mermados por bajas, Nacional mucho más y no sabría decirte cómo se encuentran los jugadores que van a salir a la cancha. Hoy en día es una incógnita todavía. Si te puedo decir que va a ser muy parejo y que los dos tienen las mismas posibilidades de ganar.

-¿Cómo se le levanta el espíritu a un jugador que viene en mala racha goleadora?
-Creo que de la forma más natural posible. Hay veces que tocás tres pelotas y son tres goles y hay ocasiones donde tocás cinco y no entra ninguna. Cuando sos mayor ya pasaste por esas experiencias y sabés que eso es así. Gonzalo (Bergessio) tiene mucha categoría y sabés que en los momentos difíciles él aparece. Es un sello suyo. En los partidos difíciles él está.

Fuente: Ovaciondigital