Fm Ideal 100% Online Agronomía en la UCU: una formación sólida con la mirada puesta en el futuro – Fm Ideal 90.1

Agronomía en la UCU: una formación sólida con la mirada puesta en el futuro

La nueva carrera integra cuatro grandes áreas: ciencia de datos, ambiente, negocio y ciencias agronómicas

Inncontent Universidad Católica. Foto: Shutterstock

Todo comenzó con un impulso. El impulso pasó a tener estructura y se transformó en idea. La idea decantó en una serie de documentos que viajaron por correos electrónicos, se asentaron en computadoras, se leyeron, modificaron y, en un momento, todas esas palabras se convirtieron en el proyecto: “Agronomía 2022”. El final del recorrido es el siguiente: Agronomía se suma a la oferta de carreras de la Universidad Católica del Uruguay.

Este jueves a las 18.30 en Campus Montevideo (8 de octubre esq. Garibaldi) habrá una charla informativa para conocer detalles de la carrera. Para agendarse ingresar a carreras.ucu.edu.uy/agronomia

Sonia Cozzano, Decana de la Facultad de Ingeniería y Tecnologías (FIT) de la UCU, Doctora en Química-PEDECIBA e ingeniera agrónoma, fue junto a José Ignacio Velazco, director de esta nueva carrera, la responsable de liderar el proyecto. “Uruguay es un país agroexportador y como Universidad debemos contribuir con profesionales que hagan su aporte al desarrollo del país. Incorporar Agronomía a la oferta académica de la FIT nos permite enriquecer la propuesta con una mirada integral de los sistemas productivos. Nuestros profesionales estarán preparados para construir nuevos paradigmas en la forma de producir alimentos de alta calidad y de manera sostenible. Contarán con una visión del negocio global y podrán tomar las decisiones basándose en datos. Los graduados no solamente trabajarán en empresas agropecuarias, también serán protagonistas en diversas industrias y campos profesionales por su visión integradora entre tecnología, negocio y ambiente, además del conocimiento en ciencias agronómicas”, dice Cozzano.

José Ignacio Velazco, Ingeniero Agrónomo, Doctor por la University of New England (Australia) y Director de la carrera, cuenta cuál es el diferencial de estudiar Agronomía en la UCU.

Juan Ignacio Velazco. Foto. Universidad Católica del Uruguay

Velazco explica que se revisó la oferta curricular que existe en la región, y en el mundo para edificar el plan de estudios de Agronomía. “Nos inclinamos por el modelo que sitúa al estudiante como protagonista de su propio proceso de aprendizaje. Así decidimos que el aprendizaje basado en el desarrollo de competencias, experiencial y colaborativo sería la herramienta. Llegamos a un primer acuerdo que nos permitió visualizar el perfil de nuestros graduados como ingenieros con sólida formación agronómica y en ciencia de datos que les permite analizar, comprender y desarrollar sistemas integrales de producción interpretando los desafíos del negocio agropecuario. Profesionales que integran equipos de trabajo multidisciplinarios, diseñan y adaptan soluciones tecnológicas para el sector agropecuario, comprometidos con las múltiples dimensiones del desarrollo sostenible”, explica.

—¿Cuáles son los pilares en los que se sustenta y que logran que sea una carrera novedosa y muy en sintonía con los tiempos que corren y del futuro?

—Nuestra propuesta se sostiene en cuatro áreas: ciencia de datos, ambiente, negocio y ciencias agronómicas. La integración de estas áreas es parte fundamental de la propuesta ya que esa integración es la que nos permite un abordaje multidisciplinar que promueve de manera efectiva el desarrollo de competencias. Existe una coordinación permanente entre los contenidos de cada área de modo tal que -en cada oportunidad de aprendizaje que proponemos- los contenidos están consensuados. Por ejemplo, cuando vemos ganadería extensiva interactúan los datos y su posibilidad de ser modelados, las externalidades ambientales relativas a la producción pecuaria a cielo abierto, el impacto que tienen los mercados en la fijación de precios de la hacienda y la reposición, las características de los ciclos productivos que se dan en el sistema, los recursos que se emplean y sus posibles optimizaciones. Esta conexión de contenidos nos permite ofrecer escenarios de aprendizaje complejos en los que los estudiantes, desde el comienzo de la carrera, son desafiados. En ciencia agronómica, por ejemplo, planteamos el siguiente agrupamiento disciplinar: ciencia del suelo, agua y clima, producción animal y producción vegetal. Esto nos permite cubrir todos los contenidos que entendemos hacen a la adecuada comprensión de los sistemas de producción.

—¿Cómo dialoga esta nueva propuesta con las necesidades del mercado?

—Tanto el crecimiento de la población mundial como el incremento proyectado del PIB del mundo permiten suponer que la demanda por alimentos seguirá creciendo. Uruguay, como país productor de alimentos, está llamado a jugar un rol trascendente. A esta tendencia debemos agregar las crecientes demandas que refieren a preservación del ambiente. Es imprescindible que los ingenieros agrónomos del futuro naturalicen estas urgencias y propongan soluciones que, de manera sostenible, permitan que Uruguay siga siendo un proveedor de alimentos distinguido por su calidad tanto intrínseca como extrínseca. Todo el tiempo se están generando datos que -bien utilizados- permiten tomar mejores decisiones; entonces la habilidad para comprender y simular la realidad a partir de modelos matemáticos será, sin dudas, un diferencial.

—¿En qué consisten las prácticas que tendrán los estudiantes?

—Desde el principio de la carrera los estudiantes utilizarán escenarios de práctica real en los que gradualmente irán desarrollando competencias que les permitan, en el futuro como profesionales, diseñar y adaptar soluciones para empresas agropecuarias garantizando la integridad de los procesos. Estas prácticas o salidas a campo han sido planificadas con la intención de estimular en los estudiantes el pensamiento reflexivo como proceso deliberado que involucra revisar y focalizar en la interpretación y comprensión de las experiencias y eventos experimentados. Las prácticas promueven el contacto vivencial de los estudiantes con los sistemas de producción agropecuaria de mayor importancia económica del país. Visitarán sistemas de producción empleando el enfoque de ciclos de valor para los siguientes rubros: carne vacuna y ovina, lana, productos forestales, arroz, leche, cereales y oleaginosas y productos horti-frutícolas, ofreciendo a los estudiantes oportunidades para la observación, reflexión y análisis en cada uno de ellos.

—¿De qué manera considera que esta formación es distinta a la que usted tuvo?

—Además de la integración curricular, el desarrollo de competencias y las orientaciones metodológicas, nuestro plan de estudios 2022 de Agronomía en la UCU comienza con un ciclo básico común a todas las carreras de la Facultad de Ingeniería y Tecnologías. Eso hace que se compartan espacios, cursos y proyectos con los demás estudiantes de las ingenierías en UCU. El desarrollo conceptual de la formación del ingeniero agrónomo se basa en la integración de conocimientos desde diversos enfoques, agrupando las disciplinas. Durante los primeros años, los estudiantes serán desafiados a analizar los diferentes sistemas de producción del país desde el abordaje de las cuatro áreas, estimulando una forma de análisis comprensiva e integradora. Estas estructuras están organizadas para formar a los estudiantes en la resolución de los problemas agropecuarios desde el primer año. El desarrollo de los sistemas de producción integrados está planteado para estimular y asegurar las competencias que dan el marco para que los graduados desarrollen su profesión y, fundamentalmente, para asegurar el aprendizaje a lo largo de la vida.

Equipo de Agronomía

José Ignacio Velazco. Director de la carrera de Agronomía. Referente del área Ciencia Agronómica. Doctor por University of New England (Australia) e Ingeniero Agrónomo (Udelar). Integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Áreas de investigación: producción animal con foco en la nutrición de rumiantes y emisiones de gases de efecto invernadero.

Emilio Deagosto. Referente del área Ambiente. Magíster en Energías Renovables, Universidad de Newcastle (Reino Unido). Licenciado en Química, y Químico orientación Agrícola y Medio Ambiente (Udelar). Consultor en cambio climático, calidad y evaluación ambiental para empresas nacionales y organismos internacionales.

Esteban Montes. Referente del área de Negocios. Ingeniero Agrónomo (Udelar). Asesor técnico de empresas ganaderas. Técnico extensionista, Instituto Plan Agropecuario con reconocida experiencia en el análisis económico productivo de empresas agropecuarias, de la cadena de valor de la carne bovina y del mercado.

Bernardo Rychtenberg. Referente del área de Ciencia de Datos. Ingeniero en Informática y estudiante de Doctorado en Ingeniería en la UCU. Profesor de alta dedicación en el Departamento de Informática de la UCU. Consultor de Business Analytics en la empresa Quanam durante 8 años.

Fuente: Elpaís